¡Ahora sí me cayó la peseta!

Dennis Meléndez Howell
5 de enero de 2011

Antes de que la inflación hiciera estragos con nuestra moneda, existía en el país la moneda fraccionaria, es decir los submúltiplos del colón. La menor era el cinco, y sucesivamente, el diez, la peseta y el cuatro, nombre informal para denominar las monedas de cinco, diez, veinticinco y cincuenta céntimos. A la moneda de un colón, siempre se le llamó peso, como en casi todos los países latinoamericanos, por la costumbre del peso castellano, que circuló por varios siglos en España. En monedas, el único múltiplo fue la chapa de dos pesos, o moneda de dos colones, burda asimilación del doblón español, que equivalía a dos castellanos.

¿Por qué llamamos peseta a la moneda de 25 céntimos? En la época colonial circularon en el país los reales, pesetas y pesos españoles. Los doblones de oro, no alcanzaron a llegar por estos lares, aunque algunos duros, moneda que equivalía a 5 pesetas, circularon muy esporádicamente.

La primera Casa de Moneda se fundó en el país en 1829 y, a partir de 1832, se empezó a acuñar monedas de oro y plata: el escudo de oro y el medio real de plata. Después de un período monetario casi caótico, en 1845, se volvió a autorizar la circulación de las monedas españolas, contramarcadas o reselladas por el Gobierno del Estado, en su equivalente de dos reales por peseta. En particular, el peso de plata, o peso fuerte, se declaró equivalente a 8 reales. No fue sino hasta 1896 cuando se creó el colón como moneda oficial y se autorizaron las fracciones decimales que pasaron a llamarse céntimos. Se acuñaron monedas de cobre y níquel.

Por costumbre, se siguió llamando peso a la unidad monetaria y a la moneda de esa denominación, lo que continúa hasta hoy, aunque ya no existan las monedas de a peso. A las de 25 céntimos se les siguió llamando dos reales o su equivalente, una peseta. A las de 50 céntimos se les llamaba cuatro reales, o simplemente, cuatros. Siguió la costumbre entonces de llamar seis reales al equivalente a tres pesetas; ocho reales al peso, o colón y 16 reales a los dos pesos, o chapa de dos. Esto perduró hasta los 80, aunque ya para entonces era muy inusual llamar 8 reales al colón, aunque los más viejos lo hacían.

Bueno, pero ese no es el quid de la presente historia.

Rocola es como se conoce en Costa Rica a las gramolas o juke boxes. Es una máquina que toca discos de acetato de 45 revoluciones, según la selección de la canción que haga el cliente, previo depósito de una moneda, en una ranura provista al efecto. Si nos atenemos al diccionario de la RAE, también se le conoce así en El Salvador, Guatemala, México y Venezuela. El nombre se deriva de una de las primeras marcas que llegaron a estos mercados, Rock-Ola, que a su vez proviene del apellido del fundador de la empresa, David Cullen Rockola. Las rocolas empezaron a popularizarse en el país en los años 40 y 50, pero alcanzaron su máximo apogeo en los 60 y 70. Por muchos años se les encontraba en cantinas, sodas, restaurantes, centros sociales y salones de baile.

Esa tampoco es la historia.

Como estas maquinitas funcionaban con monedas, el precio por canción que se estableció en aquellos años, en Costa Rica fue de una peseta. Como toda máquina, y aún más éstas que todavía tenían una tecnología imperfecta, no siempre que se depositaba una moneda en la ranura, se lograba activar el mecanismo. Las más modernas de aquellos días, las Würlitzer, tenían un sistema en donde se veía, a través de un vidrio, el recorrido de la moneda, desde la ranura hasta la caja de depósito.  No era inusual que en algún punto del recorrido, la moneda se quedara atorada y, por lo tanto, la música no empezara a sonar. El parroquiano tenía entonces que ver cómo hacía para sornaguear el chunche para que la moneda continuara su camino. No faltaba el consejo de alguien: “dale un güevazo para que le caiga la peseta.”

La expresión se tomó a chota, y a partir de allí, cuando a una persona se le decía algo y no reaccionaba, o no acataba qué era exactamente lo que se le decía, se hacía el símil: “Es que no le ha caído la peseta”, como si fuera una rocola a la que se le habría quedado la moneda a medio camino. La locución adquirió vida propia y empezó a aplicarse a muchas situaciones: “Te hice señas para que te callaras, pero no te cayó la peseta”; “A ese carajillo cuesta que le caiga la peseta”. “Mucho rato después me cayó la peseta de la torta que me había jalado”; y muchas más.

Las rocolas prácticamente han desaparecido, y las que quedan son piezas de museo,  aunque de vez en cuando aparece algún relanzamiento con nueva tecnología. Las pesetas son historia. Pero el que le caiga a uno la peseta se niega a morir con sus congéneres.

(Espero que ahora sí, les haya caído la peseta)

Anuncios
  1. #1 por Fernando Rojas el 6 enero, 2011 - 6:37 AM

    Dennis buenísimo, podrías escribir también sobre el origen de la palabra “canfín”, the best fuel you can find y también sobre ¨jeep¨ creo que viene de GP cuando los construyeron durante la guerra les pusieron General Pourpose o algo asi,

    Saludes

    Nando

    • #2 por Dennis Meléndez Howell el 6 enero, 2011 - 9:38 AM

      Pues debería hacerlo, pero tengo que investigar más al respecto. Dentro de las cosas que tengo que averiguar es hasta qué punto es cierta la teoría de que canfín más bien se deriva de la primera marca de keroseno que llegó al país (Candle Fine). Pero también he leído esa que planteás, como el lema que usaba esa misma marca comercial.

