Científica costarricense reconocida en Europa

La primera mujer centroamericana con un doctorado de Estado en Franci

      Antes, la labor de los investigadores costarricenses no era tomada en cuenta en Europa, comenta  Leda María Meléndez Howell.

Leda María trabaja en el Centro Nacional de Investigaciones Científicas de París.

                                                                                                                                     La Nación, 3 de junio de 1976

Cuando llegó a París, becada por la embajada de Francia en Costa Rica, Leda María Meléndez Howell era sólo una frágil y tímida muchacha con muchos deseos de aprender. El primer día de clases en la Universidad, el profesor la miró despectivamente y comentó con su asistente: “Ella no va a durar aquí ni un mes”.

Pero las cosas no fueron así: hoy esa muchacha costarricense forma parte del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia, (CNRS) y depende de la Comisión de Biología y Fisiología Vegetales. Muy pocos investigadores del mundo pueden llegar a formar parte de esa entidad y los que logran entrar deben tener reconocidos méritos intelectuales. La señorita Meléndez Howell se encuentra actualmente en el país realizando una misión especial: investigar la evolución y reproducción de ciertos hongos que abundan en Costa Rica y que en ciencia, se pueden explotar con muy diversos fines. Sin embargo, los científicos no han logrado aún reproducirlos en laboratorios.

HISTORIA INCREÍBLE

Leda María, tras haber finalizado sus cursos en Ciencias Biológicas en la Universidad de Costa Rica, decidió continuar sus estudios en el extranjero. Sentía una atracción especial hacia la investigación de los hongos (micología), “esos seres vivos fascinantes”. Sin embargo, en aquella época, 1962, no era fácil conseguir este tipo de ayuda.

Sus inmejorables calificaciones en la Universidad hicieron que el agregado cultural de la embajada de Francia, señor Moirin y el Dr. Balli se interesaran por su caso y le dieran la beca. Allí empezó la carrera de la señorita Meléndez, quien hoy es conocida en todo el mundo por sus trabajos de investigación en hongos. Revistas científicas de docenas de países han reproducido sus artículos y, entre otras cosas, fue la primera mujer centroamericana en obtener un doctorado de Estado, el máximo título académico que se otorga en ese país.

AÑOS DIFÍCILES

Su deficiente dominio del francés la perjudicó en un principio, pero luego logró superar esta dificultada. Leda María quería trabajar con el profesor Róger Heim, entonces presidente de la Academia de Ciencias de París y director del Jardín de Plantas y Museo de Historia Natural, “ya que era una de las cabezas mundiales en el estudio de los hongos”.

El día de la entrevista, lo primero que el científico le preguntó fue: ¿Cuántas publicaciones tiene? Respondió: ninguna. Sin recomendaciones el Dr. Heim se negaba a aceptarla en su laboratorio. Antes de irse, el científico le entregó un hongo y le dijo: “Hágame un trabajo sobre él”.

A las pocas semanas, la señorita Meléndez regresó con la investigación. El Dr. Heim la revisó y, sorprendido por la calidad del análisis, le dijo: “puede quedarse desde ahora”.

EL ASCENSO

Este trabajo le sirvió de base para desarrollar su tesis, la cual debía ser corta porque se le vencía el plazo de la beca. Sin embargo, los colegas y científicos la animaron a seguir con la investigación, hasta que obtuvo el doctorado de Estado, título que ganó mientras financiaba sus gastos trabajando como asistente del Jardín de Plantas.

Pocos años después, entró al Centro Nacional de Investigaciones Científicas Francés, donde fue ascendiendo lentamente. Cada año, cerca de 4000 investigadores concursan en su sección para subir de puesto en esta entidad, haciendo una demostración de la labor realizada en un año. De estos, sólo 10 o 15 cuando mucho, reciben el reconocimiento.

Y la frágil muchacha de cuya capacidad dudaron sus primeros profesores, por falta de recomendaciones fue ascendiendo hasta ocupar hoy el puesto de encargada de investigaciones en el CNRS donde se realizan análisis desde temas tales como la energía atómica, hasta estudios de las plantas inferiores.

DESPRECIO

“Hace diez años los científicos costarricenses no eran respetados ni tomados en cuenta en Europa, debido a que nuestro país no tenía una buena imagen en este campo. Ahora las cosas han cambiado, y los franceses procuran colaborar con ciertos jóvenes extranjeros”, comenta Leda María. Actualmente, una muchacha costarricense, Ana Lizano de Macaya está terminando en Francia sus estudios para obtener el doctorado de Estado, en Biología Molecular. Después regresará como profesora de la Universidad de Costa Rica.

INVESTIGACIÓN

La misión de la Dra. Meléndez en Costa Rica es tratar de lograr la reproducción de ciertos hongos, en el laboratorio. Estos abundan en muchas partes del país y constituyen una importante fuente nutritiva y de alimentación en muchos casos.

“He logrado importantes avances en mis observaciones , pero el tiempo fijado se agota y tendré que finalizar el análisis en Francia”, comentó.

Su segundo objetivo es establecer relaciones científicas permanentes entre Francia y Costa Rica, lo cual traería grandes beneficios para el país, ya que se concederán becas y asesoramiento técnico y científico.

CODICIADO ALIMENTO

En los países europeos, especialmente en Francia, el hongo es un alimento muy apreciado. Sin embargo, muy pocas especies, la que se conoce como “champigñon”, se han logrado reproducir comercialmente.

Otras especies que solo se reproducen en forma silvestre, se están agotando rápidamente y la escasez ha aumentado su precio en el mercado. Existe un tipo especial de hongo conocido como trufa, que se usa en las comidas navideñas, pero es tan escaso que cuesta 1400 colones el kilo.

La Dra. Meléndez también está investigando el ciclo biológico de esta especie, con el fin de lograr su reproducción en el laboratorio y explotarlo con fines científicos y prácticos.

PELIGRO EN GRANOS

Por ser esta su especialidad, la Dra. Meléndez opinó sobre la presencia de las aflatoxinas en los granos costarricenses, producto de un mal almacenamiento y un secado deficientes.

“Estos hongos son muy perjudiciales para el hombre, ya que se acumulan en el organismo. De tal manera que si comemos un pollo, que a su vez ha comido granos contaminados, la sustancia es absorbida por el hombre. Muchas veces, los riñones y otros órganos resultan fatalmente afectados.

En Francia, la pureza de los granos está controlada, y la determinación química de la aflatoxina es constante.

“Es necesario que en Costa Rica se empleen métodos para combatir las aflatoxinas, porque de lo contrario puede traer serias consecuencias”, recalcó la doctora Meléndez.

El próximo mes, regresa a Francia a reincorporarse a sus labores de investigación. Los triunfos de Leda María Meléndez Howell, científica de renombre mundial, son también un éxito para Costa Rica.

P.C.G.

Anuncios

, , , , , , , , ,

  1. #1 por mile flores el 4 abril, 2013 - 7:37 PM

    Es para que sepan que, cuando las personas te digan que no puedes, dejalo con la boca cerrada y saludalo. Cuando hayas cumplido tus sueños y estos se hagan realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: