Por la gran puta, ¡qué mal que hablamos!

Dennis Meléndez Howell
Versión: 1 de enero de 2011
 

INTRODUCCIÓN:

Este listado de palabras con sus definiciones no tiene otro objetivo más allá que dar una interpretación de la forma en que el tico usa muchas palabras, y las nuevas que ha creado, para enriquecer y dar más colorido a su comunicación oral. Incluye,  pachuquismos (lenguaje de los pachucos), regionalismos, costumbrismos y costarriqueñismos auténticos (poladas y maiceradas). En muchos casos, se anota el posible origen de las respectivas acepciones de los términos, cuando ello es posible.

Desde luego que, muchas de las palabras que aquí se incluyen, tienen el mismo uso o  similar en muchos otros países, sin que se sepa exactamente de dónde provienen. En algunos casos, la palabra en sí, tiene un sentido autoexplicativo de su origen, pero en otros es imposible determinarlo. Otras palabras están ligadas a ciertas historias o leyendas, algunas de las cuales se amplían en pequeños ensayos.

En esta versión, se han separado las palabras tabú que tienen que ver con el sexo y los órganos sexuales, las cuales se incluyen en un listado aparte. Eso con el objeto de que, aquellas personas que se sienten ofendidas por leer esa parte sustancial de nuestro lenguaje, puedan obviar su lectura, si así lo desean. Se incluye en otro listado que hemos llamado: “Costarriqueñismos obscenos sobre sexo y genitales.”

No hay que olvidar que, al ser un lenguaje informal, es muy dinámico. Muchas palabras y expresiones nacen y desaparecen rápidamente (¿cuántos jóvenes saben hoy lo que significa “seringa”?). Otras perduran por muchísmos años (“chunche”, “macho”, “maje”). Algunas palabras son de uso muy regional y lo que significan en Guanacaste, no es lo mismo que en San José, o son desconocidas en otros lugares. Y se llega al extremo de que algunas tienen sentido solo para grupos particulares y hasta familiares. Por tanto, ninguna de estas definiciones se puede decir que es “última palabra” o “verdad absoluta”. Es simplemente, una versión.

En el caso en que sean costarriqueñismos aceptados por la Real Academia Española, e incluídos en su diccionario, se precede la definición con la observación: Reg. DRAE. Si el DRAE los reporta también para otros países, así se señala.En otros casos, si aparecen el Diccionario de Costarriqueñismos de Carlos Gagini, se anota Reg. C.G., lo cual, además, nos da una idea de qué tan antiguas son esas acepciones. Del Gagini únicamente incorporamos los términos que aún mantienen vigencia en el lenguaje popular, aunque sea por las personas de más edad.

Los términos relacionados con la culinaria y comidas se incluyen en un listado aparte, también publicado en esta página (Gastronomía tica). Los que tienen que ver con plantas, frutas y verduras, se han separado en otro listado: “Babel de plantas, frutas y verduras: ¿llegaremos a ponernos de acuerdo?”

 

 

Lista de costarriqueñismos por orden alfabético

A.

A pata: exp. A pie, especialmente en la expresión “andar a pata”.

Abrirse: prnl. Irse, salir de una situación embarazosa. “Mae, ¿sabe qué? Esa vara está ofe, mejor me abro.”

Abuizote: m. Amuleto, talismán. Véase agüizote

Acabangado: adj. (Reg. C.G.) Persona con cabanga, melancólico o triste, especialmente por una decepción amorosa o por estar lejos de su tierra. Ver: Cabanga.

Acabangarse: prnl. (Reg. DRAE, C. Ric. y Pan.) Llenarse de cabanga. Ponerse triste o melancólico al recordar algo. Se deriva de cabanga, que es nostalgia.

Acatar: intr. (Reg. C.G.) Percatarse de algo de un momento a otro, caerle la peseta. “Cuando iba saliendo de la casa, acaté que no llevaba el maletín y tuve que devolverme por él.”

Achantado: adj. 1. Sin iniciativa; sin ganas de hacer algo. //2. Vagabundo, perezoso, que no le gusta hacer ningún esfuerzo: “Pedro es un gran achantado, por eso no consigue trabajo.”

Achantar (se): tr. Desmotivar (se), desilusionar (se), agüevar (se), decepcionar (se), perder las ganas de hacer algo, entristecer (se): tr. “Estaba listo para salir a bailar, cuando se achantó porque se fue la hembrilla que le gustaba.”

Achará, acharita, charita: exp. (Reg. DRAE) Expresión equivalente a la locución ¡qué lástima! C.G., plantea la posibilidad de que el vocablo provenga del caló “acharán”, que significa triste o molesto.

Acuantá: adv. Hace un ratito. Su uso se consideraba una mala educación, pues para algunas personas era invocar al diablo. El término está en desuso. Según C.G., equivale a la contracción de “cuanto ha.”

Acusetas: adj. (Reg. DRAE Bol., Col., C. Ric. y Ven.) Acusete, acusón, soplón. Aunque en en C. Ric. en realidad adquiere un sentido muy familiar y se dice, especialmente de un niño, que pone en evidencia algo que se suponía debería estar oculto.

Adió: exp. Forma de expresar sorpresa o incredulidad. “¡Adió! Acaso sabía que María estaba embarazada.”

Aflojar: tr. Contribuir con algo, especialmente dinero, para algún fin. “¡Aflóje mil cañitas para pagar la cuenta!”

Aflorado: m. Playo, homosexual, pues le gusta andar entre flores o parece delicado como una flor.

Agachado: adj. Que no es propenso a participar en actividades colectivas, que no le gusta ayudar o que elude constantemente responsabilidades. “Mejor a Carlos no le digamos nada de la fiesta, porque es un gran agachado.”

Agarrado: adj. Persona tacaña, que no suelta nada. En Col.: Amarrado; en Chi.: Amarretas.

Agarrar: intr. 1. (Reg. C.G.) Una de las tantas acepciones apócrifas que se le da a este verbo es en el sentido de dirigirse hacia algún lugar: “¿Para dónde agarró ese sinvergüenza?” // 2. Pescar a alguien in fraganti haciendo algo indebido: “¡Anjá! Te agarré con las manos en la masa.” // 3. Término usado para conformar varias expresiones idiomáticas como agarrar de tonto, de maje, de chancho, de minga, de mula de carga, etc., en el sentido de hacerle recaer una responsabilidad o característica a otra persona.

Agarrarla: prnl. Expresión que significa obtener mucho más de lo que se esperaba o de lo que le correspondía. Se usa especialmente en la frase agarrarla toda.

Agarrarse: prnl. Forma intencionalmente exagerada de referirse a un enojo, aunque la otra persona no sepa que se han “agarrado” con ella, por ejemplo: “mi mamá se agarró con el lechero porque le trajo la leche cortada”. El DRAE registra el término como palabra castiza en el sentido de pelearse a puñetazos o discutir, en términos muy fuertes, entre dos o más personas.

Agarrón: m. (Reg. C.G.) Pleito de corta duración o discusión fuerte. También se le usa en el sentido de asir a alguien intempestivamente: “por dicha Carlos me dio un agarrón cuando me resbalé.

Agringado: adj. Que tiene modales o costumbres de gringo (estadounidense). “Ese carajo es un gran agringado, siempre anda con anteojos oscuros y con una cámara en la mano.”

Aguacates: adj. Persona muy tonta o torpe. (Nótese el uso del plural para un significado en singular)

Aguado: adj. 1. (Reg. DRAE) Dicho de un líquido: claro (‖ que no está espeso). // 5. adj. (Reg. DRAE)  Dicho de la ropa: holgada (‖ ancha). // 3. (Reg. DRAE C. Ric., Ecu., Méx., Per. y Ven.) Persona de espíritu poco vigoroso y entusiasta, que no muestra ningún interés para hacer las cosas.

Aguadulce: f. (Reg. DRAE) Bebida preparada con tapa de dulce, también conocido como  panela (Col.);  chancaca (Chi.); papelón (Ven.) y agua caliente. En Col., aguapanela.

Aguantar: intr. Quedarse a la espera de algo; dejar pasar algo de tiempo mientras ocurre alguna otra cosa. “Mirá, aguántate un momento ahí, mientras llega la ambulancia.” Origen: hay dos versiones. 1. Anglicismo, derivado de to await. 2. De la tauromaquia, cuando el torero espera a que el toro embista.

Aguárdese: exp. Advertencia o amenaza, en el sentido de que espere que algo pase. “Aguárdese y verá que me lo voy a sonar.”

Aguarecer (se): tr. Cubrirse de la lluvia, escampar. “Aguarezcase, no vaya a ser que se enferme.” “Aguarezca la lonchera no vaya a ser que se le moje el almuerzo.” Origen: De guarecer.

Aguarrás: m. Trementina, o en general, diluyente para pinturas de aceite.

Agüesapo: f. 1. Dentro de la jerga de los talleres de enderezado y pintura de automóviles: Capa de pintura que se pone a un vehículo apenas para cubrir las manchas o dar la apariencia de estar bien pintado. // 2. En Limón se conoce así a una bebida hecha de dulce de tapa y limón.

Agüevado: adj. Persona o acto muy aburrido. //2. Persona que hace las cosas sin ganas, solo por cumplir.

Agüevar (se): tr. Aburrir, desilusionar, decepcionar a alguien. Quitarle el impulso de hacer algo. “Puta mae, me agüevás con esas varas.”; “Esa mae agüevó la fiesta.”

Agüevazón: f. 1. Sentimiento de desilusión o impotencia. “Qué aguevazón con vos que no querés ir a la playa conmigo.” // 2. Pereza, sin ganas de hacer nada. “Me tengo una agüevazón de estudiar que no es jugando.”

Águila: f. Cerveza marca Imperial. Por el emblema que usa en su escudo principal.

Agüizote: m. (Reg. DRAE A. Cen. y Méx., pero escrito como ahuizote, de uso generalizado en C. Ric.) Agüero o presagio de que algo malo va a ocurrir. “No seas tan agüizotero, que nos vas a traer mala suerte”. // 2. Talismán, brujería o amuleto para evitar la mala suerte o para provocar la buena suerte. R.F.G registra esta acepción, pero como abuizote. // 3. Acto, frase o palabra que se invoca para atraer buena suerte. “Siempre que voy al estadio llevo una semilla de guapinol, como agüizote para que gane la “S”. También lo registra C.G., aunque las otras acepciones que da son hoy desconocidas. Le señala un origen del azteca

Agüizotear: intr. Echar agüizotes o invocaciones maléficas. “Dejá de estarme agüizoteando, porque es capaz que me equivoco.”

Áhilosvidrios: exp. Saludo de despedida que significa “por ahí nos vemos luego”. (metaplasmo).

Áhinomasito: adv. Cerquita, cerquitica, no muy lejos. Sin embargo, se le usa también en sentido sarcástico para decir que algo queda lejos. Una canción guanacasteca lo usa en este sentido “Áhinomasito – le dijo- el campesino al señor.

Ahorcarse: prnl. Casarse. Origen: Quien se casa, pierde su libertad de soltero, por lo tanto, para algunos es lo mismo que suicidarse.

Ahoritica, horitica: adv. Variación de ahora, para expresar una breve dilación del tiempo.

Ahulado: m. Especie de calzón de plástico impermeable que se usaba para poner encima de las mantillas o pañales de los-bebés. Origen: El nombre es muy antiguo, pues lo registra C.G., aunque, probablemente, antes se le usaba para cualquier tela recubierta de hule, de allí el nombre. Con la aparición de los pañales desechables, esta prenda prácticamente ha desaparecido.

Ajiaco: m. Comida muy revuelta o masuda. Probablemente en alusión al cocido cubano de ese nombre, que también se transformó en el ajiaco bogotano, aunque éste a base de papa.

Ajustar: tr. Ahorrar dinero para algún fin. “ Tengo que ajustar bastante para poder hacerme un viajecito a Miami”.

Al dele: exp. Caminar a pie. La expresión completa es al dele que dele, la cual significa caminar y caminar. “¿Cómo te vas a ir a la fiesta hoy? Pues al dele porque el chunche está jodido.”

Al propio: exp. (Reg. C.G.) Intencionalmente, especialmente con mala intención. “me golpeó con la escalera, yo creo que lo hizo al propio”

Al propio: exp. Intencionalmente, algo hecho con un fin predefinido. “Pinté tu cara en el cuadro, al propio, para que te reconocieran.” “Me majaste, al propio.”

Al tarantantán: exp. Hacer algo sin planificación ni cuidado. Hacer algo torpemente. “Hiciste la tarea al tarantantán y ve las estupideces que pusiste.”

Alagartado: adj. Persona que quiere apoderarse de todo; buchón. Origen: La boca del lagarto es grande y con dientes filosos por lo que en cada mordisco prácticamente se traga todo lo que esté a su alcance.

Alburear, alburiar: tr. 1. (Reg. C.G.) Anticipar a alguien una desgracia o un fracaso. // 2. (Reg. DRAE)  Confundir, atontar; // 3. (Reg. DRAE) Sentirse atraído por alguien o algo.

Alentado: adj. (Reg. C.G.) Sano, de buen ánimo o buena salud, y en otros tiempos, gordo.

Aleta: f. Sobaco, axila. “Bajáte la aleta porque tenés una patada horrible.”

Aletazo: m. Mal olor de la axila. “No quiero estar a la par de ese tipo porque se tiene un aletazo inaguantable”. En Col.: Chucha.

Aletear, aletiar: intr. Hacer intentos insistentes por lograr algo. “Dejate de andarme aleteando porque no te voy a dar permiso.”

Alguillo: adv. Diminutivo de algo, forma de minimizar, por modestia o por vergüenza, la cantidad o intensidad de algo: “Me han dicho que tenés mucha plata -bueno, alguillo”. “¿Te gusta Felicia?… bueno, alguillo.”

Alláfuera: adv. Conjunción de allá y afuera que usaban los campesinos para referirse al escusado. Origen: Corresponde a los tiempos en que los escusados eran de pozo negro y estaban en la parte de afuera de la casa: “Tengo que ir alláfuera”

Alverres o alvesre: adv. Al revés. “Ese tornillo está alverres”. (Metátesis)

Amarraperros: adj. Persona que pide prestado y no paga. (Véase: Amarrar el perro)

Amarrar el perro: exp. Pedir dinero prestado y no pagar la deuda.  Se puede generalizar a pedir cualquier cosa prestada y no devolverla, aunque este uso es menos usual. Origen: Hay una historia que cuenta de un personaje tibaseño que, cuando no tenía dinero para pagar sus cuentas, usaba amarrar un perro en el portón a la entrada de su casa. Así nadie podía llegar hasta la puerta para cobrarle. La gente generalizó el no pagar las cuentas con el amarrar el perro.

Amarrarse, amarrársela: exp. (Reg. DRAE, A. Cen. y Col, pero también de amplio uso en C. Ric.). Emborracharse, embriagarse. “Pepe se amarró una tanda de ocho días.”

Anabel: f. Mujer insoportable, mezcla de anaconda con cascabel. Se le usa a manera de broma para referirse a la esposa, sin que efectivamente lleve una carga despectiva. Este término está muy generalizado, a manera de chiste, en toda Latinoamérica, aunque su origen es indeterminado. Otro chiste similar es llamara a la esposa “patico”, mezcla de pantera, tigre y cocodrilo.

Andar: tr. 1. (Reg. DRAE, C. Ric., E. Sal., Hon. y Nic.) Llevar algo consigo. Andar un vestido verde, dinero, carro. // 2. Estar de novio (a), aunque de manera informal. “¿Te diste cuenta que Luis anda con Marcela?”

Angú: m. Puré, hecho de guineo o, en algunas zonas del país, de banano. Origen: El nombre y la receta es traída de Angola, a través de los negros jamaiquinos que llegaron a Limón para la construcción del ferrocarril. En Angola lo llaman fufú, nombre con el que se le conoce también en Cuba. En Rep. Dom., el nombre cambió a mangú, de donde se originó angú. En P. Ric., se le conoce como mofongo.

Angurriento: adj. 1. Antojado, persona, especialmente aplicable a los niños, que se les ocurre que les compren o les regalen lo que ven que otros tienen, o que de un momento a otro se les antoje comer algo no fácilmente disponible.  // 2. Envidioso, pero con una connotación muy familiar. // 3. (Reg. C.G. y DRAE como Am.) Egoísta, mezquino, avaro, ávido, codicioso, hambriento; esta acepción se considera arcaica.

Anjá: exp. Interjección que denota advertencia, especialmente para decirle a alguien que debe asumir las consecuencias de sus actos, o que se ha descubierto algo que tenía escondido: “¡Anjá!, te pillé, ahora me tenés que ayudar con ese asunto.”

Anonas: adj. Persona muy tonta o simplona. (Nótese el uso del plural para un significado en singular).

Antitos, antitico: adv. Hace muy poco tiempo, ocurrido en un plazo antes, pero en un plazo muy breve. Antitico es un ejemplo del uso del “tico” por parte de los costarricenses.

Apearse, apiarse: prnl. 1. Dejar a alguien sin palabras con una simple expresión o argumento. “Carlos estaba presumiendo de su viaje a Cuba, pero Luis se lo apió con el cuento de su viaje a Rusia”

Apercollar (se): tr. Dícese de las parejas que se abrazan y besuquean en público o que se copan muy efusivamente. Como palabra castiza, DRAE reporta las siguientes acepciones, ninguna de las cuales es usada en C. Ric.: 1. Exigir insistente y violentamente algo. 2. Coger o asir por el cuello a alguien. 3. Matar de un golpe en el cogote. 4. Coger algo deprisa y como a escondidas.

Apercollo: m. Abrazo y besuqueo prolongado de una pareja, aunque pasajero. Muy usado en la jerga juvenil.

Apianarse: prnl. Perder el ánimo súbitamente, acorbardarse. “Cuando me le puse tonto, el mae se apianó.”

Apretada: f. Véase aprete.

Aprete: m. Apercollo, actitud amorosa de una pareja que incluye abrazos y besos, en público. Origen: Sustantivación de apretar, con un significado más específico que .

Apuntarse: prnl. Sumarse a una causa o actividad. “Apuntate y nos vamos pal puerto mañana”

Argolla: f. (Reg. DRAE C. Ric., Ecu., Hon. y Per.) Camarilla, grupo de personas cercanas a quien ostenta el poder y que se reparten prebendas. En Col.: rosca.

Aro: m. Parte metálica central de la llanta, sobre la que se monta esta. Este término es gramáticamente correcto, en el sentido que señala el DRAE: Pieza de hierro o de otra materia rígida, en forma de circunferencia. En Col., rin (anglicismo de ring); en Ch., llanta. Este uso en Chi., y otros países es el correcto, según el DRAE: Cerco metálico exterior de las ruedas de los coches de caballos y carros; Pieza de hierro mucho más ancha que gruesa.; Pieza metálica central de una rueda, sobre la que se monta el neumático.

Arrancarse: prnl. (Reg. DRAE) Encolerizarse, enojarse, ponerse bravo. Origen: Símil con el hecho de arrancar un vehículo o una máquina, especialmente si se pone caliente o echa humo.

Arrastrada: adj. Mujer de malas costumbres, que vende favores sexuales, o se entrega fácilmente a cambio de favores o prebendas. Mujer fácil. Aunque se le usa como sinónimo de prostituta, se le usa más bien como insulto para degradar la honra de una mujer.

Arrastrado: adj. 1. Persona que se humilla ante los demás (DRAE reporta esta acepción solo para Arg., Cub., E. Sal., Uru. y Ven.) 2. Adulador, sobalevas, lamefondillos (DRAE lo reporta solo para Cub., E. Sal., y Uru.)

Arratonamiento: m. (Reg. DRAE) Calambre. Dolor muscular causado por acumulación del ácido láctico en los músculos. Origen: En C.Ric., se llama ratones a los músculos de las pantorrillas o del brazo.

Arratonarse: prnl. Sufrir un arratonamiento.

Arrecho: adj. 1. Alguien muy astuto, inteligente y hábil para hacer o planear alguna cosa. // 2. En ocasiones se le usa en sentido despectivo para decir que alguien quiere aprovecharse de algo o de alguna situación: “Mirá no seas tan arrecho, dejate de varas, me estás cobrando mucho por ese brete”. // 3. (Reg. DRAE). En lenguaje estudiantil, que tiene suerte. // 4. (Reg. DRAE: C. Ric., Col., E. Sal., Hon., Ven.) Persona iracunda, de mal carácter o carácter fuerte. // 5. (Sex.)

Arrequintado: adj. Tallado, zocado, lleno de trabajo. Origen: Símil con afinar un requinto (instrumento musical de cuerdas), poner tensas las cuerdas. “En el trabajo me tienen arrequintado.”

Arrequintar: tr. Presionar excesivamente a alguien para que haga un trabajo o tarea. “Mirá, dejá de arrequintarme porque te voy a dejar todo botado y me voy.”

Arrugarse: prnl. Tener miedo a alguien o a algo o hacerle el quite para no comprometerse. “Yo no me le arrugo ni al más valiente de los mohicanos”.

Atacado: adj. Muy intenso o entusiasta para hacer algo. Insistente. “Margarita es como atacada cuando se trata de organizar fiestas.”

Atacarse: prnl. Soltarse a llorar de manera estridente. “Estaba dándole de mamar al bebé, cuando se atacó sin que yo supiera por qué.”

Atado: m.Conjunto de dos tapas de dulce, envueltas en hojas secas de caña.

Atarantado: adj. 1. Distraído, perturbado o acongojado por alguna situación. “. Es ligeramente distinto a lo que reporta DRAE, que lo refiere a aturdido o espantado. “Uno tan tonto y lo atarantan tanto”. // 2. Forma de referirse despectivamente a un muchacho inexperto o imprudente. “Ese atarantado metió la pata con lo que dijo”.

Atarantar: tr.  Confundir a una persona mezclándole diferentes asuntos para que pierda la concentración. En este sentido el significado es bastante cercano al que registra el DRAE: aturdir, confundir, desconcertar, pasmar.

Atarrá: f. En la zona del Pacífico central y norte, se llama atarrá al panal de las termitas, que lo construyen en los árboles a base de barro y cera, y es de color negro. C.G., menciona el vocablo como una especie de abejitas pequeñas que producen una miel muy dulce, que también forman sus panales, de color negro, en los árboles.

Atenido: adj. (Reg. DRAE, C. Ric., y Hon.) Persona que gusta de vivir a expensas de los demás, o que espera que los demás hagan las cosas para no tener que hacerlas ella.

Aterro: m. (Reg. DRAE) 1. Obstrucción causada por un derrumbamiento de tierra. // 2. Conjunto muy grande de cosas o personas. Por ejemplo: un aterro de vasos, un aterro de frutas, un aterro de gente, un aterro de comida. “No aguanto la panza, ¡vieras que aterro de gallo pinto me mandé.”

Atilintar: tr. (Reg. C.G. y DRAE: C. Ric., E. Sal.. y Hon.) Poner tensa una cuerda o un cobertizo. Se origina en el péndulo de la campana, al cual los campesinos llamaban el “tilín”. Para apretar las cuerdas a los toros antes de una corrida, o a los bueyes para amarrarlos a la carreta, se utilizaba un pequeño palo, al cual llamaban “tilín”, por su semejanza con el péndulo, pues tenía un lado ancho para evitar que resbalara.

Atollar (se): tr. 1. Untar algo de consistencia viscosa, tal como un chicle, un excremento (de animal o de persona), grasa, pasta, pintura, barro, o algo similar, especialmente por descuido Un dicho muy frecuente es “da lo mismo el dedo untado que la mano atollada”, equivalente a “si la hace negra, hágala trompuda”. // 2. (Reg. DRAE) Golpear, pegarle a algo o alguien. “¡Atóllele pa´que apr-i-enda” // 3. (Reg. DRAE) Meter a alguien en un enredo; implicar a alguien en algún asunto complicado o acusarlo de algo malo o en algún delito. Origen: DRAE reporta como palabra castiza atolladero, que proviene de las palabras “a” y “tollo”, éste último, definido como charco formado por agua de lluvia. Según la XXIII Edición del DRAE, atollar es un verbo intransitivo, equivalente a “dar en un atolladero.

Atorrante: adj. U.t.c.s. (Reg. DRAE, C. Ric., R. Dom., Uru.) Vagabundo sin domicilio fijo. Pero también se usan las otras acepciones que señala para otros países: (Arg. y Uru). Vago (‖ holgazán); persona desfachatada, desvergonzada.

Atracar: tr. (Reg. DRAE,  C. Ric, Cub.) Estafar (‖ pedir o sacar dinero con engaños).

Atracarse: prnl. Comer o comer en exceso. “La fiesta estuvo buenísima, nos atracamos de comida y de guaro.” “Las fiestas de navidad y año nuevo solo sirven para atracarse.”

Aturuzada: f. Sensación de incomodidad por comer o beber en exceso. “Pucha, no aguanto el estómago. Es que me dí una aturuzada de madre.”

Aturuzar: tr. 1. Pegar a alguien o maltratarlo física o moralmente. “no te dejés, ¡aturuzale un buen pescozón!” // 2. Comer o beber en exceso. “¡Aturuzale al trago, que es gratis!”

Avenidazo: m. Paseo por la avenida central, principalmente de la ciudad de San José. Origen: En los años 50 y 60, los jóvenes acostumbraban pasear por la avenida central, para encontrar pareja. Era especialmente común para la época de navidad, en que cerraban la avenida y la dejaban sólo para uso peatonal. Actualmente la costumbre desapareció aunque se conserva en algunos pueblos del interior. A principios del Siglo XX era común que se hiciera ese tipo de caminatas, principalmente alrededor de los parques o las plazas de los pueblos, en que las mujeres caminaban por un lado y los hombres por el otro. En Atenas, cantón de Alajuela, todavía existe esta costumbre.

Aventarse: tr. 1. (Reg. DRAE) Robar, tomar para sí lo ajeno. Esta acepción es prácticamente desconocida por las generaciones actuales,  pero que fue muy usada antes de los años 60. //2. Envalentonarse para hacer una cosa. //3. Apresurar, correr, irse muy rápido de un lugar. “Aviéntese a la pulpería y tráigame una libra de manteca”.

Aviaos, aviados: exp. Usualmente en la expresión “aviaos estamos”, significa lo mismo que “estamos arreglados”, “quedamos listos”, quedamos como un palmo de narices. Es una regionalización derivada del verbo aviar, que tiene muchas acepciones, una de ellas “Prevenir o disponer algo para el camino.” El costarriqueñismo lo convierte en una expresión sarcástica, como diciendo, estamos listos o, de manera más vulgar, nos jodimos,

Ayote: m. 1. (Reg. DRAE, A. Cen.,  Méx.) Calabaza. 2 // (Reg. DRAE, C. Ric., Hon.) Persona tonta. // 3. (Reg. DRAE, El Sal., Hond., pero también de generalizado uso en C. Ric.) Cabeza de una persona. Origen: del nahua, ayotli, calabaza.

Azurumbar: tr. (Reg. C.G. y DRAE) Aturdir, marear, atontar, trastornar, confundir. Provocar sensación de extravío mental o ruido en la cabeza, generalmente a causa de un golpe o por despertar intempestivamente. Origen: Se deriva del adjetivo zurumbático, que significa lelo, pasmado, aturdido. Pareciera tener un origen onomatopéyico.

B

Babosada: f. (Reg. DRAE Col., C. Ric., E. Sal., Méx. y Pan.) Necedad, tontería; (Reg. DRAE E. Sal., Hon., Méx. y Pan.) Cosa intrascendente, sin valor. También en C. Ric., se le usa como tontera o error muy infantil. Origen: se deriva de baboso, en su acepción de bobo, tonto, simple.

Bacenica: f. Bacinilla. Recipiente para orinar o defecar.

Bajura: f. Parte baja de la Península de Nicoya, al noroeste del país, principalmente la zona de las sabanas. “¡Uyuyuy, bajura!

Baldazo: m. Aguacero muy fuerte, aunque a veces de poca duración, chaparrón. Algo así como si a uno le tiraran un baldazo de agua

Ballena: f. Pieza pequeña de material plástico que se usa para mantener los cuellos de las camisas extendidos.

Bandera: f. Plato típico de la Meseta (Valle) Central, cuya base es arroz, frijoles y macarrones con tomate. Se acompaña de ensalada y piononos.

Bandido: adj. Persona inteligente o con mucha maña. “Bandido Carlos, cómo haría para encontrar ese trabajo.”

Bañazo: m. Ridículo, darse un bañazo es hacer el ridículo. “Se cayó en medio del escenario, ¡qué bañazo se dio!

Barbear: tr. (Reg. DRAE) Reprender, regañar. “¡Hombre!, ¡qué barbeada me dio, y a la pura bulla!”

Barra: f. (Reg. DRAE Arg., Bol., Col., C. Ric., Par. Y Uru.) Grupo de amigos que se reúnen en un lugar determinado. El nombre proviene de las barras de las cantinas, en donde se hacían grupos de amigos para tomar tragos. Luego las barras se trasladaron a determinadas esquinas de barrios o pueblos y simplemente se reunían para conversar y contar chistes, o como medio para interrelacionarse entre hombres y mujeres.

Batazo: m. (Reg. DRAE) Acierto en una respuesta dada por casualidad o tratando de adivinar.

Bateador: m. Persona que dice las cosas a la pura intuición, simplemente especulando.

Batear: tr. Especular, dar una respuesta tratando de adivinar, pero fingiendo que se sabe el tema.

Bejuco: m. Deuda; especialmente si es difícil de pagar. Embejucarse es endeudarse. En Col.: Culebra.

Belitre: adj, U.t.c.s. Chúcaro, caballo muy brioso. Origen: del término castizo belitre, que significa pícaro, ruin y de viles costumbres.

Bendito: 1. m. Oración de saludo que acostumbraban los ahijados para saludar a sus padrinos. “Andá muchacho, dale el bendito a tu padrino”. 2. adj. Especie de sarcasmo o eufemismo para quejarse de algo o alguien, por haber puesto una carga innecesaria sobre otra persona. “Ese bendito perro me mordió”. “Mañana tengo que ir a hacer ese bendito trabajo.”

Beneficio: m. (Reg. C.G.) Lugar donde se selecciona, lava, descascara y seca el café, para luego molerlo. El término se aplica en C. Ric., solo al café, contrario al uso más general que señala DRAE, Am.: Ingenio o hacienda donde se benefician productos agrícolas.

Berringuear: intr. Jugar ruidosamente, divertirse. “Por andar berringueando te ensuciaste toda la ropa.”

Beu (pronunciada con especial énfasis en la e: ¡beeeu!): exp. Denota simultáneamente desprecio, burla e incredulidad. Se usó mucho en los años 50 y se consideraba de muy mala educación.

Bienhecho: adj. Galán, hombre bien formado, guapo; especialmente empleada por un varón para referirse a otro, dado que sería mal visto que un hombre diga de otro que es “guapo.”

Binear: tr. , intr. (Reg. DRAE con b) Fisgonear, hacer chismes, entremeterse en la vida de otras personas. Sin embargo esta ortografía está mal recogida, pues se deriva del nombre Etelvina. Véase Vina.

Birra, birrita; f. Cerveza. Origen: del italiano, birra. Algunos sostienen que llegó al Español como anglicismo, de beer.

Birringuear: intr. (Reg. C.G.) Callejear, biltrotear, loquear. Se usa principalmente para referirse a las mujeres que gustan de andar en malos pasos, aunque, en sentido familiar, se le usa para los niños que les gusta “chirotear” o jugar bulliciosamente.

Bisconversa: adv. Todo lo contrario, al revés, alvérres, desfiguración de la frase “a la inversa”. (Metaplasmo).

Blúmers: m. Término refinado y casi eufemístico par referirse a los calzones de mujer. Origen: Anglicismo, de bloomers. La traducción corresponde a “bombachas”, aunque este término quedó históricamente rezagado para referirse a los calzones de piernas largas y hasta la cintura, hechos de algodón y con encajes en las piernas (tipo los que muestran las bailarinas de can can en los cuadros de Tolousse Loutrec).

Bluyín: m. Pantalones vaqueros. Nombre genérico que se da a todo tipo de pantalones de ese diseño, no importa el color o la marca. En el lenguaje descuidado no es extraño oír hablar de un bluyín rojo. Origen: anglicismo, de blue jean.

Boca: f. Bocadillo que se sirve en los bares o cantinas para acompañar los licores. Originalmente eran pequeñas porciones que se incluían en el precio de cada trago o cerveza. Con el tiempo, este tipo de alimento se ha ido sustituyendo por platillos más grandes, que se venden por aparte. Por asimilación, se llama boca a los bocadillos que se sirven en las fiestas o recepciones. En Col., pasabocas, en Esp., tapas, en Méx., botanas; en Ven., pasapalos.

Bochinche: m. 1. Pleito, especialmente cuando involucra a muchas personas. // 2. Plato de comida de la Zona Atlántica similar a la bandera meseteña.

Bochinchero: adj. Buscapleitos. Persona que con cualquier cosa arma un pleito o se enoja con mucha facilidad.

Bola: f. Rumor que se presume infundado, pero que puede ser cierto; a veces, chisme. “Anda la bola de que el lunes no hay clases.”

Bolao: m. Véase volao.

Bolero: m. (Reg. C.G.) Juguete consistente en una bola de madera con un agujero, el que se amarra a un palo que calza en el agujero de la bola. El juego consiste en ensartar la bola en el palo. También se le dice bolero a la persona que gusta de regar bolas (esparcir chismes).

Bolillo: m. (DRAE, E. Sal. y Cub., pero también se usa en C. Ric.) Palo que se usa para tocar el tambor. //2. (DRAE, Ecu., pero también se le usa en C. Ric.) Rodillo, generalmente de madera, que se usa para estirar la masa para repostería.

Bolo: adj. U.t.c.s. (Reg. DRAE, A. Cen. y Méx.) Ebrio, borracho, embriagado por la bebida).

Bolseleche: adj. Persona gorda, sin forma, principalmente si es de piel muy blanca. Contracción de bolsa de leche, o sea, las bolsas en que se expende la leche en los supermercados.

Bolsillo: m. Pequeña bolsa hecha con la punta de una media vieja y rellena con frijoles o maíz, amarrada en el extremo con un pedazo de cuerda. Se usaba para hacer lanzamientos consecutivos en un solo pie. Ganaba quien hiciera más lanzamientos sin dejarlo caer.

Bomba: f. 1. Carro de bomberos. Se le usa muy frecuentemente en plural, las bombas. Es común decir que alguien va como las bombas, para denotar que va apurado o en carrera. “Cuando Luis se comió el arroz rancio, al momentito salió como las bombas pal baño”. // 2.  (Reg DRAE Col., C. Ric., Hond., Méx., R. Dom. Y Ven.) Sinónimo de pompa; especialmente de jabón // 3. (Reg DRAE Col., C. Ric., Hond. Y Ven.) Sinónimo de globo (receptáculo de materia flexible). // 4. Expresión folklórica, consistente en una invocación para detener el baile, empleada como parte de algunos bailes, principalmente en el Punto Guanacasteco. Luego de esta invocación se declara en forma estentórea y espontánea alguna rima improvisada “¡Bomba!, / Los de la liga dijeron. Vamos a ser campeones / y vino el Sapri y les bajó los calzones. / ¡uyuyuy bajura!”. Véase “bombeta”. // 5. (Reg. DRAE) gasolinera. Hace alusión a que las estaciones expendedoras de combustibles lo almacenan en tanques bajo tierra, por lo que deben usar un aparato de bombeo para surtirlo a los clientes.

Bombeta: f. 1. Cartucho explosivo que se dispara, en los turnos o ferias a través de un tubo o cañón de metal que se coloca en el suelo. Al prender su mecha, sale disparado para arriba y explota en el aire, con gran ruido, pero sin causar daño. // 2. Adjetivo de bombetas.

Bombetas: adj. U.t.c.s. Figurón, persona fanfarrona, muy presumida o que le gusta figurear y aparecer en todo acto importante, especialmente a la par de figuras reconocidas de la sociedad o la política, presumiendo de importante, pues su labor es superficial y no comprometida. Hay dos versiones con relación al origen de este término. Uno es que se deriva de bombeta, carga explosiva que se usa para alegrar las fiestas, las cuales hacen mucho ruido pero nada sustancioso. La otra, es que se deriva del bombeta, persona que acostumbra echar bombas (pequeños versos) durante algunos bailes folklóricos, como el punto. Por lo tanto a una persona ocurrente, que le gusta figurar, pero que se advierte que su labor es superficial y no comprometida, se le llama bombeta o bombetas.

Bombillo: m. 1. Persona muy torpe o tonta. //2. Alguien muy obcecado o intransigente, de aquí la expresión “…más cerrado que un bombillo”, para indicar que es totalmente cerrado y por lo tanto incapaz de que le entre nada a la cabeza. // 3. (Reg. DRAE, A. Cen., Ant., Col. y Ven.) Bombilla eléctrica.

Boñigudo: adj. Persona de mucho dinero, acaudalado. El término proviene de la expresión “tener boñiga en el patio”, lo cual, en el campo costarricense, significaba que tenía muchas reses, lo cual era señal de que se era adinerado. Prácticamente está en desuso.

Bostezo: adj. U.t.c.s Persona (pero también, cosa o acción) muy aburrida. “Ese carajo es un bostezo, no lo invitemos.” Origen: Hace alusión a que una persona aburrida lo pone a uno a bostezar.

Botado: adj. (Reg. C.G.) Alguien generoso o muy espléndido.

Botar el rancho: exp. Vomitar. Origen: Rancho significa una comida de mala calidad.

Botarse: prnl. Hacer un regalo o una invitación muy espléndida.

Bote: m. Cárcel. “Lo metieron al bote porque armó un bochinche.” Acepción probablemente de origen nicaragüense. A los presos los llevaban en bote por el Lago de Nicaragua.

Botija: f. En siglos pasados, cuando la gente desconfiaba de los bancos o estos no existían, se acostumbraba guardar el dinero, joyas y otros valores en una botija (vasija o tinaja) de cerámica o de barro cocido, la cual se enterraba o escondía debajo de los pisos o paredes. Cuando la persona moría, no era inusual que ese tesoro quedara perdido. A ese tipo de tesoro, pasó a llamársele igual que al recipiente: Botija; aunque no estuviera en una de ellas. Dicen las leyendas que donde hay una botija siempre hay aparecidos.

Brete: m. (Reg. DRAE para C. Ric., Nic. Y Ven.) Trabajo, ocupación retribuida, chamba. Origen: del malespín, traba, apócope de trabajo. Sin embargo, algunas fuentes le señalan provenir del Caló, en que trabajo” es “breteji” y que de ahí podría venir brete. En todo caso hay una interesante coincidencia entre ambas teorías. “Mae, que buen brete conseguiste”. “Esa tarea me dio un brete horrible.”

Breteador: adj. Trabajador, esforzado, dedicado al cumplimiento de sus deberes.

Bretear: intr. Trabajar, especialmente muy intensamente.

Brillo: m. Especie de esponja de alambre de hierro, que se usa para lavar los trastos, especialmente los de metal, como de aluminio o hierro, y darles brillo. El nombre corresponde a una de las primeras marcas que salió al mercado. En Col.: Alambrina.

Brocha: adj. Persona lisonjera o salamera, que falsamente enaltece a los demás para ganar su favor, que hace o dice cosas solo para quedar bien con alguien, especialmente sus jefes. No es tan peyorativo como otros términos (como sobagüevos, lamefondillos o chupamedias). Se supone que viene del gesto de limpiar la leva de otras personas para quedar bien con ellas, como si se estuviera pasando una brocha.

Bruja: f. Juego de azar consistente en una rueda con muchos dibujos que se hacía girar para escoger un número ganador. Se instala en las ferias y turnos de pueblo. Es bastante ridículo, pues es una rifa, en la que cada persona que compra un número, debe sostener una manila (cuerda) atada a un clavo sobre una especie de pizarra. Las personas que compran los números tienen que permanecer juntas y hacinadas, cada una sosteniendo su cuerda, hasta que se  venda una cantidad suficiente de números. Cuando el número se jugadores es suficiente, se hace girar una ruleta o un artilugio que en el centro de una especie de carrusel.

Brujo: adj. U.t.c.s. Originario del cantón de Escazú, provincia de San José, pues se decía que en ese pueblo había muchas brujas, por lo que a Escazú se le llamaba el pueblo de las brujas.

Brumoso: adj. U.t.c.s. Originario de Cartago, pues a esta se le usaba llamar “la ciudad de las brumas” pues muy a menudo, antes del cambio climático, se cubría de neblina.

Buchaca: f. (Reg. C.G.) Alguna cantidad de dinero o ahorros guardados. Probablemente se deriva del uso que tiene este término en otros países, en el sentido de bolsa. “se compró muebles nuevos con una buchaquita que tenía por ahí.” Origen: De burjaca, especie de bolsa de cuero que usaban los mendigos o peregrinos para llevar las viandas o cosas que les regalan.

Buchón: adj. Persona que quiere abarcarlo todo o quedarse con todo, sin compartir con los demás. Véase alagartado.

Buenanota: adj. Persona de muy buenos sentimientos, buena gente o muy servicial.

Buenazo: adj. 1. exp. Algo excepcional. “La fiesta estuvo muy buena.. ..Buenaaazo”. // 2. adj. Persona bien intencionada pero muy ingenua, de quien otros se aprovechan. O sea, alguien que actúa con buenas intenciones pero con poca inteligencia.

Bullón: m. Ruido o bulla escandalosa o generalizada.

Bulto: m. (Reg. DRAE, C. Ric. Ven.) Bolso empleado por los niños para llevar los útiles escolares.

Búmper: m. Parachoques del automóvil. Anglicismo, de bumper.

Burger king: f. Metaplasmo de burguesía. Gente de plata o de clase social alta. “La burger king ni siquiera se digna a pasar por Aguantafilo.”

Burrada: f. Estupidez, cosa totalmente salida de contexto o carente de veracidad. Yeguada.

Burumbún: m. Ruido escandaloso. “Estábamos en medio rosario cuando se oyó el burumbún por el miche que se armó en la cantina de la esquina”

C.

Caballada: f. 1. Burrada. // 2. Salvajada. Agresión con mala intención y alevosía, principalmente hacia alguien indefenso.

Caballos: m. Pantalones. Se usa también como sinónimo: Rucos, puesto que a los caballos, especialmente si son viejos y mal mantenidos, se les dice así.

Cabanga: f. (Reg. DRAE): Nostalgia, melancolía, tenue tristeza, añoranza. La pérdida de un ser querido produce tristeza o dolor pero no cabanga. Origen: Lengua Brunca o Boruca, Cauwanka. Otra versión propone que proviene de kaobanga, del nigeriano Shanga (según Sergio Ramírez Mercado). Entre los vocablos traídos por los negros al Atlántico costarricense no se registra éste, por lo que es más probable la primera opción. Se siente cabanga cuando se rompe una relación amorosa o cuando se está lejos de un lugar, especialmente de la tierra propia. Cuando se refiere a despecho. En Bra.: Saudade. En Col.: Se dice “tuza”, pero referido, principalmente, al dolor por un rompimiento amoroso.

Cabro (a): m. Novio (a). Forma despectiva, muy usada especialmente por los cuñados (as): “hoy conocí a la cabra de mi hermano.” Sin embargo, también en sentido despectivo, se le usa en general para referirse a alguien con quien se convive o una manera de minimizar una relación amorosa ante los amigos. “Maes, ya jalo porque tengo que ir a marcar donde la cabra”. En Chi., es un muchacho y cabro chico, un niño.

Cachar: tr. (Reg. C.G.) Robar, hurtar, sustraer. C.G., define su origen del caló cachear, aunque se parece bastante a cacher (Fra.) o a to chatch (Ing.)

Cacharpa: f. (Reg. C.G.; DRAE lo reporta solo para E. Sal.) Carro muy viejo y deteriorado.

Cacharpear (se): tr. Deteriorarse por el tiempo o el uso. Volverse una cacharpa. “Cuidate un poco porque estás muy cacharpeado.” “No me usés tanto la bicicleta porque me la estás cacharpeando. Cuando una persona se envejece muy rápidamente, se dice que se tomó un estañón de cacharpiol fuerte. Origen: Según C.G., es una voz quechua, que se le usaba para designar los zapatos muy viejos.

Cachaza, cachazudo: adj. Persona perezosa, lenta o con poco entusiasmo para hacer las cosas. “Déjeme campo para hacerle ese trabajo, porque usted es una cachaza.”

Cachiflín: m. Aunque C.G. Lo registra como cohete sin varilla que en los juegos artificiales corre caracoleando entre los pies de los asistentes, su significado ha cambiado. Precisamente en la segunda mitad del siglo XX, se llamaba cachiflín al cohete con la varilla de caña de bambú, y perseguidor al cohete sin varilla que corre entre los pies.

Cachimbal: m. 1. Sobreabundancia de algo. Un montón de cualquier cosa. 2. // Diputado cartaginés fundador del Partido Unión Agrícola Cartaginés. Se le llamaba así pues usaba este término muy frecuentemente.

Cachirulo: m. Pedazo de papel pequeño, arrollado de manera apretada, que luego se dobla en forma de v, y se lanza con una liga (Col., caucho; Ing., rubber band) que se coloca entre los dedos índice y pulgar de una mano, se estira con la otra y se suelta para lanzarlo.

Cacho: m. Aparato que se usa en los hospitales para que los pacientes masculinos orinen. En Col.: Patico. Cuando a alguien lo regañan duramente dicen que “le dieron con el cacho de miar”.  // 2. (Sex.)

Cachos: m. Zapatos. Quizás por la desinencia de esta palabra similar a la de shoes (shus).

Cachumbo: m. Antes de la aparición de los rulos (piezas cilíndricas, primero metálicas y luego de plástico, que usan las mujeres para arrollar el cabello y hacer rizos), se usaban los cachumbos, que eran pedacitos de papel grueso (generalmente tipo kraft) en que se arrollaban porciones de pelo para luego ponerles un fijador (que olía profundamente a amoníaco) y hacerse colochos o rizos. En otras partes, como en Col., cachumbo es el rizo en si.

Cacorro: adj. Dícese del alcohólico o pordiosero sucio, maloliente y desarrapado. En Col., este término significa homosexual.

Cacreco: adj. (Reg. C.G.), condición que se aplica a los ancianos o viejos que han perdido sus facultades; o bien que son enclenques por la edad o las enfermedades. Generalmente se usa en la expresión “viejo cacreco”. C.G. Dice que se aplica, también, a los muebles viejos y desvencijados, aunque esta acepción se ha perdido, casi totalmente. DRAE lo reporta como un hondureñismo, aunque con acepciones ligeramente distintas: Mueble desvencijado, estropeado; persona enclenque; algo que se logra, realiza o resuelve con mucha dificultad.

Cadejos: m. (Reg. C.G.) Animal fantástico, supuestamente un perro negro muy grande, ojos encendidos como brasas, pelo muy largo, que sale por las noches para atemorizar.

Caebién: adj. U.t.c.s. Persona simpática, con la que es fácil lograr empatía.

Caemal: adj. U.t.c.s. Persona antipática, de mala vibra.

Caer: tr. 1. Ser engañado, como en “caer de maje.” // 2. Llegar intempestivamente o sin ser invitado: “Estaba yo en la pioresnada cuando cayó el suegro”; “Caigámole a Luis para que nos invite a un trago.”

Cafesuzco: adj. Que tira hacia un color café, si ser exactamente calificable como tal.

Cafetera: f. 1. Vehículo muy viejo o destartalado. Se dice especialmente de los buses cuando están en malas condiciones. // 2. Recipiente con pico tipo cuello de cisne (aunque las modernas solamente tienen un trozo tubular cerrado con una tapa silbadora) que sirve para hervir líquidos (generalmente agua).

Cagada: f. Regañada muy fuerte. De allí las expresiones: “me dejó como camión ganadero (todo cagado)”, o “me dejó como el palo de la lora” (idem)

Cagadera: f. Mal de estómago, diarrea.

Cagado (a), cagadito: adj. Alguien o algo igual o muy parecido a otro semejante: “Pedro es cagadito al papá” (DRAE lo reporta solo para Cub.) //2. exp. Tener muchísimo de algo: cagado de plata, cagado de miedo, cagado de frío.

Cagar: tr. Regañar fuertemente y con palabras gruesas a una persona. De aquí la expresión: “lo dejaron como camión ganadero” (todo cagado). Cuando alguien va a ser regañado, se le advierte: “lleve papel higiénico.” (para insinuarle que lo van a cagar).

Cagarla: exp. Echar a perder algo o hacer una cosa estúpida o imprudente. Este término es muy utilizado en toda América Latina. “Mirá, la cagaste con tu suegro. ¿Cómo se te ocurre masiar a tu novia en el puro portón de la casa?”

Caite: m. (Reg. DRAE A. Cen.) Tipo de sandalia. En C. Ric., se le usa despectivamente para denotar los zapatos viejos. Un famoso cuento de Carmen Lyra se llama “Tío Conejo y los caites de su abuela”. Volar caite es hacer una larga caminata.

Caja fuerte: exp. Persona mal combinada en sus ropas (nadie sabe cuál es la combinación).

Cajonero: adj. Estereotipado, sin mayores sorpresas, algo que se presenta según lo que todo mundo espera en una situación determinada. “Las respuestas que dio tu candidato en el debate fueron muy cajoneras” (DRAE, Gua. y Nic.) Acción repetitiva, acepción ligeramente apartada de la costarricense.

Cálamo: m. Cerebro. Especialmente en la expresión hacer cálamo.

Calda: exp. (Reg. C.G.) Reprimenda áspera. En el lenguaje actual se le usa como sinónimo de hijueputa, sobre todo en la expresión “calda yo”: “calda yo si estoy diciendo mentiras”. Probablemente viene de la palabra italiana calda (caliente), como eufemismo para decir la palabra más “caliente” del español.

Caldo de calzón: exp. Obsesión que causa una mujer para un varón; particularmente, si han mantenido relaciones sexuales. “Es que Víctor quedó con caldo de calzón, por eso sigue tan enamorado”

Calentador: m. Artefacto hecho de latón, con una pieza de ladrillo refractario en donde se coloca una resistencia conectada a la electricidad. Se usaban para cocinar, principalmente, en los hogares de bajos ingresos.

Caliente: adj. 1. (Reg. C.G.) irritado, enojado o furioso. “Ese muchacho me tiene caliente con su terquedad”. // (Sex)

Calvasucia: adj. Pelón, hombre casi calvo, pero que le quedan algunos pelos en la cabeza.

Calzones: m. Braga. Prenda femenina que cubre los genitales y, como chiste, se dice que antes también cubría las nalgas, haciendo alusión a los actuales “hilos dentales”. (Ch.: Cuadros; Col.: Cucos)

Calzonudo: adj. U.t.c.s. (Reg. C.G.; Reg. DRAE C. Ric. y Méx.) ) Nombre familiar y genérico con que, antiguamente, las mujeres de antes se referían a los hombres. La expresión se deriva de que los hombres usaban “calzones”, nombre con que los campesinos designaban a los pantalones.

Camanance: m 1. (Reg. DRAE, A. Cen.) Hoyuelo que se forma en las mejillas o en la barbilla de algunas personas al hacer ciertos gestos. //2. Pequeño hundimiento que se hace en la carrocería de un carro, causado por un golpe no muy fuerte, como una piedritas u objeto punzante. Origen: derivada de las palabras nahua: Camac, boca; y nace, fruto.

Camarada: adj. U.t.c.s De filiación comunista. Se deriva del trato se daban los soviéticos y en general, los comunistas internacionales.

Camarón: m. 1. Trabajo adicional a la actividad que usualmente desempeña una persona. // 2. (Reg. DRAE C. Ric., Nic., Pan.) Trabajo ocasional hecho por un trabajador informal, usualmente de poca remuneración. En una época, también se llamaba chorizo a este tipo de trabajos, pero con el tiempo, este último término adquirió una connotación equivalente a algo corrupto.

Camaronear: intr. 1. (Reg. DRAE, C. Ric., Nic. y Pan). Remediarse con trabajos ocasionales, a falta de trabajo regular. // 2. (Reg. DRAE, Chi., C. Ric., Ecu., Hon., Méx., Nic. y Pan.) Salir a la pesca de camarones.

Camión: m. Hace varias décadas se llamaba camiones a los autobuses, como en Méx.. El término se consideraba más moderno que el ancestral, cazadora. Luego, poco a poco, se sustituyó, primero por autobús, luego, simplemente bus, como anglicismo.

Camote: 1. adj. Loco. Origen: En los 60, en el Hospital Siquiátrico Chacón Paut, en San Ramón de Tres Ríos, como parte de la terapia ocupacional se abrió un programa de huertas. En un tiempo se dedicó solamente a la siembra de camote. Fue tanta la producción, que a los enfermos mentales se les daba a comer camote, mañana, tarde y noche. De allí surgió la especie de que el camote era bueno para la mente, y por lo tanto se empezó a usar la expresión: “lo vamos a mandar a comer camote” (lo vamos a mandar al siquiátrico), lo cual devino simplemente en la expresión camote, para referirse a un loco (Esta historia me la contó don Víctor Morúa, compañero de trabajo en el IMAS, y quien fue el técnico que tuvo a cargo las citadas huertas). // 2. m. Engreimiento de una persona con otra, con alguna cosa o afición. Este término se le usa, en esta acepción, a nivel latinoamericano.

Cancha: f. (Reg. DRAE Am.) Mucha confianza o experiencia, especialmente tener cancha. Origen: El término se deriva del campo de fútbol o cancha (palabra quechua que significa campo cercado). Se empezó a usar para referirse a los jugadores de mucha experiencia, para indicar que tenían muchas horas de juego sobre las canchas. Luego se generalizó a cualquier tipo de experiencia..

Candelas: f. Mocos. Hace alusión a la esperma que chorrea de las candelas o velas cuando están prendidas, similar a los chorretes que producen los mocos en los niños (o en los borrachos) que salen sin control de su nariz.

Canfín: m. (Reg. DRAE) Queroseno. En los años 50, era común tener en las casas cocinas que quemaban canfín. El nombre se deriva de que, en los recipientes que llegaban a C. Ric., en que se distribuía este combustible, que en los primeros tiempos en que se importaba al país, tenían la marca “Candle Fine”, lo cual empezó a ser pronunciado como canfín.

Canilla (s): f. Piernas, particularmente flacas.

Caña: m. Moneda de un colón, o su equivalente en menudo. Desde que el colón pasó a ser apenas una moneda de referencia (por su escasísimo valor), se le usa poco. Origen: En ciertas zonas del país, los niños jugaban con seudo monedas de un colón que fabricaban cortando rodajas de caña de azúcar. Las más gruesas correspondían a las famosas “chapas de dos” y otras no tan gruesas, a las “monedas de a peso”, o de un colón.

Cañas: f. Piernas, por su similitud con las cañas de bambú (Col.: Guadua). “¡Qué cañas tiene esa mujer!”

Cañero: adj. U.t.c.s Oriundo de la ciudad de Cañas, de la provincia de Guanacaste. Gentilicio para personas originarias de esa ciudad. En algunas zonas de Col., significa “mentiroso”, en el mismo sentido que los costarricenses usamos “chanero.”

Caquemono: m. Persona que huele muy mal persona y en particular, para una persona que huele a marihuana. “Tuvimos que jalar, porque cuando estábamos comiendo cayó un caquemono que no era jugando.”

Car´e: exp. Abreviación de cara de, que, usado como prefijo con diferentes sustantivos, genera nuevas palabras que se usan como sobrenombres, generalmente despectivos. Por ejemplo: carebarro: Descarado, cara dura. Persona que hace algo imprudente o toma una ventaja desproporcionada sin inmutarse ni ocultarlo. Contracción de cara de barro. Careculo: Despectivo para una persona de malos sentimientos o grosera. Caregorro: Persona de cachetes grandes y redondos. Hace alusión al glande, el cual, en sentido vulgar se conoce como gorro.. Persona de cabeza grande y redonda. Careloco: Con cara de sueño o despiste o descontrolado. Caremalo: Pinta, persona de mal aspecto; sin embargo, a veces tiene un sentido cariñoso, para expresar que una persona, especialmente un niño es muy pícaro. Caremapa: Cara con mucho acné. Caremico: Persona de labios prominentes y oscuros. Mico es el nombre vulgar para la vulva o vagina. Caremiembro: Carepicha. Picha es nombre vulgar para el pene. Caremono: Cara fea similar a la de un simio, pero a veces se le usa como insulto liviano para referirse a una persona poco colaboradora. Caremula: Persona de cara grande y con boca prominente casi, como un hocico. Se usa principalmente para referirse a una mujer de cara fea. Carenalga: Hombre de cutis muy terso o lampiño. Por asimilación, para referirse a un afeminado. Careniño: Hombre con cara angelical o afeminada, o simplemente que aparenta mucho menos edad que la que tiene. Carepalo: Persona avara, codo. Pero también se le usa para referirse a una persona que no le da vergüenza nada, que no se inmuta por nada. Carepapa: Persona de cara redonda y con papada prominente. Carepayaso: Sobrenombre que se usa para ridiculizar a una mujer con exceso de maquillaje. Carepepa: Hombre o mujer con cara fea y manchada. Pepa es la semilla del chayote, que cuando está sazón, sobresale en la parte inferior. Se asemeja a una vagina, por lo que también se llama pepa a la vagina. Careperro: Persona mal encarada o que siempre está enojada. Aunque también se le usa para referirse a una situación difícil o complicada: “esta quincena tiene careperro.” Carepiapia: adj. U.t.c.s. Persona habladora, o, a veces, un insulto para una mujer equivalente a decirle prostituta. Piapia es un pájaro que abunda en los campos y que hace mucho ruido cuando nota la presencia de personas. Carepicha: Persona grosera, de malos sentimientos o malintencionada. Proviene de la contracción de cara de picha, éste último, nombre vulgar que se da al pene. Carepiedra: Persona despreocupada o que no le da vergüenza nada; carepalo. Carepinga: Persona poco colaboradora o que evade sus responsabilidades. Pinga es otro nombre vulgar para el pene. Carepiña: Con la cara llena de barros o espinillas (acné). Carequeque: Persona de cachetes y con pómulos salientes. Carerraja: Igual a caremico, pues a la vagina también se le dice raja. Caretijo: Persona de cara muy morena. Tijo es un pájaro negro similar a la piapia, que también tiene un grito muy agudo (onomatopéyico) Pero a veces, se le dice así a una persona de malas costumbres, especialmente cuando se sospecha que le gusta quedarse con lo ajeno. Carezapato: Alguien despreciable.

Carajada: f. Excusa inaceptable, insulto. “Ese cabrón me empezó a salir con carajadas y entonces me lo senté de un solo guampirolazo.”

Carajete: m. Derivación de carajo, que aún conserva un fuerte sentido peyorativo. “Ese carajete me tiene la cachimba llena de ayote”

Carajillo: m. Niño pequeño o adolescente. A veces es peyorativo, pero muchas veces los propios padres se refieren a sus hijos como “mis carajillos”. Proviene del diminutivo de carajo. Sin embargo, carajilla era muy usado entre los jóvenes para referirse a las mujeres de inferior o su misma edad.

Carajo: 1. exp. En siglos pasados fue excesivamente malsonante, especialmente para denotar una situación de enojo extremo. Su inaceptabilidad social se debía a que, en su origen castizo, era el término más vulgar del miembro viril. // 2. m. Hombre, en forma despectiva, especialmente si no se le tiene mucho aprecio, se desconoce o no se quiere mencionar su nombre y así desvalorizarlo. Con el tiempo, el término se suavizó y pocos, hoy día, lo consideran una mala palabra. De hecho, a los niños, se les llama “carajillos.”

Caramanchel: m. 1. Local sucio y abandonado. // 2. Tugurio, vivienda informal hecha de cartones, latas, etc.

Carastas: exp. A principios del Siglo XX la palabra carajo era muy fuerte y se le consideraba muy grosera, pues era la palabra vulgar de designar el pene. En su lugar se utilizaba otra, menos fuerte, pero siempre grosera: Caramba. Para evitarlas, los campesinos usaban preferentemente “carastas” o, menos usual, “canastos.”