      Lo de Jeep, entiendo que esa es la explicación más generalizada, pues parece calzar bien con la pronunciación, por lo menos en español. Pero no es tan plausible cuando un parlante de habla inglesa lo analiza, porque para ellos la J y la G tienen sonidos bastante diferentes. Según he leído en Internet (lo cual hay que tener en base de alerta), aparentemente, aunque no soslaya el tema de la diferencia en la pronunciación de la G y la J, la mejor explicación es que es simplemente una sigla de G por government y P por el modelo de tracción que tenía, al cual, arbitrariamente se le llamó P, por power, al menos en el modelo original, que era de la Ford. Pero hay otras teorías: que fue un personaje de caricaturas, que era la palabra con que designaban a los nuevos reclutas en la guerra, o simplemente una marca de fábrica de un pequeño tractor, lo que nos devolvería a la pregunta inicial. Pero sí, el tema suena interesantey voy a investigar más

  2. #3 por Fernando Rojas el 6 enero, 2011 - 9:00 AM

    Dennis, sabés cuando se le comenzó a llamar a la peseta “cora” y por qué? Entonces se comenzó a decir “Ya me cayó la cora”

    Saludes

    Fernando

    • #4 por Dennis Meléndez Howell el 6 enero, 2011 - 9:20 AM

      Fernando. Acordate que lo de Cora empezó en nuestro tiempo, a principios de los 60. Es simplemente una anglicismo de “quarter”, las monedas de 25 centavos de dólar. Efectivamente tengo en mi mente a Arturo Aguilar, que de los compañeros de primero y segundo año del Liceo, era el primero en innovar con los pachuquismo de moda. Y claro, era natural que el me cayó la peseta se convirtiera en me cayó la cora.

  3. #5 por Victor Fallas el 6 enero, 2011 - 11:23 AM

    Gracias Dennis por esa retroalimentacion que nos estas dando, que interesante, el tema de la rockola me ha gustado mucho porque la verdad no lo conocia.
    Seria interesante que nos informaras de las expresiones “PURA VIDA” y de donde nace TICOS un poco para refrescar esas expresiones.
    Saludos cordiales a todos

    • #6 por Dennis Meléndez Howell el 6 enero, 2011 - 11:32 AM

      Gracias, Víctor. Sobre el pura vida, tengo un artículo en esta misma página, en esta dirección: https://dmelende.wordpress.com/2011/01/02/%C2%A1pura-vida/.

      Respecto al origen del tico, tengo algo escrito en el diccionario de costarriqueñismos (Por la gran puta, ¡qué mal que hablamos!), que es el siguiente:

      Tico: adj. U.t.c.s. Apocorístico de costarricense. Origen: Los nicaragüenses empezaron a llamar ticos a los costarricenses, en forma despectiva, en los años 50 del siglo XIX, y como represalia porque a ellos aquí se les llamaba nicas. El término se originó en la costumbre del campesino costarricense de terminar ciertos diminutivos con el sufijo “tico”, especialmente cuando es redundante, como en “chiquititico, bonititico; arregladitico, feititico, momentitico. No confundir con el sufijo “tico” simple en feitico, bonitico, chiquitico, etc. Como el término fue asimilado por los costarricenses como bandera local, los centroamericanos ahora llaman a los costarricenses, con carácter despectivo, tiquillos.

  4. #7 por Mario A Esquivel el 7 enero, 2011 - 6:20 PM

    Siempre es ameno leerte e informarse de los origenes de esos téminos. Ahora sobre la peseta, siempre me resulto muy curioso que en Puerto Rico le llamen a la moneda de $0.25 , peseta, como en Costa Rica

    Ahora, con esa explicacion tuya, la respuesta está en que la peseta siempre fue la fraccion de 25 centavos de la unidad monetaria española..
    Cuando España perdio a Puerto Rico frente a Estados Unidos en la guerra Hispano – Americana, igual se traslado el nombre de peseta a los veinticinco centavos de dolar.

    Crees que esa sea la explicacion?

  5. #8 por Roxana Muñoz Rivera el 16 junio, 2011 - 7:23 PM

    Digo que yo soy costarricense, pero no tica, porque en Guanacaste no usamos el sufijo “tico”; eso es propio de los “cartagos”.

    He disfrutado mucho la lectura de este portal

    Gracias

    • #9 por Dennis Meléndez Howell el 17 junio, 2011 - 8:08 PM

      Efectivamente tenés razón. El uso del tico es muy “meseteño”, y lo utilizaban mucho los campesinos. Resalto que la gente se confunde con el uso del tico. No es solo el tico, sino la duplicación en adjetivos como chiquititico, bonititico, feititico, azulititico, etc. Esto le hacía mucha gracia a los fuereños y fue usado como burla por los nicaragüenses. Pero de peyorativo, el uso, lo volvió en apelativo.

      Muchas gracias por tu comentario-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: