Archivo para la categoría Vivencias personales

Josecito

Dennis Meléndez Howell

Una mañana, muy temprano, de un día cercano a la navidad de 1956, cuando los aires estaban impregnados de olor a ciprés, a lana de portal, a tamal, a vientos alicios, mi papá anunció que iría a visitar a un amigo al otro lado del río Tiribí, a quien hacía mucho tiempo no veía. Siempre me gustaba acompañarlo en aquellas aventuras, especialmente cuando se trataba de hacer visitas inesperadas, aunque algunas terminaran en el chasco de que las personas buscadas no estuviesen en su casa. Me encantaba oír sus cuentos y conversaciones de antaño con otros campesinos de la zona. No olvidemos que el teléfono no existía por aquellas remotas latitudes pasoancheñas y las visitas tenían siempre que ser así, sin anunciar

Leer el resto de esta entrada »

, , , ,

3 comentarios

Un café para Platón

Fernando Ubiergo Festival Juvenil de Primavera

En marzo  1977, me trasladé a vivir a Chile, como estudiante de posgrado. Eran tiempos difíciles en ese país y se vivía un ambiente incertidumbre y temor. Incluso, muchos sentían miedo, especialmente si de alguna manera habían  sido partidarios del anterior gobierno. Habían transcurrido menos de 3 años del golpe de estado, propiciado por las fuerzas armadas, encabezadas por el General Augusto Pinochet, en contra del socialista Salvador Allende.

Cuando tomé, junto con mi esposa, la decisión de ir a estudiar a ese país del Cono Sur, no pocos nos calificaron de insensatos. Leer el resto de esta entrada »

8 comentarios

Aquella vetusta Biblioteca Nacional

Luko Hilje Q. (luko@ice.co.cr)

Antigua Biblioteca Nacional – 1939

De entrada nomás, declaro que soy adicto. Asimismo, debo reconocer que el tipo de adicción de que padezco es incurable, ¡por fortuna!, de modo que superarla no me interesa y, más bien, de seguro la cultivaré siempre. Dónde empezó ese vicio, lo ignoro. Quizás fue en un hogar en el que nos faltaron muchas cosas materiales, pero nunca los libros, revistas ni periódicos.

Guardo como un verdadero tesoro el primer tomo, publicado en 1881, de un grande y bello libro intitulado “Historia Natural. Mamíferos”, del zoólogo alemán Alfred Edmund Brehm, el cual contiene más de 500 páginas de rica información, en papel brillante, con abundantes y excelentes dibujos. Mi abuela Ramona, quien siempre vivió con nosotros, lo había conservado por muchos años; en él está estampado el sello personal de Santiago Castro Arias, josefino que fungió como músico de la iglesia de mi natal Naranjo, y quien fuera su tercer esposo.

Leer el resto de esta entrada »

, , , ,

4 comentarios

Una historia con moraleja

Eugenio Rodríguez Vega
La Nación, 29 de agosto de 1968
Página 15

Eugenio Rodríguez Vega, Historiador

Cuando en 1962 la muchachita de Paso Ancho llegó al Aeropuerto de Orly, sintió que para ella empezaba la más extraordinaria aventura de su vida. Sola y pobre, con gesto decidido se dispuso a hacer frente a los obstáculos abrumadores que veía en el camino; en el horizonte se asomaba, casi inalcanzable, el Doctorado de Estado de la Universidad de París. Llegaba de un país pequeño a una gran nación, de un barrio de aldea al centro de la inteligencia de Europa. La muchachita iba sin cartas de recomendación, sin padrinos influyentes, sin amistades poderosas. Sólo la empujaba la firme voluntad de salir adelante, una inteligencia despejada y la suprema conciencia de su propio valer.

Cuando se llega desprovisto de “sésamos” diplomáticos, o sociales, o políticos, es tarea dura abrirse camino por sí mismo. Los escasos dólares de la beca tienen que multiplicarse en imaginativos cálculos; hay que desentenderse un poco de la nieve, de la lluvia y del sueño, pasando de largo sobre las tentaciones de la gran ciudad. Cuando se está sin influencias la superación solo puede lograrse al precio de muy heroicas renunciaciones. Pero la muchachita de Costa Rica estaba dispuesta a hacerlas. Cargando ella misma sus ropas de estudiante pobre, tomó el autobús del Aeropuerto y se metió en el mundo infinito de París.

Leer el resto de esta entrada »

, , , , ,

6 comentarios

Un verdadero soldado es quien ama la paz

Guisselle Meléndez

No eran tus guerras, ni siquiera era tu país. Nunca quisiste entrar en el ejército. Lo único que deseabas era convertirte en piloto de helicópteros. Y esa situación de guerras inútiles, hizo que perdieras a Ginet, la gringa soldado quien fuera el amor de tu vida; y, a Jorge, tu amigo operador de radio de origen puertorriqueño. Pero tu padre, un eminente médico cirujano de la Unidad Mahs de la Medical Airsupply Hospital, del ejército norteamericano, quería que también estudiaras medicina y te enlistaras en ese país del Norte. Porque él es norteamericano, pero tu madre es costarricense, igual que vos y tu hermano, con quienes vivías por temporadas en Estados Unidos y Costa Rica.

Leer el resto de esta entrada »

2 comentarios

Esa extraña mancha en forma de mariposa en un rostro

Guisselle Meléndez Herrera

Gustavo tiene hoy 41 años. Es un tranquilo hombre de familia, quien comparte su vida con su esposa, Patricia, y su único hijo, José David. Toda la vida ha vivido en Hatillo y, prácticamente, desde que se graduó del colegio, trabaja en el Instituto Nacional de Seguros, INS, concretamente en la sección de riesgos del trabajo. Quienes observan hoy a Gustavo nunca imaginarían que padece una enfermedad incurable que hace algunos años lo tuvo al borde de la muerte. Esa enfermedad se llama Lupus eritematoso.

Leer el resto de esta entrada »

31 comentarios

Biografía

DSCN2903Dennis Meléndez Howell nació en 1950, en El Paso Ancho del Río Tiribí (hoy simplemente, Paso Ancho), un poblado al sur de la ciudad de San José. Hijo de Ramiro Meléndez Araya y de María Josefa Howell Castro.

Los dos primeros años de sus estudios primarios los realizó en la Escuela República de Haití, en Paso Ancho y, el resto, en la Escuela República Argentina, en Barrio México, San José. Los estudios secundarios los hizo en el Liceo de San José, en Barrio México.

Leer el resto de esta entrada »

11 comentarios

Primos y amigos: un recuento de vida

   En ocasión de los 80 años de Oscar Meléndez Jiménez

Óscar MeléndezPara la celebración de los 80 años de Oscar Meléndez, primo y amigo de toda una vida, se me pidió que redactara algunas anécdotas relacionads con su vida. En este escrito recojo parte de lo que pude recordar de lo que fue las peripecias de nuestra amistad, prácticamente desde que tengo uso de razón.

Leer el resto de esta entrada »

3 comentarios

La respuesta..flota en el viento

Ing. MarioEsquivel Fournier
Philadelphia, PA; USA;
Dic. 1966- Febrero 1967

 

guitarnoteWHTEn mi primer viaje a Estados Unidos, donde mis tíos Álvaro y Maruja, recibí clases de Inglés en una escuela cercana a la casa de la Thouron Ave. El día de la fiesta de graduación, se presentó a cantar una muchacha. Lo hizo con una voz muy dulce, acompañada con su guitarra.
 

Deja un comentario

La moderna comedia de la burocracia tica

MITOS Y MITOLOGÍAS I “Todo aquel que cruce por esta puerta pierda toda esperanza, o algo así…)

Dennis Meléndez H.

Circulación en Internet, julio de1998

InfiernoProbablemente esta sentencia fue la que más impresionó, cuando por esas cosas inexplicables de los programas de estudio en Costa Rica me correspondió leer La Divina Comedia, de Dante Allighieri:

“Por mi se va a la ciudad del llanto ; por mi se va al eterno dolor; por mi se va hasta la raza condenada. La justicia animó a mi sublime arquitecto; me hizo la divina potestad, la suprema sabiduría y el primer amor. Anteriormente a mí, no hubo nada creado, a excepción de lo eterno, y yo duro eternamente. iOh, vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza! (Canto III)  Leer el resto de esta entrada »

, , ,

Deja un comentario