Carate: m. 1. Enfermedad de la piel que se manifiesta con manchas de diversos colores. 2. // Polvillo que sueltan las alas de las mariposas, pues se creía que este producía carate, especialmente las de color pardo.

Carbón: m. Palabras que se dicen para tratar de incitar a alguien a actuar en contra de otra persona. Véase meter carbón.

Carbonear: intr.. Meter carbón. Azuzar.

Carcacha: f. Carro muy viejo o destartalado (Reg. DRAE solo para Chi., E. Sal., Hon., Méx. y Ven., pero se le usa en el mismo sentido en C. Ric.).

Carga: adj. Persona sobradamente bueno en algo. “Mae usted si es carga”, que quiere decir “Usted es muy bueno en lo que hace.”

Carguita: adj. Igual que carga, pero dicho con más cariño y aprecio, o para referirse a una persona que le gusta hacer favores o es muy colaboradora: “Puta, ese mae sí es carguita!

Cariblanco: adj. U.t.c.s. Persona de pelo rubio (macho). En realidad se insinúa que es parecido a un mono cariblanco.

Carlanca: f. (Reg. C.G.) Grillos, grillete o calcete que se pone a los presidiarios. Pero en general se le usa para indicar las trabas u obstáculos que se ponen a algún procedimiento, especialmente por parte de la burocracia.

Carnemolida: m. Persona muy torpe que constantemente comete errores. Hace alusión a la expresión de que la carne molida solo sirve para hacer tortas. Torta es un error cometido por torpeza o mala intención.

Carnita: f. Algo muy bueno o agradable. “Ese mae es pura carnita”

Carraco: m. 1. (Reg. DRAE) Pato o ánade más pequeño que el común, con la cabeza y cuello tornasolados y las alas de color oscuro. Sin embargo, frecuentemente se le dice carraco a cualquier pato. // 2. (Sex.)

Carretillo: m. Tipo de carretilla, metálico, de una sola rueda y con manubrios largos. Se le usa en construcción y en agricultura. Según C.G., la invención de este artefacto se le atribuye a Pascal.

Carretón: m. Tipo de carruaje alto, de dos ruedas muy grandes y angostas, de cajón poco profundo y barandas cortas, utilizado para carga en zonas urbanas, tirado por un solo caballo. Por el efecto destructivo que tenían sobre las calles y la suciedad que producían en la ciudad, fueron prohibidos en los años 60.

Carretonero: m. 1. Conductor de un carretón. // 2. Persona inculta o grosera. Origen: muchas veces los carretoneros eran personas incultas, mal hablados y vulgares.

Carrucha: f. 1. Carretes pequeños que se usan para enrollar el hilo, o más grandes para arrollar alambres. // 2. Hueso prominente que une la columna vertebral con el cuello y las clavículas. // 3. (Sex.)

Cartago: adj. A los habitantes de Cartago se les llama cartagineses, aunque a veces simplemente se les llama cartagos. A nivel nacional, y desde tiempos de la colonia, a los cartagineses se les atribuía fama de ingenuos, por lo que el término cartago pasó a tener ese significado. “No seas cartago, ni creás que te voy a dar fiado”. Según C.G. la característica es que eran melosos y amables. Sin embargo, debe haberse dado un cambio de sentido en la expresión.

Cartucho: adj. U.t.c.s Declinación de Cartago y por lo tanto, se le dice así a los originarios de la provincia, y sobre todo, de la ciudad de Cartago.

Cáscara: f. Desfachatez, descaro, excesiva confianza, desvergüenza, equivalente a cara dura. Principalmente se le oye en la expresión “qué cáscara”, la cual significa “qué desfachatez como en “qué cáscara la tuya, llegar a esta hora!

Cascarudo: adj. Que tiene mucha cáscara o descaro.

Catizumba: f. 1. Montón de personas o de cosas, excesiva cantidad de algo. Es muy corriente utilizarlo para referirse a un grupo grande de personas. 2. Hijos de una familia muy numerosa. “Tras que son pobres, se hicieron de una catizumba.” (DRAE solo registra catizumbazo y catizumbada para Sal. y Nic.)

Cato libre: exp. Permiso para inmiscuirse en peleas callejeras sin que llevaran a una sanción. Origen: Fue una vieja costumbre de la primera mitad del S. XX, en que, para las fiestas de fin de año era común que las municipalidades declararan en los pueblos el “cato libre”, lo cual quería decir que no eran sancionadas las peleas callejeras. La policía intervenía solo si el pleito alcanzaba niveles elevados de agresividad y solamente separaba las partes y las mandaba para su casa.

Cato limpio: exp. Pelea de grandes proporciones en que participan muchos individuos a la vez. Coger a cato limpio a alguien es darle una pescoceada, o golpearlo repetidamente con los puños.

Cato: m. (Reg. DRAE C. Ric., E. Sal., y Hon., pero también se le usa en Nic. ) Puñetazo. Sin embargo, se utiliza como genérico para una pelea a puños.

Catrín: adj. U.t.c.s. (Reg. DRAE: Am. Cen. y Méx.) Catrineado, engalanado, acicalado, especialmente una persona que anda muy bien vestida.

Catrinear (se): tr. Vestir (se) muy bien y elegantemente.

Caturro: adj. Persona pequeña. Origen: Se deriva de una variedad de café cuyo arbusto es de poca altura.

Cazadora: f. Nombre un tipo de autobuses de carrocería de madera, pintado de colores vivos (estilo las chivas colombianas), que fueron los primeros que circularon en la C. Ric.. Origen: Los primeros autobuses o camiones, tenían la costumbre de esperar por largos períodos en las paradas, para tratar de cazar el mayor número posible de pasajeros. // 2. (Reg. DRAE) Ave muy vivaz, de plumaje de color amarillo limón, que vive de insectos, emigra en su época y gorjea de un modo agradable.

Cebi: adj. U.t.c.s Expresión que se usa para “chotear” a una persona que se atraviesa e impide la visibilidad de alguien. Hace alusión a que la persona que se interpone a la visibilidad de otras es porque se “cree de vidrio”. Origen: En los años 60, el principal distribuidor de vidrios, en San José, era una empresa que se llamaba CEBI (Compañía de Espejos Biselados).

Cejas: m. Modo despectivo de referirse a un tercero, en el sentido de que es tonto. En algunas ocasiones se le agrega alguna otra palabra para construir expresiones más despectivas: “Cejas de atol”, “Cejas de apio”, etc.

Centro social: exp. Nombre rimbombante que se daba a los salones de baile. Al principio, eran centros de una categoría social media alta. Luego se transformaron en bailongos de baja categoría, a los que el pueblo, folklóricamente llamaba “ollas de carne”.

Ceñido: adj. 1. Concentrado, empeñado en lograr una meta. Estar ceñido es estar haciendo algo fijamente, sin darse cuenta de lo que sucede en derredor. // 2. Testarudo, jupón o cabezón.

Cerco: m. Pedazo de terreno, generalmente no muy bien cuidado, que se ubicaba en la parte de atrás de las casas de campo.

Cerote: m. 1. Persona muy creída o engreída, que ve debajo del hombro a todos los demás. // 2.  (Reg. DRAE C. Ric., Sal., Gua. y Nic.) Excremento sólido.

Chacalín: m. 1. Chiquito, niño de menos de 12 años de edad. Origen: Según C.G., podría ser una disimilación de chiquilín o bien, una palabra azteca usada para designar al camaroncillo seco. DRAE reconoce el término pero como equivalente a camarón. Alberto Cañas, escritor costarricense se lamenta de que esta palabra no haya sido incluida en el DRAE, como costarriqueñismo. // 2. Término socarrón para referirse al trasero, más comúnmente en la expresión “se peló el chacalín”. En Chi., correspondería a “cabro chico”; en Col. A “sardino” o “chino”; en E. Sal.; cipote, aunque en este país se limita este nombre al niño varón, generalmente de menos de 3 años. // 3. A veces se le usa como sinónimo de pene.

Chamba: f. (Reg. DRAE A. Cen., Ecu. y Méx.) Empleo, trabajo, brete, aunque generalmente se refiere a un trabajo relativamente informal.

Chambear: intr. Trabajar, aunque en sentido estricto, en algo relativamente informal.

Chambonada: f. Aunque chambón es una palabra castiza, DRAE registra chambonada como un regionalismo de Col. C. Ric., y Cub.,en el sentido de obra sin arte ni esmero, sinónimo de chapuza o chapucero (también palabras castizas).

Chambonero: adj. Chambón. Persona poco hábil para hacer las cosas. Obrero poco fino en su trabajo.

Chana: f. Mentira; embuste. “Cuidate de esa mujer porque te está metiendo una chana…”

Chance: m. Boleto de la lotería de la Junta de Protección Social que se juega entre semana, a diferencia de la de los domingos, que se llama propiamente lotería. El juego semanal se conoce como los chances.

Chancha: f. Doble tracción de un vehículo rural o un camión de carga. “Métale la chancha a ese chunche para que pueda salir de ese barreal”

Chanchada: f. 1. (DRAE Ame.) Acto de mala fe o acción realizada con el deseo intencional de hacer un daño a alguien. // 2. Chanchada también es una fiesta que se organiza en algunas comunidades rurales, en que se sacrifica un cerdo y se preparan todo tipo de comidas con dicha carne y sus partes. // el lomo se rellena, las chuletas se fríen. Con la piel, la tocineta y el rabo, se preparan chicharrones; con la carne, arroz con cerdo; con los jamones, gallos de chancho; con las patas, garbanzos con pata; con la cabeza, pozol; con las vísceras, frito.

Chancla: f. Chancleta. En general, forma despectiva de referirse a unos zapatos viejos.

Chanear, chaniar o chainear: tr. Pulir, especialmente los zapatos. En el caso de una persona, asearse, acicalarse, engalanarse, emperifollarse. Origen: anglicismo, de to shine.

Chanero: adj. Chanoso, mentiroso, fantasioso.

Changüí: m. Juego en el que, formada una rueda de jugadores, se pasan una bola de mano en mano, mientras uno de ellos queda en el centro, con la función de arrebatar la bola al jugador que la tenga. Si lo logra, el jugador perdedor le toca pasar a al centro.

Chaniao, chaniado: adj. Persona muy pulida, aseada, engalanada o muy bien vestida. Origen: Anglicismo: de To shine, abrillantar.

Chanoso: adj. Mentiroso. “No seas tan chanoso, ¡no te aguanto carga!” De chana: mentira.

Chante: m. 1. Algo aburrido y desabrido. “N´hombre, yo mejor no voy al cine hoy, esa película es un chante.” Véase achantar, achantado. // 2. Lugar confortable y cómodo: “Este sillón es un chante”. También se le usa para referirse a la casa, o a un lugar agradable donde se suele pasar el tiempo

Chapa: adj. Persona muy torpe o descuidada para hacer las cosas: “no seas tan chapa, ve como dejaste todo de desordenado”. DRAE reporta su uso en Panamá por dentadura postiza, o persona que vale muy poco. En este último sentido se le usa de manera similar en C. Ric., al decir de alguien “es la pura chapa”, para decir que no es capaz de hacer un favor). En C. Ric., se usa chapa de dientes. Origen: La chapa es la corcholata que se usa para tapar las botellas de refresco. En el campo se usaba hacer felpudos con las chapas invertidas, para limpiar el barro de los zapatos. Pero se consideraba un instrumento muy tosco y grosero. La expresión se generalizó a las personas, pero en el sentido mencionado.

Chapear: tr. (Reg. DRAE A. Cen., Cub., Guin. y R. Dom.) Limpiar la tierra de malezas y hierbas con el machete.

Chaperro: adj. U.t.c.s. Pelirrojo muy intenso. Origen: Hace referencia al pene del perro, que es de un color rojo intenso. Al órgano sexual masculino se le conoce, en lenguaje vulgar, como picha, por lo tanto proviene de “picha de perro” o simplemente “pich´eperro.”

Chapulín: m. 1. Delincuente juvenil. Origen: En los años 80, surgieron pandillas de delincuentes juveniles, que se dedicaban a robar en el centro de San José, actuando, como los chapulines, en bandadas. Ante la impunidad legal de que gozaban, por ser menores de edad, los comerciantes del centro de la capital se organizaron para repelerlos, a palo, con lo cual el problema se controló. Por generalización, se llama chapulín a un joven de malas costumbres // 2. Tipo de tractor de llantas, que se utiliza para arrastrar cargas. Su nombre proviene del parecido con el insecto. Origen: DRAE define chapulín como nombre nahua, que significa bicho que brinca como pelota de hule, para el insecto ortóptero que ataca en bandadas.

Charral; m. terreno poblado de matorrales y maleza. DRAE lo reporta solo para Hon. y Nic., pero también se usa en C. Ric.

Charralear: tr. Hacer muy común u ordinario, por demasiado uso o porque todo mundo tiene acceso. “Ya se charraleó la fiesta con la llegada de esos maes”. Proviene de charral.

Chatorra: m. Chiberre. Origen: del malespín.

Chavalo: m. 1. Expresión familiar para referirse a un hombre (o mujer, chavala). // 2. Forma de llamar a una persona casi en actitud de reclamo. “Diay chavalo, ¡sóquele!”. // 3. Forma despectiva o muy familiar para referirse al novio o novia. “Mi abuelo anda con una chavala que no me gusta.” Origen: Se deriva del gitano (caló) chavale, que significa hijo o muchacho

Chayotera: f. Firma de una persona, especialmente si es muy alambicada o con muchos recovecos, como con zarcillos, aunque el término se ha generalizada para cualquier firma personal. “Vení y te pongo la chayotera en ese cheque”, por decir que se le va a poner la firma. Origen: El nombre proviene de la forma enroscada que tienen los quelites o zarcillos de la chayotera, planta trepadora cucurbitácea que produce el chayote.

Chéchere: m. (Reg. DRAE), trasto o cosas de diversa naturaleza, aunque relacionadas con las viviendas o automóviles. En algún sentido es sinónimo de chunche.

Chele: adj. (Reg. DRAE C. Ric., E. Sal., Hon. Y Nic.) Persona de piel excesivamente blanca. Proviene de la inversión de las sílabas de la palabra “leche”. A veces se usa también la palabra “chelele”. En varios países de Centroamérica, sin embargo, tiene el mismo significado que rubio o macho.

Chema: f. Camisa. Origen: Galicismo, de chemisse.

Chepita, chepo, chepa: f. Persona muy vina o entrometida.

Chereveco: m. Chéchere.

Chicha: f. Enojo o malhumor (además de la bebida hecha de maíz fermentado), mal genio, luna. Estar de chicha es estar de mal genio. “No le hable hoy a su papá porque amaneció de chicha.”

Chicharrón: m. Además de su connotación culinaria, en C. Ric., también significa enredo, una situación incómoda o a algún acontecimiento muy comprometido.

Chichero: m. Alcohólico consumado, que coge “tandas” de varias semanas o vive perennemente borracho y anda pidiendo dinero para tomar licor, usualmente desarropado, sucio, mal oliente y en malas condiciones físicas, y duerme en cualquier lugar. La expresión proviene del tiempo en que existían las chicheras, que eran lugares en que se vendía chicha de maíz, alrededor de los cuales se ubicaban los alcohólicos, a la espera de conseguir algún dinero para consumir chicha.

Chichí: m o f. 1. Bebé, generalmente el recién nacido. Origen: DRAE lo registra (del nahua chichin, teta), solo para Hon., y Pan., pero fue muy usado en C. Ric., principalmente en décadas pasadas. 2. // Mujer joven y muy bonita, en la jerga pachuca. 3. // Persona ingenua a quien se le ha ganado una partida, especialmente en la expresión, “¡Tóoome, chichí! Esta expresión puede considerarse grosera y de mal gusto. En Col., y en muchos otros países hacer chichí, es orinar, lo cual también ha sido incorporado al lenguaje familiar en C. Ric., En Méx., chichi (palabra grave) es teta.

Chichón: m. 1. Enojo, muy grande, colerón. // 2. Chichota o chichote, palabra castiza que significa protuberancia en la cabeza a resultas de un golpe.

Chichoso: adj. Persona de mal genio, que explota con cualquier cosa. Origen: Por su parecido con la chicha, que si se mueve un poco, hace espuma y se rebalsa. En las fiestas de Alajuelita, de enero, al sur de San José, se acostumbraba vender chicha de maíz. Mucha gente las compraba en botellas que tapaban con un tapón de corcho o de hojas de plátano. No era inusual que en el viaje de regreso de la romería, con el movimiento, el gas carbónico de la chicha hacía que el tapón se disparara. Por lo tanto, también, cuando una persona explota en ira se dice que “tiró el tapón.”

Chilate: m. 1. Porción de terreno muy embarrialada. Por asimilación, se llama así al barro casi líquido o a algún alimento que queda muy aguado. // 2. (Reg. DRAE, A. Cen.) Bebida común hecha con chile, maíz tostado y cacao.

Chile: m. Chiste. “Vení pa`cá, que estamos contando chiles de Pepito.”

Chilillada: f. Castigo infringido con un chilillo.

Chilillo: m. (DRAE, Hond. y Nic., pero también de amplio uso en C. Ric.) Látigo formado por una vara delgada o por una tira de cuero trenzada atada a un palo redondo y fino. En el campo se usaban los tallos de las ramas de café como chilillo para castigar a los niños.

Chilindrín: m. 1. Sonajero, juguete que produce ruido para entretener a los niños pequeños. //2. (Sex.)

Chillarse: prnl.  Avergonzar (se), hacer que se le suba el color a la cara. Se deriva de una de las acepciones que da DRAE dicho de un color: Destacarse con demasiada viveza o estar mal combinado con otros.

Chillón: adj. U.t.c.s. 1. Persona propensa a chillarse, tímida. // 2. Algo extremadamente colorido, principalmente una prenda de vestir: “esa camisa es muy chillona.” // 3. Llorón. En C. Ric., esta acepción se usa con menor frecuencia que en otros países.

China: f. 1. (Reg. DRAE) niñera, mujer que cuida niños pequeños. // 2. Persona de ojos rasgados, aunque sea solo ligeramente y no necesariamente de origen asiático.

Chinamo: m. Puesto improvisado para la venta de juguetes o ciertas mercaderías, sobre todo en ferias, turnos o en las calles, sobre todo para épocas especiales, como las navidades. Origen: del nahua, tzinamit, lugar cercado de cañas.

Chinche: m. Tachuela pequeña, con la cabeza forrada (o no) en un plástico de color, usado para pegar papeles u otros elementos en superficies de corcho o de madera. En buena medida han desaparecido por la competencia de los papelitos adhesivos. Origen: por su parecido a un chinche, insecto chupasangre, y éste del nahua, chichinque, chupador.

Chinchorro: m. 1. Grupo de casas o cuartería, generalmente en malas condiciones, unidas de pared de por medio. Hace alusión al chinchorro, que es una red de pesca que tiene muchos anzuelos, o el tejido de una hamaca. // 2. Bar o cantina de mala muerte.

Chineado: adj. Consentido, mimado, regalón (en el sentido en que se usa en Ch.)

Chinear: tr. 1. (Reg. DRAE C. Ric.) Cuidar o entretener a los niños. // 2. (Reg. DRAE C. Ric, Hon. y Gua.) Mimar, cuidar con cariño y esmero. // 3.  (Reg. DRAE A. Cen.) Cargar en brazos un niño o arrullarlo.

Chinga: f. 1. (Reg. DRAE) Cabezote de un camión articulado o furgón. // 2. (Reg. DRAE) cuchillo o serrucho al que se le ha quebrado la punta o no la tiene. 3. // colilla del cigarro o cigarrillo; // 4. Serrucho sin punta o cuchillo al que se ha quebrado la punta.

Chingaste: m. Nombre que se da en Guanacaste a la esponja de baño, generalmente elaborada, por un lado, con tela y, por el otro, con una porción de paste, que es el fruto de una planta cucurbitácea, de fruto alargado y fibroso, que se deja secar al sol, y resulta en un tejido poroso que se usa como esponja para lavar trastos o para bañarse. Una canción guanacasteca de Los de la Bajura dice: “quiero ser el chingaste para restregarte el cariño.”

Chingo: 1. adj. (Reg. DRAE) desnudo o en paños menores o en pelota. La palabra correspondiente en Per.: Calato; en Col.: Biringo. // 2. m. Pieza de ropa femenina que va debajo de la falda o el vestido, y encima de la ropa interior, llamada también combinación. En algunos casos se le usa como sinónimo de fustán.

Chingo´e: exp. Literalmente sería “escaso de”, pero se entiende en sentido sarcástico para decir todo lo contrario, en expresiones como “chingo e´carro”, es decir que alguien anda en un carro muy caro o muy bonito. En sentido literal sería un carro muy viejo o feo. Se combina con muchos sustantivos en igual sentido.

Chingoleta: adj. U.t.c.s Mujer que usa enaguas muy cortas o provocativas.

Chingoleto: adj. Usado para referirse a prendas de vestir más cortas de lo que debieran ser. Así, un pantalón, camisa, blusa o enagua que queda muy corta se dice que es chingoleta: “esa blusa es muy chingoleta”. “Los pantalones están chingoletos”

Chinita: f. Indirecta, insinuación malintencionada, para decirle algo a alguien, como quien dice, “decirle a Juan para que lo entienda Pedro”. “Tirar chinitas” es hacer insinuaciones o hablar en forma indirecta.

Chiquear: tr. Presumir. (Equivale a chicanear, tal como lo usan en Col.). Hacer alarde de condiciones físicas, habilidades o posesiones Menos peyorativo que fachentear.

Chiqueón: adj. U.t.c.s. Alguien presuntuoso u orgulloso de algo, con justificación. (En Col., chicanero). (No tiene connotación peyorativa y más bien tiene cierto aire de admiración o elogio).

Chiquero: m. 1. Lugar muy sucio o desordenado, como el chiquero en que habitan los cerdos. // 2. En doble sentido, se dice de un tipo (mae) que sale con muchas chicas. // 3. Lugar en donde se reúnen muchas mujeres jóvenes (güilas).

Chiquito: m. Niño pequeño, generalmente entre cero y siete años, aunque también se le usa para los bebés: “no puedo ir porque tengo que llevar la chiquita donde el doctor.”

Chiripa: f. Golpe de suerte, guaba. Proviene del argot del billar.

Chirola: f. Cárcel. Origen: variación de Chirona, palabra española, probablemente referida a la ciudad catalana de Gerona o Girona, a la que, por ser amurallada, se le veía como una cárcel. “Lo pescaron manejando borracho y lo metieron a la chirola”.

Chirote: adj. (Reg. DRAE) Persona muy buena gente o muy simpático. // 2. Alguien quien gusta de jugar y divertirse. // 3. Bromista. //4. Algo muy bueno. “Conocí a tu papá. ¡qué viejo más chirote!”

Chirotear: intr. Jugar haciendo mucho ruido o desorden, especialmente los niños.

Chirrisco o chirrisquitico: adj. Algo muy pequeño o pequeñísimo. A un personaje de los 90, de alguna relevancia política, tenía como apodo “chirrisco”, como sarcasmo porque medía casi dos metros.

Chirrite: m. Guaro de contrabando, contrabando. En C. Ric., la producción de alcohol es monopolio estatal. Muchos campesinos producen guaro en alambiques improvisados en lugares escondidos, conocidos como sacas. La literatura costarricense y el folklore está plagado de referencias a la cantidad de personas que fueron a la cárcel al encontrárseles una saca o que vendían contrabando. Una canción de Lencho Salazar dice: “Me llevan preso, pa la ciudá, porque encontraron, mi saca´e guaro”.En Col. a este tipo de licor se le conoce como chirriche, lo cual sugiere un origen cercano del término.

Chispa: adj. Vivo, inteligente, despabilado. Como las chispas, alguien que es capaz de reaccionar con rapidez. “Ese chiquito es muy chispa.”

Chispita: m. Persona que frecuentemente anda ligeramente tomado, sin llegar a estar borracho. Es una condición más permanente que encumbrado. “Carlos anda en una pura chispita”. Origen: Asimilación de la apariencia de las bebidas espumosas. Otras versiones dicen que se debe a que con facilidad “prenden fuego”, o sea, se emborrachan.

Chiva: 1. adj. Actualmente significa algo muy bonito o muy bueno. “Ese reloj que te compraste está muy chiva”. También se usan las expresiones “chivísimo” o “chivísima”, para expresar la misma idea. // 2. adv. En décadas anteriores se le usaba para indicar enojo o disgusto. “No quiero ni ver a mi novia: Está chiva porque no la fui a visitar anoche”. // 3.  f. Microbús o camioneta (“van”) para transportar pasajeros. Este era un servicio de transporte muy popular hacia Alajuela, Heredia y Cartago en los años 70. Un servicio similar se instauró hacia Liberia, al que se llamó “pullmitan” (El pullmitan de Liberia), en microbuses. El nombre era casi sarcástico, puesto que el servicio principal se realizaba en autobuses marca Pullman, por lo que a esa versión en microbuses se le llamó pulmitan. Todavía existe la compañía con ese nombre, pero ahora opera autobuses grandes y lujosos. El equivalente en Per., es “combi”.

Chivearse: prnl. Enojarse mucho. “Mi tata se chiveó conmigo porque hoy no fui al brete”. También tiene el sentido de terminar una relación amorosa: “Carlos y Juana ya no son novios, están chiviados. En Col., es sinónimo de falsificar, aunque una chiva es un chisme o un volao que se pasa a alguien. Es muy usado en el argot periodístico.

Chivísima: adj. 1. Exageradamente chiva, excelente, muy bueno, muy bonito. “Este guacho que me regalaste está chivísima.” // 2. Estar excesivamente enojado. “Cuando el suegro nos vio agarrados de la mano se puso chivísima.”

Chivo: m. 1. Hombre que brinda protección a una prostituta a cambio de que esta lo mantenga, chulo // 2. Novio, despectivo. “Tengo que llegar a la casa porque hoy llega el chivo de mi hermana y no se pueden dejar solos.”

Chocho: adj. Descompuesto, dañado, principalmente se dice de un aparato o un vehículo. En C. Ric., no tiene el sentido vulgar que le define DRAE (vulva o vagina). “No pudimos venir en carro porque está chocho.”,”habla más enredado que un radio chocho”. Véase también escocherado. En Chi. “chocho” significa embelezado, estar super feliz con algo.

Chollado, chollao: adj. Persona con poca vergüenza, vagabundo o que actúa con desfachatez. Alguien que trata de disimular algo descaradamente. “No sea chollaoo, haga algo a ver si ayuda”.  Se le usa de manera muy familiar y casi con sentido burlón.

Cholladura: f. Lesión en la piel causada por el roce con alguna superficie áspera. Cuando la lesión es muy grande se le dice “chollón.”

Chollarse: prnl. Rasparse la piel contra cemento, piedras, arena o alguna superficie, áspera hasta quedar en carne viva. DRAE lo reporta solo como regionalismo para E. Sal. y Nic., pero se le usa en el mismo sentido en C. Ric., aunque ya prácticamente está en de desuso. A veces se le usa en el sentido de poner esfuerzo para hacer algo. Mauricio Montero, exjugador de fútbol muy folklórico, solía decir que “a veces hay que chollarse las nalgas…” para referirse al hecho de que hay que hacer un esfuerzo adicional.

Chompipa: f. Camión para transportar concreto (cemento con arena y agua) fresco, que tiene una tolva que se mantiene dando vueltas para evitar que el concreto se endurezca.

Chompipe: m. (Reg. DRAE C. Ric., El Sal., Hon. y Méx.) Pavo, ave galliforme. En Mex., juajolote. En EUA, turkey.

Choncar: tr. Cortar una porción de una pieza de madera, un lápiz o una extremidad. Dejar algo chonco.

Chonco: 1. adj. Despuntado, referido a cosas o partes del cuerpo. “Ese mae no puede jugar boliche porque tiene el dedo chonco”.// 2. m. Porción de un árbol que queda en el suelo una vez que ha sido talado. // 3. m. Parte de una extremidad cuando ha sufrido una amputación, o está incompleta de nacimiento. “A pesar de que le amputaron el pie, se la juega con el chonco.” 4. M. Trozo de madera o de alguna fruta, cortado sin mayor cuidado. “Regáleme un chonquito de caña.”

Chones: m. Calzones, por el parecido en su desinencia. Esta es una palabra también muy usada en Méx.

Chonetazo: m. Golpe dado con un chonete. En las casas de campo, que usaban cocinas de leña o de carbón, era usual tener un chonete a la mano para avivar el fuego. En muchas casas era usual tener una lora parlanchina. Cuando la lora hacía demasiado ruido, una forma de apaciguarla era dándole un chonetazo. De allí la expresión de que “algo es más fácil que darle un chonetazo a una lora.”

Chonete: m. 1. Sombrero viejo y raído, principalmente de pita. // 2. Persona que no tiene dinero o está en mala situación económica. “Prestame mil pesos porque ando chonete”. En Nic., llaman chonete a una variedad de frijol grande y redondo, conocido en Col., como bola.

Chopo: m. Pistola, escuadra, revólver, especialmente cuando es de cañón corto o de tamaño pequeño. Origen: italianismo, de schioppo, que significa fusil.

Choreco: adj. Chocho, descompuesto o en mala condición, sin llegar a estar totalmente malo. Se aplica tanto a un aparato o máquina como a una persona cuando está enferma, pero no mucho. “Por culpa del aguacero que me llevé encima, me estoy sintiendo choreco.”

Choricero: m. Persona corrupta, que hace negocios turbios o no muy legales. (DRAE lo registra como ratero, pero ese no es el sentido que tiene en C. Ric.)

Chorizo: m. Acto de corrupción administrativa. Delito cometido en un puesto público para sustraer fondos o beneficiarse de determinadas acciones o prebendas. “Ese mae es un corrupto, se hizo de plata a punta de chorizo.”

Chorpa: f. Celda o cárcel.

Chorreada: 1. adj. Desvergonzada, mujer muy liberal. // 2. f. Tortilla de maíz tierno molido, de sabor dulcete, preparado de manera similar al “pancake”, es decir “chorréandola sobre un sartén caliente y engrasado”. En Col., se aproxima a la arepa de chocolo o de choclo.

Chota: f. Burla, escarnio. Hacer chota de algo o alguien es burlarse de esa persona o situación, o simplemente, ridiculizarla. “Dejate de varas, no hagás chota de esa torta que me jalé.” Origen: Sustantivación de chotear.

Chotear: tr. Avergonzar a alguien por algo que ha dicho o hecho; ridiculizar. Origen: Proviene de achiote, que es un colorante natural (anato) de color rojo. Se supone que se chotea a alguien para que se ponga rojo como el achiote.

Choza: f. Se le usa como forma irreverente de llamar la casa en que uno vive, aunque no sea una choza.”Mae, caete por la choza y nos mandamos unos tapis.”

Chozón: m. Casa muy lujosa y grande.

Chuchequero: Adj., U.t.c.s. Relativo a, u oriundo de Puntarenas. “El equipo chuchequero ganó 3-0 a la Liga.” Origen: de los manglares de Puntarenas se extraen las chuchecas, molusco hoy casi extinto. Hoy, se llama chucheca a la piangua. En otros países se les llama, conchas negras, o simplemente conchas.

Chuchinga: adj. Abusador, alguien que abusa de su fortaleza física para pegarle a otra persona de menor contextura o condición física. Se dice especialmente de los hombres que pegan a las mujeres.

Chueco: adj. 1. Torcido, deteriorado o mal confeccionado: “esa pared está chueca”. // 2. Dañado, “la lámpara está chueca, a veces funciona, a veces no”. 3. // dudoso: “ese negocio me suena medio chueco”. // 4. Enfermo: “me siento chueco, seguro me va a coger gripe”

Chuica: m. Trapo viejo o roto. Se le usa como una forma despectiva para referirse a una prenda de vestir vieja. En plural se le usa como sinónimo de ropa: “recoja sus chuicas y se va de esta casa ahora mismo”. También tiene la acepción de mal trato en la expresión “me trataban como un chuica”. Aunque parece una redundancia, también es usual hablar de chuica viejo.

Chulear: tr. 1. Pedir algo de regalo, o por lo menos acostumbrar hacerlo, aunque no lo se lo den, principalmente dinero. // 2. Vivir a costillas de alguien.

Chulo, chuleador: m. 1. Proxeneta; hombre que explota a las prostitutas a cambio de protección. // 2. En el argot juvenil de los 60, se generalizó el término chulo o chulear para referirse al amigo que siempre anda “arrecostado”, buscando a ver quién lo invita a algo o le paga la cuenta en una soda o bar.

Chumeca: adj. U.t.c.s Expresión para calificar a las personas de raza negra, principalmente de la provincia de Limón, cuyos ancestros vinieron de Jamaica.. En realidad chumeca es una desfiguración de la pronunciación inglesa de “Jamaican” (yameican). “Juliana se casó con un negro chumeca”. No tiene sentido peyorativo. En Col., parece existir este término,  aparentemente como nombre o apelativo de alguna tribu indígena de la costa caribe. También, podría ser una degeneración de “Churruca”. En el vallenato “La gota fría” se usa la oración: “qué cultura va a tener, un indio chumeca como Lorenzo Morales”. Sin embargo, en otras versiones se dice “un indio Churruca”. No he encontrado ninguna referencia bibliográfica que hable de ninguno de esos términos como poblaciones indígenas colombianas. El único término colombiano que se le asemeja es “chuchumeco: “anciano débil y achacoso.”

Chumico: 1. m. Fruto de un árbusto (Davilla Kuntu, llamado chumico de bejuco), en forma de bolitas de color negro, que los niños usaban como canicas o bolinchas. 2. // Niño pequeño de piel muy oscura.

Chunche: m. Es una de las palabras más folclóricas que usa el costarricense para designar cualquier objeto o cosa del cual no se conoce, no se recuerda o no se quiere decir su nombre. El automóvil, un artefacto eléctrico, una herramienta, un mueble, un aditamento. A Mauricio Montero, jugador de fútbol de los años 80, se le apodaba “chunche”, básicamente por su sencillez, y para indicar su origen autóctonamente costarricense. Origen: Sobre el origen de esta palabra no he podido localizar ninguna referencia. La única que conozco la contaba Jesús Acuña, Trabajador Social quien trabajó muchos años en el IMAS. Según su versión, cuando en la segunda mitad del Siglo XIX fueron traídos grupos importantes de ciudadanos chinos para trabajar en la construcción del ferrocarril, dichos inmigrantes no tenían prácticamente ningún dominio del español, por lo que, para pedir cualquier cosa, tenían que recurrir a los gestos, que acompañaban con sus palabras, en su lengua nativa. Quienes los escuchaban, les parecía que a todo lo llamaban de la misma manera, algo así como “chun chon”, de donde, al principio como burla, los costarricenses empezaron a llamar a todo “chun chón”, señalando las cosas. Luego la palabra evolucionó a “chunche”, hoy muy oronda palabra integrada como costarriqueñismo en el Diccionario de la Real Academia.

Chuncherequear, chuncherequiar: tr. Intentar arreglar o desarmar un aparato o cosa torpemente. Viene de chunche, que es nombre genérico para designar cualquier objeto. “Estuve chuncherequiando el radio, pero no lo pude arreglar.”

Chupadoe´vaca: m. Hombre peinado hacia atrás, con exceso de fijador o antiguamente, con mucha vaselina.

Chupar: tr. , intr. 1. Beber licor DRAE lo registra solo E. Sal., Par. y Per., pero se usa en muchos países latinoamericanos, incluyendo C.Ric., y Col.  // 2. Aprovecharse de un cargo público para obtener prebendas, aunque no necesariamente por actos indebidos

Chupas: adj. Soplas, entrometido, que se mete en lo que no le importa o en lo que no le llaman. “Ahí va de chupas y ni lo llamaron.”

Chupeta: f. Objeto con una parte de goma o materia similar, en forma de pezón que se da a los niños para que chupen. En otros países se le conoce como: Chupete; En EUA, pacifier.

Chupetazo: m. 1. Beso dado con rapidez o con mucha intensidad. // 2. Marca en el cuerpo por haber recibido un fuerte beso.

Chupete: m. 1. Beso ligero dado en la boca. // 2. Marca que deja un beso muy intenso en cualquier parte del cuerpo, especialmente en el cuello o la mejilla.

Chupón: m. 1. Biberón. // 2. Implemento pequeño en forma de pezón, hecho de hule o goma, que con forma apropiada para adaptarlo a las botellas de gaseosa. Tenía la facilidad que se desprendía de la botella y los niños lo usaban como chupeta. Cuando algo olía bien o a nuevo, se decía que olía a chupón nuevo.

Churchil: m. granizado o hielo raspado con sirope, usualmente de kola, al que se le agrega leche en polvo, leche condensada y/o helados. Es emblemático del puerto de Puntarenas, en el Pacífico costarricense y lo venden en las sodas que se ubican a la orilla de la playa. Su nombre se debe a un conocido personaje de aquella ciudad, llamado Joaquín Aguilar (Quínico) quien estaba convencido de su enorme parecido con el héroe de la Segunda Guerra Mundial, recién terminada, Sir Wistom Churchill. Tal era su convencimiento de su parecido con él, que acostumbraba usar saco (algo inusual en un puerto en donde predominan las temperaturas sobre los 30 grados centígrados) y sombrero de copa, similar al de Churchill. Y desde luego, nunca le faltaba su puro (cigarro). Se dice que, religiosamente, Quínico usaba ir a uno de los 4 o 5 ranchos que, por entonces, había a la salida del muelle, a comerse su granizado, el cual siempre pedía con todo, lo cual no era lo usual, pues la ente escogía uno o a lo más dos de las adiciones. Por eso, cuando alguien pedía un granizado le decían: “con leche en polvo, leche condensada o helados, o lo quiere como Churchil: con todo.” Con el tiempo la gente solo pedía “un churchil”, lo cual indicaba que era con los tres ingredientes.

Churuco: m. Micrófono. Se dice de una persona que “agarró el churuco y no lo soltó”, cuando toma la palabra y habla sin cesar (aunque sea sin micrófono). Origen: Se deriva del vasito, generalmente de cuero, que se utiliza para batir los dados antes de cada lanzada, en los juegos de azar. Los viejos micrófonos de los años 60, tenían forma cuasi cilíndrica y los locutores o cantantes acostumbraban tomarlos en sus manos (aunque tuviese pedestal), rodeándolo con los dedos al estilo que se tomaba el churuco para lanzar los dados.

Chuspa: f. 1. Aunque actualmente es poco usado, y generalmente en plural, se llama chuspas a las tetas de la mujer, especialmente cuando están muy caídas. // 2. Cubierta fibrosa que envuelve a la pepa del chayote. // 3. Paste o chingaste, fruto de una enredadera, que se pone a secar, para liberar su esqueleto fibroso,  para usarlo como esponja.

Chustefis: adj. Tuanis, persona de buenos sentimientos. Palabra creada siguiendo el sonido de algunas palabras del Malespín, como tuanis, pelis, furris (aunque en realidad no lo es). “Mi tata es pura chustefis, me regaló un cicla pura vida.”

Chuzo: adj. 1. Se dice del cabello lacio, grueso y muy recto: “Los indios huetares se caracterizaban por la piel morena y el pelo chuzo”. Origen: Alude al chuzo, la pica de madera con punta metálica que se usa para dirigir a los bueyes de una carreta. // 2. Actualmente, en la jerga pachuca se llaman chuzo a un automóvil muy bonito, generalmente nuevo o de muy buena apariencia: “Ma´e, ¿viste el chuzo que se gasta ese güevón”. // 3. Trabajo o empleo (como sinónimo de brete). “Puta ma´e, qué tigra me gasto, porque tengo que ir al chuzo.”

Cimarrona: f. Banda musical de pueblo, a veces no muy afinada, utilizada para amenizar fiestas patronales y desfiles de carnaval, muy frecuentemente acompañando a los payasos (disfraces típicos). (Col., papayera)

Cinquitos: m. Dinero. Especialmente cuando se refiere a una cantidad que se ha acumulado con mucho esfuerzo. Origen: Viene de las monedas de cinco céntimos, que por muchas décadas fue la más baja denominación de monedas que existía. En Col., se usa más el término “platica” para referirse a lo mismo.

Cinta: f. Rollo, temática de algo. Saberse la cinta significa tener bien claro un asunto o estar bien enterado de algo que sucedió. “Carlos se sabe bien cómo es la cinta del accidente de hoy.”

Cito, cita: adj. U.t.c.s Desinencia de papacito o mamacita, para referirse a un hombre o mujer con mucho atractivo sexual (sex appeal).

Citopaolo: m. Papacito, hombre guapo, pero muy “creído”. Hace referencia a una telenovela muy popular en la que un personaje varonil se llamaba Paolo, las mujeres al verlo aparecer en la pantalla expresaban “Vea a ese papacito, Paolo…” de allí la expresión común “cito paolo” para referirse a un galán. Hay una canción de los Hicsos, que se llama “Citopaolo”, en alusión a ese tipo de personajes.

Clasicacazo. m. Chiste o frase célebre dentro de la jerga del pachuquismo. “Puta, mae, el chile aquel del curita que dijo “nos jodimos todos en el pueblo” es un clasicazo.”

Clavarse: prnl. Engañar a alguien, hacerle un fraude o cobrarle un precio excesivo por algo. “No seas tan güevón, ese cabrón me clavó con el vuelto”.

Clavárselo: exp. Tomar licor. “Tenga cuidado con ese noviecito suyo porque le gusta mucho clavárselo”

Clavear: intr. Protestar insistentemente por algo que produce incomodidad o daño. Viene de echarle los clavos a alguien.

Clavo: 1. adj. Avaro, agarrado. Origen: El término proviene de la época en que llegaron los primeros judíos polacos a C. Ric., que se dedicaban a vender ropa, la que cargaban en una valija sobre sus espaldas. Para no perder el tiempo visitando las casas en donde no les compraban, las marcaban con un clavo. Luego, entre los polacos empezaron a hacerse trampa entre ellos, cuando querían resguardar un cliente, marcaban las casas de sus clientes, para desorientar a sus competidores. Pero de todas maneras, clavo pasó a ser sinónimo de agarrado o avaro. De allí que las personas que vivían en esas casas eran clavos, pues no compraban nada. // 2. m. Problema, enredo. “Vieras en qué clavo estoy metido.” // 3. m. Tirria, odio u ojeriza hacia alguna persona o cosa. “Lo que pasa es que vos me tenés clavo y por eso no querés trabajar conmigo.” // 4. m. Culpa, responsabilidad de haber hecho algo indebido. “Dejate de estarme echando los clavos a mí, yo no tuve nada que ver en ese colocho.” // 5. Duda, inquietud. “Mirá, me dejaste con el clavo de qué fue lo que le dijiste a Cristina.” // 6. Punto exacto, quid de un argumento. “Finalmente di en el clavo de cómo resolver el problema.”

Cleta: f. Bicicleta. En los últimos años se ha adoptado el sufijo cleto o cleta para denotar alguna condición relacionada con el uso de bicicletas. Así, policleto es un policía urbano que monta bicicleta; chepecleto, es un ciclista que circula por las calles de San José (Chepe).

Cloch: m. Embrague de un motor, principalmente del automóvil. Pedal que acciona los discos de los cambios, para liberar la palanca. Anglicismo, de clutch,

Cobijao: adj. Tímido, lento para hacer ciertas cosas. “Ni mandés a ese muchacho a traer esos papeles, no ves que es muy cobijao”

Cocazo: m. Golpe seco que se recibe en la cabeza, especialmente cuando chocan dos cabezas. De coco, cabeza.

Cocinar: tr. Diseñar un plan o estrategia con antelación para luego aparentar que fue algo improvisado o bien no perder tiempo en ello. DRAE lo reporta solo para Cub. y Ven., en el sentido de un grupo que traman algo a espaldas de otras. En C. Ric. tiene una acepción más amplia, pues no necesariamente es algo escondido.

Coco: m. Cabeza. “le patina el coco” significa que está mal de la cabeza. Cráneo o cuero cabelludo.  // 2. Persona muy inteligente (ver pipa). // 3. Corte de pelo al rape (con la número cero), usado en la expresión “pelarse coco”. // 4. Como en la mayoría de los países de habla hispana, coco es el espanto imaginario y no bien definido con que se acostumbra asustar a los niños.

Cocoliso: adj. Pelado al rape. (de coco y liso).

Codo: adj. Agarrado, amarrado, pinche, tacaño. Origen: El término proviene de que en un tiempo, para indicar que una persona era agarrada se hacía un gesto cerrando fuertemente el puño (señal de agarrado), gesto que luego se usó subiendo el puño, con lo que se empinaba el codo, para indicar que era agarrado. De allí, se sustituyó el término simplemente por codo.

Cogida: f. Actividades relacionada con la recolección del café. “En la época de las cogidas, era costumbre llevar almuerzo envuelto en hojas de plátano.”

Colocho: m. 1. (Reg. DRAE C. Ric., E. Sal., Hon. y Nic.) Persona de pelo rizado, o el rizo en sí mismo. //2. (Reg. DRAE A. Cen.) Viruta de la madera en forma de rizo; // 3. (Reg. DRAE.) Enredo, maraña, asunto complicado o peligroso. “Por andar de chismoso se metió en un gran colocho.”

Color: m. Vergüenza, ridículo. Hace alusión al hecho de que al sentir vergüenza, a las personas se les sube el color a la cara. “¡qué color!, se le rompió el pantalón en medio desfile”

Comal: m. (Reg. DRAE A. Cen., Ecu. y Méx.) Disco cóncavo de barro o de metal, con agarraderas, que se utiliza para cocinar y tostar granos. Origen: del maya, comalli.

Comejaibas: adj. Perezoso, negligente, distraído. Origen: Expresión que usaba Rudecindo, personaje del programa de los 50 y 60, “La Tremenda Corte”, de José Candelario “Tres Patines.”, de origen cubano.

Comerse: prnl. Hablar mal de una persona a sus espaldas.

Cometa: f. Especie de papalote, de tamaño más grande, en forma de rombo. Si es muy grande, corresponde al barrilete. En Nic., se llama barrilete a la cometa.

Compa: m. o f. 1. Actualmente se le usa como sinónimo de nicaragüense, por el uso generalizado que éstos daban al término “compañero” en los tiempos de la revolución sandinista. // 2. Antiguamente, trato exclusivamente familiar que se daba entre compadres, como apócope de éste.

Cona: f. Tiro de esquina en el fútbol. Origen: anglisismo, de corner.

Concertado: adj. Persona a quien se le da comida y casa a cambio de trabajo. En el pasado, cuando las mujeres se quedaban solteronas, para tener un medio de sustento, se concertaban en alguna casa de gente adinerada. Era un tipo disimulado de esclavitud.

Concertar (se): tr. Emplear a una persona, solo a cambio de comida y dormida. Origen: en su uso extensivo, sinónimo de pactar, ajustar, tratar, acordar un negocio. En la acepción restringida como costarriqueñismo, se le utilizaba en la primera mitad del S. XX y era una salida para las niñas huérfanas o para las mujeres que se quedaban solteras, ya fuera porque “las dejó el tren” o por oposición de su familia. Como no era común que las mujeres tuviesen profesión u oficio, no les quedaba más remedio que buscar trabajo como empleadas domésticas o, simplemente, concertarse.

Concha: f. Desparpajo, poca vergüenza. Origen: símil con las tortugas, que tienen una concha que difícilmente les afecta algo.

Conchada: f. Grosería o daño que se le hace a una persona o animal.

Concho: 1. m. Campesino de modales poco refinados. Pero el término es menos despectivo que polo. En los años 50 existió un cómico folklorista quien se apodaba el Concho Vindas. En Col., equivale a “mañé”. // 2. adj. En C. Ric., también tiene una acepción muy particular, y significa grosero o agresivo, aunque esta palabra es muy de uso femenino. // 3. m. Además, hipocorístico para aquellos que llevan el nombre de Concepción (hombre o mujer).

Conchudo: adj. U.t.c.s Desvergonzado, que hace cosas incorrectas sin inmutarse.

Condenado: adj. Expresión de enojo o rechazo hacia alguna persona, cosa o animal, aunque no con mucha ira y, a veces, hasta familiar. “Quitame ese condenado chunche de en medio porque a cada rato me tropiezo con él.”; “Condenado muchacho, un día de estos me va a sacar de mis casillas.”

Condenillo: adj. 1. Persona astuta o muy hábil para aprender o hacer las cosas. “¡Qué condenillo! ¿Cómo hiciste esos dibujos tan lindos? // 2. Reprimenda leve, especialmente dirigida a un niño. “Condenillo chiquito, a cada rato quiere tomar chupón.”

Confisgado, confisgao: adj. Con fisga, con malicia, pícaro, astuto, inteligente o hasta tramposo. Forma familiar de referirse a una persona que ha hecho algo inteligente o ingenioso. Generalmente se dice de un niño muy precoz. Aunque a veces toma cierto sesgo de reclamo o regaño.

Confitero: adj. Malvado, desgraciado, sinvergüenza, perverso, ruin, miserable; necio; astuto, listo o aprovechado. A veces se utiliza el superlativo “confiterísimo”, para referirse a alguien muy malo.

Contrabando: m. Chirrite. Forma simplificada de referirse al guaro de contrabando, licor destilado ilegalmente.

Conversona: f. Conversación relajada y extensa entre dos o más personas. Generalmente en el contexto de “echarle a la conversona”. “A usted que le gusta hablarle a las plantas, ahí tiene esa maceta para que le vaya echando la conversona”

Copar (se): tr. Monopolizar a una pareja durante una fiesta o reunión, con pretensiones de acercamiento amoroso. Cuando una pareja pasaba conversando o bailando todo una velada, se decía que “se coparon”

Copia: adj.  Persona poco original, imitador.

Copo: m. (Reg. DRAE) Granizado servido en un cono de papel. Origen: Como estrategia de venta, a los granizados servidos en esa forma se les empezó a llamar “copos de nieve”. Luego quedó solo en copos.

Cora: f. Nombre con que se llamaba a la peseta o sea, la moneda de 25 céntimos. Origen: 25 céntimos es un cuarto de colón, igual que el quarter lo es del dólar. Una burda pronunciación de quarter es cora.

Corcor: adv. (Reg. DRAE) De un trago. Sin embargo, el término es más extensivo que eso. Consiste en tomar un líquido sin parar hasta haberlo tragado todo (pueden ser varios tragos siempre que sean ininterrumpidos). Origen: onomatopéyico por el ruido que supuestamente se hace al tragar.

Corroncha: f. 1. Cualquier tipo de costra que quede pegado sobre una superficie // 2. (Reg. DRAE) Arroz tostado que queda pegado en el fondo de la olla al cocerlo; costra de arroz. //  (Reg. DRAE Col., C. Ric., El Sal. y Hon.) Superficie escamosa, áspera y dura.

Corronchoso: adj. Que al tocarlo, produce una sensación áspera

Corrongo: adj. (Reg. DRAE), algo bonito pero sin exagerar. Cuando se dice de un muchacho o muchacha, significa que tiene algunos rasgos de guapo (bonito) pero no muchos, aunque en promedio, es una persona bonita. También se aplica a objetos. Es similar al uso del inglés “nice”. Cuando se dice de alguien que es “corrongo”, significa que solo es un poco “agraciado” y, más bien, puede ser algo despectivo. Origen: Probablemente del huetar, corroanco (fresco y limpio).

Cortar el rabo: exp. Despedir a alguien del trabajo.

Corte: m. Pedazo de tela para hacer un traje de mujer, o de casimir o algún tipo de tela de lana o algodón, para hacer una prenda de vestir.

Cortometraje: m. Cinta, rollo, temática de algo. “Suelte el cortometraje que soy puro oreja.”

Corveta o corvetas: adj. (Reg. DRAE) Persona patizamba. En Col., cascorba.

Cosco: m. Coscorrón, golpe dado en la cabeza con los nudillos de la mano.

Cosiaco: m. Nombre para designar cualquier cosa o persona no definida, y más comúnmente, a un instrumento para hacer alguna tarea. A diferencia, chunche se usa solo para objetos.

Costurera: Expresión sarcástica para referirse a una mujer que usa calzones tipo “hilo dental”. Origen: Las costureras trabajan con hilos.

Cotona: f. 1. Suéter de algodón. // 2. Blusa de mujer muy suelta, hecha de tela de algodón. Se llamaba así a la blusa que usaban las mujeres en tiempos de la colonia, con un amplio escote circular y bordados de colores, que pasó a ser parte del traje típico nacional. Origen: anglicismo, de cotton.

Creído: adj. Engreído, alguien que se cree más bonito o de mejor posición social que los demás.

Cromar: intr. Matar, dejar como un cromo, es decir, aplastado, como si le pasara una aplanadora por encima.

Cromo: 1. m. Figurita de papel satinado, muy colorido y elegante, con figuras troqueladas de flores, muñecas, o cualquier otra forma, que usaban las niñas para jugar.  Origen: Como los troqueles con que se cortaban eran hechos de cromo, de allí se originó su nombre. Los cromos los usaban, principalmente, las niñas en sus juegos. // 2. adj. U.t.c.s Hombre muy galán o mujer muy bonita y bien vestida. Origen: Como los cromos eran muy bonitos, a una persona que anda muy bien vestida se le dice que anda como un cromo, o simplemente se le llama cromo o cromazo.

Cruz: f. Camisa de hombre. Origen: Término proveniente de la jerga de las pandillas nicaragüenses.

Cuadrar: prnl 1. Gustar de algo o de alguien, con pretensiones amorosas. “A mí me cuadra mucho la sopa de lentejas”. “Vieras cómo me cuadra esa mujer”. // 2. (se) ponerse en posición de pelea. “Mae, cuádrese porque lo voy a verguiar”. En Col., se le usa en el sentido de iniciar una relación sentimental: “Martha y yo nos cuadramos anoche.”

Cuairar: tr. Término pachuco que significa robarle la novia a otro, robarle pasto.

Cuál bolsa: exp. En los años 60 se puso de moda esta expresión que significaba cómo se le ocurre; jamás, ni soñando, etc. El interlocutor usualmente respondía: la del canguro. Hoy está en desuso.

Cuarenta: f. Prostituta. Origen: La expresión viene de la clave “secreta” que se utilizaba en el argot policial, que identificaba a las prostitutas con ese número.

Cuarta: f. Pachita de un cuarto de botella, ésta última con capacidad de 67 clt. Sin embargo, la cuarta puede expresar solamente el equivalente a la cuarta parte de una botella.

Cucaracha: f. Switch o interruptor eléctrico de tipo cuchilla, provisto de fusibles, que se ponía a la entrada de las casas, a la par del medidor.

Cucharada: f. Guaro. “Ese mae le entra bien duro a la cucharada.”

Cucharas: f. Hacer gestos faciales como que se está a punto de llorar. “Dejáte de hacer cucharas porque no te voy a hacer caso.”

Cucharilla: f. Persona, especialmente un niño, que desvela un secreto o que cuenta cosas personales o familiares con imprudencia. También tiene el sentido de “acusetas”, es decir que gusta de acusar a otros niños o personas mayores.

Cuchilla: f. Navaja o cortaplumas que se porta en el bolsillo. Cutacha.

Cuchufleta: f. Carro muy viejo y destartalado, “¡Sea tonto! ¡Qué cuchufleta se fue a comprar!”

Cucurucho: m. Parte alta de un árbol, edificio o monte. DRAE lo registra en dos acepciones Á. Caribe y A. Cen., parte más alta de un árbol, de una casa, etc., y específicamente en C. Ric.y Hon., como cumbre (especialmente de un monte).

Cucusito: adj. 1. Persona delicada en su forma de vestir o hablar. // 2. Persona caprichosa o superficialmente exigente.

Cuecha: f. 1. Salivazo; escupa, salivazo de quien masca tabaco, esputo. // 2. Tabaco de mascar.

Cuerdear, cuerdiar, dar cuerda: intran. 1. Mirar fijamente a una persona del sexo opuesto para insinuarle el interés en él o ella. // 2. Carbonear; azuzar a una persona para que se enoje o cantaletee.//  3. (Reg. DRAE) Piropear, lisonjear.

Cuerero: adj. Hombre al que le gusta andar con mujeres muy feas o de baja posición social.

Cuero o cuerazo: m. (DRAE Col., C. Ric., y P. Ric.) Mujer muy fea o de mal aspecto, desaliñada (exactamente lo contrario a la connotación que tiene en Méx.). “A Julio lo vieron con un cuero en las fiestas de Palmares.”

Cuevita: adj. Chimuelo, persona a quien le faltan dientes, especialmente, los niños cuando cambian dentición.

Cuijen: 1. adj. (Reg. DRAE), Dicho de un ave gallinácea de color ceniza u oscura y con pintas blancas distribuidas uniformemente. Origen: Aunque existe la versión que el término proviene de “Queen Hen” (gallina reina), según C.G. es un término nahua que significa gavilán. // 2. m. (Reg. DRAE) Variedad de pájaro carpintero pequeño. // 3. m. El diablo, en el habla popular campesina.

Cuilmas: adj. Persona irascible, delicuita, cuita.

Cuita: 1. adj. Persona que fácilmente se enoja o se resiente. // 2.  f. (Reg. DRAE, A. Cen.) Excremento de las aves.

Cuitear: 1. tr. Alusión al acto de defecar de las aves. // 2. tr. Defecar una persona // 3. intr. Cagar o regañar a alguien. “Carlos se puso a hacer de payaso y su mamá lo cuiteó todito”. De aquí expresión: “lo dejaron como el palito de la lora” (todo cuiteado)

Culazo: m. Persona muy engreída o creída. “No me gusta la actitud de Carmen, se cree un súper culazo.” // 3. (Sex.)

Culeca: adj. U.t.c.s. Dícese de la gallina clueca, es decir de aquellas gallinas en un período de gangocidad en que se dedican a empollar los huevos y luego criar los pollitos.

Culeco: adj. U.t.c.s. 1. Individuo que no es capaz de despegarse del dominio de su madre o que gusta de estar metido en su casa, generalmente “entre los chingos de su mamá o de su mujer” (amparado a la protección de una mujer), como hacen los pollitos de una camada reciente entre el plumaje de la gallina clueca o culeca. // 2. Solterón. Hombre de edad madura que no se ha casado. // 3. (Sex.)

Culi: m. Cruce de negro con indio. El DRAE lo reporta como una palabra de origen Inglés (coolie) y este, del hindi (Kuli), como trabajador o criado indígena, tal como se le emplea en la India, China y otros países orientales. Sin embargo, en C. Ric., ha tomado, exclusivamente, la acepción anotada.

Culindingo: adj. Afeminado. Hombre de maneras muy refinadas, aunque no necesariamente homosexual.

Culiolada: f. Playada, excusa o acción enojosa, ridícula o mal intencionada.

Culito: m. 1. Última porción de una vela o candela. “Préndale un culito de candela a san Antonio para que le depare novio.” // 2. Última porción de líquido que queda en una botella o recipiente. “Solo queda un culito de guaro”. No tiene mala connotación. // 3. (Sex.).

Culopelao: adj. U.t.c.s. Persona que anda desnuda. A veces, se le utiliza para referirse a una persona muy pobre.

Cumiche: m. (DRAE, A. Cen.) Hijo más joven de una familia, actualmente aplica casi solo a niños. Origen: Palabra nahua con ese significado.

Cundido: adj. Repleto, muy lleno. “Ese carajillo está cundido de piojos”

Cuña: 1. m. o f. Apócope de cuñado (a). // 2. f. Tipo de repostería (en forma de cuña). // 3.  f. Automóvil descapotado o convertible (acepción poco usada en la actualidad).

Curita: 1. f. Pedazo de esparadrapo con una pequeña porción de gasa en el centro, que venden prefabricada para aplicar directamente sobre las heridas. // 2. m. Forma cariñosa de referirse a los sacerdotes católicos, aunque a veces toma cariz peyorativo.

Cursear, cursiar: intr., prnl. 1. Cagar aguado pero no líquido, tener cursos o diarrea. // 2. Defecar, auanque no sea aguado.

Curtido: adj. 1. Sucio, persona que anda con la ropa muy manchada. // 2. Persona que ha aprendido a través de la experiencia. “Ya estoy lo suficientemente curtido en eso como para no meterme en ese negocio.”

Curtir (se): tr. Aunque se le usa también en su acepción castiza de aderezar las pieles, o de ganar experiencia a fuerza de malos resultados, también en C. Ric., tiene el sentido de ensuciar algo o ensuciarse. “Por jugar con barro terminó todo curtido.”

Cusuco: 1. (Reg. DRAE, A. Cen.): Armadillo. // 2. (Sex.)

Cususa: f. (Reg. C.G.) Guaro producido ilegalmente. Guaro de contrabando. Chirrite. Término en desuso.

Cutacha: f. Cuchilla de un tamaño más grande que lo normal DRAE reporta el término únicamente para Hon. y Nic, pero con la acepción de machete largo y recto, el cual coincide con la definición que da R.F.G. Quizás como sarcasmo, en C. Ric., tomó la acepción para un arma blanca más pequeña.

Cutex, cútex: m. Cualquier tipo o marca de esmalte para uñas, Origen: Una de las primeras marcas de fábrica que salió al mercado llevaba ese nombre.

D.

Dar… : exp. Bola: prestar atención. // Cuerda: flirtear, tratar de llamar la atención de alguien del sexo opuesto; azuzar, tratar de enojar a alguien o incitarlo a actuar de determinada manera. // En la torre: En sentido figurado, dar en la cabeza. Cuando a una persona le bajan los humos con alguna expresión o reprimenda. // Lata: molestar, tratar de sacar de las casillas a alguien. // La talla: cumplir con las expectativas, hacer algo como se esperaba. // Pelota: aceptar una invitación; reciprocar una insinuación amorosa; poner atención a alguien, especialmente si es aburrido // Vuelta: traicionar a alguien, especialmente ser infiel. // Los veinte (cuando el pasaje en autobús costaba 20 céntimos): despedir, echar a alguien, romper una relación amorosa.

Dash: m. Tablero de instrumentos del automóvil. Origen: Anglicismo, de dash.

De… : Preposicíón para construir muchos tipos de locuciones: A güevo: a la fuerza, le guste o no. // Espanto: Algo muy bueno. “Me queda de espanto si pasás a recogerme esta noche”. // Feria: para colmos, tras de todo, tras cuernos palos. “De feria, se vino un aguacero que nos dejó empapados. // Mentiras: fingido, aparentar algo que no corresponde. // Película: Magnífico, excelente. // Por sí: de todas maneras; Si no hay más remedio; del ahogado el sombrero.

Declararse: intr.. Proponer, por lo general el varón, el inicio de una relación romántica a una mujer.

Dejado: adj. Desinteresado, si mucho entusiasmo para hacer las cosas.

Delicado: adj. 1. Persona que fácilmente se enoja, se resiente. // 2. Persona excesivamente selectiva en lo que come. Cuita o delicuita. // 3. Amanerado.

Delicuita: adj. Conjunción de delicado y cuita. Persona muy delicada o muy cuita para ciertas cosas. Por ejemplo, que no acepta bromas, que se enoja por cualquier cosa o que es muy melindres para la comida.

Derecho: adj. Persona con mucha suerte. “Carajo, ¡qué derecho que sos! Te has pegado dos veces la lotería.

Deschave: m. Desarreglo, locura total, fiesta sin control, desorden grande

Deschingar (se), eschingar (se): tr. Quitar o quitarse la ropa. Empelotarse. Ver chingo.

Descobijarse: prnl. (Reg. DRAE) Espabilarse: avivarse y ejercitarse el entendimiento de alguien. Ponerse vivo.

Descocherado, escocherado: adj. 1. Malo, descompuesto, chocho, choreco. // 2. Loco o que parece loco. “Se escocheró, no sé de dónde sacó esa idea loca.” Origen: de descocherar, que se utilizaba para decir que un coche se había desarmado.

Desconejar (se): tr. Desarreglar, desordenar. “Ese mae es la pura chapa, vino con el cuento de que iba a arreglar el computador y lo que hizo fue desconejarlo todo”

Descule: m. Desarreglo o desorden de una situación dada. Deschave, despiche.

Desenquerendarse: prnl. Terminar una relación con un (a) amante

Despabilarse: prnl. Espabilarse

Despapayarse: prnl. 1. Desmayarse, caerse, golpearse o herirse al caer. Como cuando cae una papaya madura del árbol, que se desparrama toda. // 2. Perder control o vergüenza de sí mismo.

Despapayo: m. Despelote, desorden; relajo; fiesta en que pasa de todo.

Despelote: m. Desorden; fiesta desordenada, casi una orgía. También cuando se descubre un acto bochornoso o enojoso: “se armó un despelote horrible.”

Despicharse: prnl. 1. Golpearse fuertemente, especialmente la cara. Morir en un accidente. // 2. Perder el control de las acciones. “Empezaron a contar chistes vulgares y Marcos se despichó.”

Despiche: m. Algo terriblemente desordenado o situación muy complicada; jolgorio sin control ni límites, bacanal.

Destrolar (se): prnl. Golpearse o golpearse un dedo del pie al golpearlo contra un objeto, como una piedra o un mueble. Muy usado en el campo por las personas descalzas.

Desvirolado: adj. Loco, persona que ha perdido la razón.

Deveras: exp. Incredulidad o asombro. Se usa indistintamente como interrogativa o exclamativa.

Diarrea mental: exp. Dícese que la padece una persona que solo habla estupideces.

Diay, idiay: (Reg. DRAE) expresión para denotar saludo, impaciencia, ignorancia o resignación. “Diay, ¿qué pasa?”,”Diay, ¿qué otra cosa iba a hacer?” Frecuentemente se le usa con i al principio: Idiay. En Nic., se usa ideay.

Dichosote: exp. Dichoso. Denota admiración y casi envidia, por la suerte de una persona.

Diez con hueco: exp. Engañar, estafar. Origen: Para destruir las monedas, el banco central acostumbraba perforarles un hueco, con lo que quedaban inservibles. Un diez era la moneda de diez céntimos. Si a uno le daban una moneda de diez céntimos con hueco, es que lo estaban esfando.

Disí: exp. Término que sustituye la expresión “Diay, sí”

Dolama: f. Genérico por malestar, dolor, enfermedad, etc. Se dice que una persona padece muchas dolamas cuando está “hecho leña” (Colaboró Guillermo Barzuna)

Don Eloy: exp. El OIJ (Organismo de Investigación Judicial).

Doña toda: persona engreída, que cree que puede hacer todo o que todo lo sabe. “Ese carajo se cree doña toda y que no necesita estudiar para sacar buenas notas.

Doña: f. Esposa. “Voy a ir con la doña donde el doctor.”

Drogo: m. Drogadicto.

Dundo: Adj .1. Muy abundante. “en Tarbaca se da dunda la yerbabuena”; “acuérdese que es verano y que anda dunda la leña” (Mercando leña, Aquileo J. Echeverría). // 2. Tonto, cerrado. “Ese muchacho es muy dundo, ni siquiera pudo ir a la escuela”. “¿En qué está pensando que anda dunda?”

E.

Echado: adj. (Reg. DRAE C. Ric., Hon. y Nic.)  Indolente, perezoso, sin ambición.

Echar al agua: exp. Acusar, poner en evidencia a alguien. “Me echaron del brete porque alguien me echó al agua de que me iba a dormir a la bodega.”

Echar el caballo, echar el ruco: exp. Hacer proposiciones o insinuaciones sexuales a una persona.

Echarse al pico: exp. 1. Acusar a alguien, especialmente para que lo sancionen. // 2. Matar a alguien.

Electrín: adj. U.t.c.s. Persona nerviosa, como si estuviese electrizada. Electrín fue una figura con cuerpo de alambre arrollado en forma de resistencia eléctrica y un bombillo por cabeza, símbolo de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz. Al frente de las oficinas centrales tenían un anuncio de neón con esa figura, que se prendía y apagaba muy rápidamente, dando la idea de un personaje nervioso.

Embarcar (se): tr. , prnl. Enredar a alguien o uno mismo en algún asunto que resultó mal, o mal aconsejarlo. Hacer algo que a la larga produce problemas, sin ninguna necesidad. Famosa es la frase de don Abel Pacheco, ex Presidente del República: “me embarcaron….”

Embarrada: f. (DRAE Bol., Col., Nic. y Uru., pero también se usa en C. Ric.) Desbarro, error manifiesto. Estupidez //2. Ridículo

Embarrar: tr. , prnl. (DRAE A. Cen., Cub., Ecu. y Méx.) Complicar a alguien en un asunto sucio.

Empunchado: adj. Alguien muy trabajador. “Ese carajillo es muy empunchado”.

Empuncharse: prnl. Dedicarse con ahínco a hacer algo. Del Inglés: “punch”, en el sentido de empuje.

Emputar (se): trans, prnl.  (DRAE lo reporta solo como vulgarismo en Sal. Y Hon., pero se le usa en el mismo sentido en C. Ric.) Enojarse fuertemente. Chivearse. “¿Tiene cd´s de Nino Bravo? No, pero si quiere le emputo a Julio Iglesias.”

Enagua: f. En C. Ric., tiene el mismo significado que en Méx., según DRAE prenda exterior femenina que cuelga desde la cintura. En otros países, es la prenda interior, la que en C. Ric., corresponde al chingo o fustán.

Encachimbarse: prnl.  Emputarse, enojarse fuertemente. Probablemente el término se deriva de un dicho muy común: “llenársele la cachimba de ayote”, que significa lo mismo, en el sentido de que a alguien la paciencia le llegó al tope y explotó en enojo.

Enchaquetarse: prnl. Enojarse, especialmente de un momento a otro. Explotar por alguna situación enojosa.

Enchilado: adj. Envidioso; que se quedó con ganas de algo. “qué va, con el poquitillo que me dieron de queque, me quedé enchilado”, “No le haga caso al vecino, no ve que está enchilado”. Viene del término enchilar, que significa tener la sensación abrasiva del chile picante o ají.

Enchilar: intran. 1. tr. Dejar a alguien con ganas de hacer, comer o saber algo. “Me dejó enchilado con el cuento del choque de hoy, el que no terminó.” // 2. tr. (Reg. DRAE C. Ric., Cub., Hon., Méx. y Nic.) Condimentar, aderezar con chile un alimento. // 3. Trans., prnl. (Reg. DRAE C. Ric. y Hond.) Picar, escocer en la boca y en los ojos. // 4. tr. , prnl. (Reg. DRAE) Producir resquemor en alguien por haberle fastidiado o superado. // 5. prnl. (Reg. DRAE) Inquietarse, desasosegarse.

Encholarse: prnl. (Reg. DRAE) 1. prnl. En el juego de billar, meter una bola equivocada. // 2. Equivocarse, caer en un engaño o embuste.

Enchorpar: tr. Meter a la chorpa, encarcelar.

Enclocharse: prnl. Quedarse pegado haciendo algo. Hacer repetidamente una cosa. El término se origina en la jerga automovilística, cuando el “clutch” o embrague, se queda pegado y no se pueden cambiar las marchas.

Enconarse: prnl. Infeccionarse una herida o mordedura de algún insecto o animal.

Enconoso: adj. Algo que fácilmente produce infección. “La mordedura de gato es muy enconosa.”

Encularse: prnl. Enamorarse perdidamente (DRAE solo lo reporta con esa acepción para E. Sal., Hon. y Nic). Véase pepiarse.

Encumbrado: adj. Persona que está ligeramente borracha y con ganas de tomar más. “Pucha mae, ando encumbradísimo. Vamos a tomarnos un zarpecito.”

Enfierrarse: prnl. Coger un fierro, un arma para atacar o defenderse. “Cuando empecé a oir ruidos raros, lo primero que hice fue enfierrarme.” Origen: Hace alusión a que las armas generalmente son, al menos parcialmente, de hierro.

Engaletar: tr. Esconder algo, guardarlo celosamente a propósito para que otra persona no lo encuentre. “Mi manteca me engaletó los caites pa que no fuera a la fiesta.”

Engarnochar: intr.. Hacer un garnocho a una persona. Garnocho es lo que en Méx., se llama garnucho, (según DRAE golpe que se da con el dedo medio después de retenerlo con el pulgar.

Engavetar: tr. Encarcelar.

Engomado: adj. Con goma o resaca. Que padece los malestares propios de haber bebido en exceso. También se le usa para los efectos de un rompimiento amoroso.

Engorilado, engorilao: adj. Sentirse como con un gorila a cuestas, enfermo adolorido, agüevado, sin ánimo para hacer las cosas que corresponden a una responsabilidad específica. “Yo acá, en la oficina, engorilao.”

Enguacar: tr. Meter en una guaca, acumular cosas y esconderlas.

Enjachar: intrans 1. Advertir a alguien que no debe seguir haciendo lo que hace; // 2. Enfrentar a alguien directamente, cara a cara. Ponerle la cara para decirle una verdad o para que diga lo que piensa. // 3. Volver a ver a alguien de mala manera. “Se me salió un pedo y todo mundo me enjachó.”

Enjache: m. Cambiar el mutis de la cara (jacha) revelando enojo o desprecio. “Cuándo le dieron la noticia vieras que clase de enjache se dio.”

Enjaranar (se): tr. , prnl. Adquirir jaranas o deudas, por lo tanto, endeudarse.

Enquerendarse: prnl. 1. Hacerse de un (a) amante. // 2. Referido a un animal que llega a una casa ajena en busca de comida, y allí se queda a vivir. “No le estés dando comida a ese gato callejero porque se va a enquerendar.”

Entotorotar (se): tr. 1. Enamorar (se), interesarse o empezar una relación amorosa: “Carlos anda todo entotorotado con Soledad, pero ella lo está vacilando”. //2. Entusiasmar a alguien a hacer algo, generalmente sin mucho sentido o compromiso. “Dejá de estar entotorotando a los chiquillos con esos cuentos porque después se van a decepcionar si les fallás” 

Entrarle: tr. Aproximar a una mujer para declararle interés amoroso. El término era muy usado en los aña 80. Actualmente es menos conocido. “Luis es muy tímido y no halla cómo entrarle a Carmen.”

Entregado: m. Niños de pueblo que, por cualquier motivo, las autoridades ponían bajo la custodia de familias respetables, para su crianza. A cambio, debían prestar servicios a la familia. Término en desuso. (R.F.G) Véase concertado.

Entrepiernar: intran. 1. Acercar el cuerpo estrechamente a la pareja en el baile, literalmente, entrecruzando las piernas. // 2. Abrazar la pareja posicionando las piernas del uno entre las del otro.

Envirolarse: prnl. Encularse; obsesionarse por una mujer.

Erapudavi: exp. Una variación del saludo “pura vida” (metátesis)

Escarapelar: intran., prnl. (Reg. DRAE Col., C. Rica, Méx. y Ven.) Descascarar, desconchar. “Se me cayó la bacenilla y se escarapeló toda.”

Escazú: exp. Metaplasmo de escasez, simplemente por su comienzo fonético, asimilando el nombre del cantón al Oeste de la ciudad de San José.

Escobilla amarga: f. (Reg. DRAE) Planta medicinal, cuya decocción es estomacal y su infusión se usa en medicina tradicional.

Escobilla: f. 1. Pieza de hule con mango de metal que se usa para limpiar el parabrisas del carro. // 2. Planta pequeña que nace en el monte que es resistente a doblarse por lo que se le usa para hacer escobas rudimentarias.

Escocherarse: prnl. 1. Volverse loco, perder la razón. //2. Descomponerse algo, especialmente un aparato o un vehículo.

Escochiflarse: prnl. Escocherarse.

Escuecharse: prnl. Salir aventado, como una chuecha. Hacer algo muy rápidamente.

Esculcar: tr. Escoger, seleccionar o simplemente buscar profusamente en un determinado lugar. “Tener que esculcar el pelo de los chiquillos a ver si están piojosos.”

Escusado de hueco: exp. Letrina, retrete consistente en un pequeño habitáculo que se coloca sobre una plancha de concreto que está superpuesta a un hueco de profundidad media, en donde se depositan las heces y la orina.

Espabilarse: prnl. 1. Recobrar la conciencia después de un sueño profundo. //2  Despertar la conciencia, ponerse vivo, poner atención en lo que se está haciendo. “Espabílese muchacho, se lo están engañando”.

Espijiante: adj. Desesperante. Algo que colma la paciencia.

Esquinearse: prnl. Eludir una solicitud de ayuda utilizando excusas no muy convincentes. “Le pedí que me ayudara con el mandado pero se me esquineó”

Estaca: 1. f. Cuchilla, cuchillo o machete. “A mí me dio miedo cuando en medio de la pelea el man sacó la estaca”. // 2. adj. Tacaño, avaro, agarrado (En Col., amarrado; en Chi., amarrete).

Estañón: m. Nombre que se da al barril, bote o envase de 50 galones, supuestamente hecho mayoritariamente de estaño, en que se repartían ciertos combustibles y derivados de petróleo. Luego, se utilizaban para almacenar líquidos, especialmente en las casas para guardar el agua en tiempos de sequía.

Estar de Bagaces: exp. Vago, vagabundo. El término se usa por extensión del nombre de uno de los cantones de la provincia de Guanacaste. Es corriente la expresión “estar de Bagaces a Liberia”, como equivalente a estar de vago. Liberia está más al Norte y es la capital de la Provincia.

Estatua: exp. Metaplasmo de “está tuanis”; está bien. (apócope)

Estereofón: m. Estairofon, material sintético, espumosos, de poco peso que se usa como aislante. En otros países (v.g. Col.) se le conoce como icopor.

Estrellita: adj. U.t.c.s Persona popular, particularmente en una escuela o colegio.

Estrilar: intr. Quejarse, protestar, especialmente mostrando cierta incomodidad, o renegando porque se tiene que hacer algo. “Dejá de estrilar tanto y ponete a hacer la tarea.”

Estuche: m. Estadio de fútbol: “voy pa´l estuche a ver jugar a la “S”. También se le usa para referirse a un ataúd: “lo metieron al estuche y lo enterraron”

F.

Fachas: f. Andar en fachas. (Reg. DRAE C. Ric., y Nic.) vestir inadecuadamente.

Fachento, fachendo: adj. Ostentoso o presuntuoso. Es una palabra tomada directamente del italiano ‘faccenda’, que significa faena. Significa una persona que finge tener mucho que hacer. Sin embargo, en C. Ric., adquiere un sentido diferente y es la persona que le gusta presumir de las cosas que tiene. En este caso pareciera derivarse de facha, o sea, hacer presente su facha o apariencia.

Fajarse: prnl. (Reg. DRAE A. Cen., Ant. y Ven.) Trabajar, dedicarse intensamente a un trabajo.

Farmacho: adj. Macho o rubio de farmacia, persona con pelo teñido de color claro. Hace alusión a que el color no es natural sino que es rubio o macho, pero a base de químicos que venden en las farmacias, principalmente, agua oxigenada.

Farolazo: m. Trago de licor de proporciones mayores a las usuales. “Del susto, tuvo que mandarse un buen farolazo.”

Faruscas: adj. U.t.c.s Engreído, alguien que se cree “la mamá de Tarzán” o “la última coca cola del desierto”. Pero también tiene la connotación de entremetido, alguien que se mete donde no le llaman. “Eso le pasó por andar de faruscas.”

Feria: f. Ñapa, pequeña recompensa que acostumbraban dar los pulperos a los niños que hacían los mandados de la casa, generalmente un confite, una galleta, un puño de maní o, cuando era más sistematizado, tenían pequeños confites en forma de mini erizo de mar, de diferentes sabores. Los primeros cupones de regalos que se implantaron en C. Ric., en forma de estampillas coleccionables en un libro, que luego se cambiaban por regalos, se llamaron “timbre la feria”. Luego salieron otros que se llamaron “sellos Botija”. Cuando salió este tipo de “ferias” fue una decepción para los niños a quienes nos tocaba ir a comprar a las pulperías. De ahí en adelante, la feria era para los padres y no para los mandaderos.

Ficha: f. Persona de malas costumbres, delincuente. Aunque a veces se le usa en tono familiar y cariñoso para referirse a un niño muy fogoso. Véase fichao.

Fichao, fichado: adj. Persona reconocida de malas costumbres. Equivale a marcado, señalado. Cuando una persona comete un delito, le toman sus huellas digitales y lo incluyen en el registro general de delincuentes, es decir le abren una ficha.

Fiebre: adj. Fanático de algún deporte, juego o actividad. “Ese mae es un fiebre pal brete.”

Fierro: m. Estaca, cuchilla, cuchillo o machete, o en general un arma, incluso de fuego.

Fiestas cívicas: f. También llamado “turno grande”. Es igual a un turno, pero con la diferencia de que tiene juegos mecánicos y corridas de toros.

Fifiriche: Adj., U.t.c.s (Reg. C.G.) Persona muy flaca o desnutrida. En Méx., lechuguino; en Ven., firifiri; en Col., filimisco. Origen: probablemente de fililí, delicadeza, sutileza, delgadez,

Figurear: intr. (DRAE lo reporta solo para R. Dom.) Aparentar, hacer ostentación de condición económica o belleza

Filo o filomena: m. Hambre (DRAE lo reporta solo para E. Sal., pero es muy común en C. Ric.). “Estoy con un filo que me comería una vaca.”

Firulí: m. Cerote, pedazo pequeño de excremento.

Firulifa: f. Forma despectiva para referirse a la novia o traido.

Fiús: m. Fusible. Porción de alambre de material de poca resistencia que se usa para que, en caso de sobrecarga, se derrita y corte la corriente. Del Inglés: “fuse.”

Flecha: f. Especie de honda o resortera que fabricaban los niños, usando una horqueta de café, con bandas de hule cortadas de un neumático viejo y un pedazo de cuero, en donde se colocaba una piedra o una semilla de jocote para lanzarla.

Flojo: adj. 1. (Reg. DRAE C. Ric. y Cub.) Persona que no tiene convicciones firmes. // 2. Vagabundo, que no le gusta trabajar.

Florense: adj. U.t.c.s. Originario del cantón central de Heredia. También se llama así a los seguidores del equipo de Heredia.En esa ciudad vivía una familia de apellido Flores, que tenía unas hijas muy lindas, por lo que a Heredia se le empezó a llamar la ciudad de Las Flores, lo que luego se generalizó para indicar que es cuna de mujeres bellas. Por lo tanto, el apelativo no es porque sea una ciudad en que hay muchas flores.

Foco: m. (Reg. DRAE)  Linterna manual cilíndrica que funciona con baterías.

Fonazo: m. Llamada por teléfono. Origen: Anglicismo, de to phone.

Fondillo: m. (Reg. DRAE) culo o trasero. En una época era una forma más decente de referirse al trasero. Una anécdota que contaba María Elena Fallas, dice que una vez, el padre de Calle Fallas de Desamparados, en la homilía, hablando de la escasez de dinero, mencionaba varias veces el hecho de que si seguían en tan mala situación iba a tener que recurrir a “los fondillos de las hijas de María”, lo cual obviamente causaba hilaridad entre los feligreses.

Fornicard: f. Fornicar, tener relaciones sexuales. Se dice que es la tarjeta de crédito más usada en C. Ric.

Forrado: adj. Persona con mucho dinero. “Desde que ese mae se metió a vendedor de carros, anda forrado.”

Forro: m. (Reg. DRAE) pequeño trozo de papel con anotaciones que llevan los estudiantes a los exámenes para hacer trampa. Chi.: Torpedo; Méx.: Acordeón.

Fregado, fregao: adj. 1. Estar enfermo o con problemas económicos. // 2. (Reg. DRAE C. Ric., Ecu., E. Sal., Hon., Méx. y Nic.) Persona de malos sentimientos o malas costumbres o que le gusta poner obstáculos o complicar las cosas. Bellaco, perverso // 3. (Reg. DRAE A. Cen. y A. Mer.) Exigente, severo. // 4. (Reg. DRAE A. Mer., C. Ric., Gua. y Hon.) Persona majadera, enfadosa, importuna. // 5. ( Reg. DRAE Col., C. Ric., E. Sal. y Hon.) Astuto, taimado.

Fregar: tr. 1. Hacer bromas, vacilar. “Dejá de fregarme, dije que me gustaba Luisa solo por molestar” // 2. (Reg. DRAE: C. Ric., Hon., Méx. y Ven.) Causar daño o perjuicio a alguien. // 3. (Reg. DRAE como americanismo) Molestar, fastidiar, jorobar, incomodar a otras personas. “Andate al patio a jugar para que dejés de estar fregando”

Frenazo: m. Marca que queda en la ropa interior por una mala limpieza después de defecar. Origen: Similar a las marcas que dejan las llantas de los carros en el pavimento cuando pegan un frenazo intempestivo.

Frenillos: m. (Reg. DRAE) aparato que se coloca en la dentadura para corregir imperfecciones. En otros países se usa solo frenillo.

Fresa: adj. Persona que adquiere hábitos falsamente refinados o fachento, atenido a sus mayores ingresos económicos o que aparenta tenerlos. En Col., gomelo.

Fresa: adj. Persona soda, plástica, que habla de manera muy particular para dar la impresión de provenir de una clase alta.

Fresco: m. (Reg. DRAE A. Cen., Bol., Ecu., Per. y Ven.) Refresco, bebida fría, generalmente preparada de frutas naturales.

Fúchila o fuchilate: exp. Para indicar a una persona que no es bienvenida. Equivale vaya jalando o váyase. También puede expresar desagrado por un mal olor.

Fueraepaja: exp. Para decirle al interlocutor que lo que se le va a decir es en serio, o que no es mentira y que por lo tanto se lo puede creer. (Sinalefa)

Fuerevara: exp. En serio, sin broma alguna, al chile. “Fuerevara, mae, ayer me gané el mayor de la lotería”. También se dice “fuera de toda vara”. (sinalefa)

Furris: adj. Algo muy feo, incómodo, comprometido o peligroso. Lo contrario de tuanis, aunque furris no es en Malespín. “La vara está furris, mae, mejor jalamos”. Véase pelis.

Fustán: m. Prenda de uso femenino que se usaba debajo de la falda, usualmente de algodón, el que se acostumbraba engomar para que desplegara la falda a lo ancho, ocupando el lugar del chingo.

G.

Gacho: adj. (DRAE lo reporta solo para Méx.) Malo, feo, desagradable. Ampliamente usado en C. Ric.

Gajo: m. 1. Auto viejo, mal mantenido y muy deteriorado. // 2. Cosa en mal estado, fea o vieja. Por ejemplo, una bola de fútbol en malas condiciones.

Galerón: m. (Reg. DRAE A. Cen., Méx. y Par.) Construcción relativamente informal, de techo alto y sin divisiones internas que se usa para bodegas o para realizar cierto tipo de actividades; cobertizo.

Gallego: m. // 1. Especie de libélula fina, de color café o azul que ronda por los humedales. // 2. En Guanacaste, especie de lagartija. // 3. (Reg. DRAE) tonto. Esta acepción proviene de España, donde se atribuye fama de tontos a los originarios de Galicia. Internacionalmente, abundan los chistes de gallegos, que los pintan como personas ingenuas o tontas (reforzado en el programa radial de Tres Patines, en el personaje de Rudecindo, el cual siempre era el engañado). Hoy, en Costa Rica, esta connotación es poco conocida. De alguna manera es equivalente al tiquillo para los centroamericanos; el nica para los costarricenses; el pastuso para los colombianos o el guajiro para los venezolanos.

Gallo pinto: m. Platillo nacional, normalmente para comer al desayuno, preparado con arroz y frijoles, normalmente del día anterior, bien condimentado con cebolla, ajos, apio, culantro, pimienta. Usualmente se sirve acompañado de tortillas de maíz, huevo, carne, chuleta o pollo. Origen: el platillo y la costumbre de consumirlo al desayuno se originó en las zonas bananeras del Atlántico. Una leyenda dice que el nombre se originó en una ocasión que no hubo suficiente carne de un gallo pinto que se había matado y preparado para una festividad y las cocineras tuvieron que preparar, de emergencia, el tentempié, que era el nombre que tenía hasta entonces. De allí en adelante, como sarcasmo, se le llamó Gallo Pinto.

Gallo: m. 1. Porción de algún alimento que se sirve sobre una tortilla que se dobla por la mitad. Puede ser de algún picadillo, frijoles molidos, carne, pollo, lengua, etc. Es similar al taco mexicano. // 2. Flema que se atora en la garganta y hace que, cuando una persona habla, le salga un sonido agudo o disonante. Cuando a alguien se le atraviesa un gallo en la garganta le dicen: “¡Echáte otro pa que haya pelea!”. // 3. (Reg. DRAE) cable de la grúa de los muelles; // 4. (Reg. DRAE) Lazo que se hace al pretal, en la monta de toros, para que se agarre el montador. // 5. (Reg. DRAE) cachada, golpe que se da con la cabeza del trompo sobre otro trompo. //

Gamarra: f. (Reg. C.G.) Forma popular de referirse a la cara de una persona. “Como perdió el año, Carlitos andaba con una gamarra que daba lástima.” Origen: Gamarra es la cuerda que se usa como arnés para colocar en la cara de los caballos, para sostener el freno.

Gamonal: (Reg. DRAE, A. Cen. y A. Mer.) Cacique de pueblo. Persona acaudalada e influyente de un pueblo campesino (R.F.G, p. 55).

Gangoche: m. Saco o costal hecho de fibra de yute, fique o cabuya. Estos sacos se utilizaban para embalar el café de exportación, antes de que aparecieran los  materiales sintéticos. Era común que los campesinos siempre portaran un saco de gangoche en el hombro, lo que les resultaba muy útil para cuando tenían que cargar algo, especialmente racimos de banano o de plátano, y así evitaban manchar su ropa. Servía, además, como amortiguador para las cabalgaduras o para tomar una siesta en el campo. (Reg. DRAE: A. Cen. y Méx., como guangoche, pero en C. Ric., se utiliza la palabra sin la u.) Tela basta, especie de arpillera para embalajes, cubiertas, etc.”

Garifo: adj. Despectivo para calificar a una persona como alagartada, alguien que quiere quedarse con todo, o comerse todo, casi como sinónimo de hartón. El término está en desuso. Nota: DRAE lo registra como sinónimo de jarifo, y éste como un adjetivo que significa rozagante, vistoso, bien compuesto o adornado (arabismo, de saríf,  noble).

Garrotera: f. 1. Lugar en donde hacen préstamos informales, a altos intereses y con métodos poco convencionales de cobro. Se refiere a que, quien tiene que recurrir a ellas, le dan garrote. //2. (Sex.)

Gastar (se): refl., tr. Tener algo muy apreciado por los demás. “Pucha, es que esa mujer se gasta una piernas lindísimas”; “Ese mae se gasta un chuzo (carro) último modelo.”

Gata: f. Gato mecánico para levantar el automóvil y cambiarle las llantas.

Gatazo: adj. Persona muy hábil o astuta (como un gato).

Gato: 1. adj. (u.t.c.s) Persona de ojos claros. // 2. m. Persona muy astuta. // 3. m. Variedad de repostería, con una capa de mermelada de guayaba en el centro. Origen: galicismo, de gateaux.

Gelado, gelao: adj. Tonto, simple, sin gracia, ormido, cobijao, tímido. “No sea gelao, andá hablale a esa muchacha.”

Gelarse: prnl. (Reg. DRAE) Dicho de un fruto tierno que comienza a secarse antes de alcanzar la madurez. “Ese jocote se geló”, o sea, no llegó a desarrollarse, o se estaciona en su desarrollo desde muy tierno y se cae. Las señoras de antes decían…”no señale esas frutas ni las toque tiernitas, porque se gielan.” Origen: de hielo, pues cuando la temperatura es inferior a lo que corresponde, las frutas no terminan de madurar.

Goma: f. 1. Tuza, mona, cabanga; // 2. Gotera, malestar del día siguiente como consecuencia de haber consumido licor en exceso el día anterior. Se le usa frecuentemente en la expresión “andar de goma” que equivale a “andar de gotera”. En otros países: Guayabo (Col.); resaca (Méx.).

Gorrear (se): tr. , prnl.  (Reg. DRAE) Propinar un golpe, en particular cuando se hace a traición; timar o engañar. Pero también se le usa cuando una persona golpea a otra en condición de superioridad física.

Gorrón: adj. Alagartado, persona que le gusta quedarse con todo lo que haya disponible; también se refiere a la persona que llega a una fiesta sin ser invitado, más o menos en el sentido que le da DRAE (que tiene por hábito comer, vivir, regalarse o divertirse a costa ajena. U. T. C. S.) (DRAE : Timar, engañar).

Gotera: f. Véase goma.

Greña: f. Pelero, particularmente, cabellera despeinada. A veces se le usa también para referirse al pubis de la mujer, pero por confusión, en sustitución de la palabra breña.

Guaba: f. 1. Golpe de suerte; de allí se deriva guabero: Suertero. “Viste ese gol, fue una guaba”; “Ese carajo es un guabero, faltó al trabajo y nadie se dio cuenta”. // 2. (Sex.)

Guaca  (huaca): f. Lugar de una casa en donde se esconde algo. Proviene del entierro indígena, en donde usualmente aparecen piezas muy valiosas. Por extensión, hueco donde se esconden cosas. Escondrijo. Un puño de cosas guardadas. “ya me decía yo de porqué ese carajo está tan gordo. Es que siempre tiene una guaca de confites a mano”

Guácala, wácala: exp. Denota asco o desprecio.

Guachar, guachiar o guachear: tr. Mirar o vigilar algo. “Guachame el negocito mientras voy al baño.” Anglicismo, de  To watch.

Guachimán: m. Vigilante. Anglicismo, de “watchman”. Este término se le usa en toda América Latina.

Guacho: m. 1. Ojo, “Tengo que ir al oculista porque estoy jodido de los guachos”. “Tíremele guacho a ese paquete. Ya vengo.” Origen: Anglicismo, de to watch. // 2. Reloj Origen: anglicismo, de watch, reloj de pulsera.;

Guanacas: adj. Guanaco (Reg. DRAE como un americanismo) persona muy torpe, tonta. Viene de guanaco: Persona tonta, simple. Desconozco si existe alguna relación entre este término y el hecho de que a los salvadoreños se les conoce en Centroamérica como guanacos. Parece difícil pues en general, los salvadoreños tienen fama de ser muy inteligentes. En América Central, según DRAE, un guanaco es un páparo o aldeano (maicero en Costa Rica). Solo en C. Ric., se usa el guanacas (indistintamente si es para hombre o mujer). (Nótese el uso del plural para un significado en singular)

Guápil: f. Escopeta de dos cañones, generalmente de grueso calibre; // 2. Dos semillas de café que nacen en un solo grano.

Guapinol: m. fruto de un árbol del mismo nombre, propio de los climas calientes. Produce una vaina color morado cafesuzco, de cáscara muy dura. Adentro contiene unas motas amarillentas, secas, que tienen un sabor fuerte.

Guapirolazo, guampirolazo: m. Puñetazo o golpe dado con cualquier objeto o con el puño cerrado. También, el golpe que se recibe al caerse o al pegar contra un objeto alto. Origen: proviene de guapinol, por lo que se supone que el término original era guapinolazo. Como el guapinol es un fruto de cáscara muy dura, un golpe dado con ella es muy doloroso.

Guardabarro: m. Parte de la carrocería que está sobre las llantas. En otras partes se le conoce como guardafango.

Guáscaro: adj. Hermoso o muy grande. Muy usado en Guanacaste.

Guata: f. Agua. Origen: anglicismo, de Water.

Guatar: intr. Esperar. Origen: anglicismo, de to wait.

Guatazo: m. Un tiempito, lapso no muy largo de tiempo. “Cuando llegué al brete no estaba la chavala, entonces decidí darle un guatazo”. Acción de guatar. Origen: anglicismo, de to wait., esperar.

Guato: m. Perro. Origen: De saguate o zaguate, perro desenrazado, sin ningún pedigree. En Chi., quiltro.

Guayacán: m. Hombre viejo pero de contextura fornida y buena salud. Es un término de respeto hacia una persona mayor, de gran relevancia en un pueblo. Es claro que hace referencia al árbol de guayacán, característicos por su frondosidad y madera dura (árboles nativos de América de los géneros Tabebuia, Caesalpinia, Guaiacum y Porlieria, Wickipedia)

Güecho: 1. adj. Persona que consiente o permite que otros, bajo su responsabilidad, hagan lo que quieran sin corregirlos. También tiene el significado de tonto. Alguien a quien “le cuelga el güecho” es alguien muy tonto o inocente. // 2. m. (Reg. DRAE) bocio, crecimiento anormal de la glándula tiroidea por deficiencia de yodo. // 3. m. (Reg. DRAE) Persona que tiene bocio. // 4. m. (Reg. DRAE) Persona que tiene la voz parecida a la de quienes tienen bocio.

Güeso o güeiso: adj. 1. m. Empleo, lugar de trabajo u ocupación. ¡Qué pereza, en el güeso no me dieron tiempo de ir a comprar las entradas para el estadio! “Ando buscando güeso”. // 2. Algo muy malo, molesto o de baja calidad, “el carro me resultó un güeso”. Algo muy complicado de hacer, “ese brete es un güeso”. // 3. Algo que no tiene salida o que es difícil de vender, “vamos a hacer una liquidación para salir de los güesos”.

Güevo (huevo): m. 1. Dinero, plata. “Entonces, ¿qué?, ¿cuándo cae el güevo?” // 2. adj. Persona engreída, creída, repugnante, con complejo de superioridad (deformación léxica de huevo). Persona antipática, especialmente si se cree “doña toda”. // 3. m. Cuando se le usa con un pronombre personal, significa lo contrario, es decir, una persona muy querida, en particular entre hombres “Mi güevo” (mi carnal); en alusión de la expresión “¡Te quiero como a mis huevos!”, que hace referencia a los testículos en el hombre. // 4. m. Algo muy difícil o complicado. “Pucha, me costó un güevo conseguir las entradas”. // 5. (Sex.)

Güevoduro: m o f. Persona que llega a actividades (fiestas o paseos) a las que no ha sigo invitadas. También, persona que no se pierde una, es decir que siempre aparece en todo lado. En ciertos puntos específicos del viaje en bus o en tren desde la capital a los puertos (Puntarenas, en el Pacífico o Limón en el Atlántico), como Orotina o Siquirres, se apostaban vendedores de comida, entre cuyas ofertas estaban los gallos de huevo duro. Además, es muy común (aunque ahora menos frecuente) que cuando se hace un paseo al campo, en la cesta del almuerzo no faltan los huevos duros. Por lo tanto, estos no faltan en ningún paseo. Por lo tanto, a las personas que no se pierden oportunidad para ir de paseo, se les llama “huevo duro”. A un conocido personaje político, quien fue ministro de comunicaciones en una de las administraciones de los años 80, lo llamaban “güevo duro”, porque no se perdía ningún paseo.

Güevón: adj. El costarricense es muy dado a usar el término “güevón” muy similar a la forma en que lo usa el chileno, como muletilla elipsada en simplemente “won”. Ésta, junto con la palabra “jueputa”, son las dos más características del mal hablado tico, entre amigos y una de las muletillas que más ridiculizan los centroamericanos de los ticos.

Güevostibios: adj. Persona indecisa, sin el valor de tomar decisiones importantes, débil para ejercer la autoridad.

Güicho (a), wicho: adj. Persona simple y torpe. “Caer de güicho” es caer en una trampa para tontos.

Güila: m. o f. (Reg. DRAE) 1. Despectivo, o término muy informal, para referirse a un niño o niña. Dependiendo del tono y la persona, puede tener una connotación neutra o hasta cariñosa. // 2. m. o f. Persona joven, sin mucha experiencia: “El nuevo contador es muy güila”. // 3. f. Novia o lance: “Le voy a llevar un regalillo a la güila”. // 4. m. Reg. DRAE) Nombre de un escarabajo grande, negro por encima y amarillo hacia atrás. // 5. (Sex).

Guineo: m. 1. (Reg. DRAE) Fruta de la familia de las platanáceas, pequeño, casi siempre se consume cocido (aunque maduro, se puede comer crudo, pero no tiene el sabor agradable del banano). //2 (Reg. DRAE)  Variedad de pasto. El guinea. // 3. Sobrenombre para una persona baja y de piel oscura. // 4. (Sex.)

Güipipía: m. Grito que pronunciaban los borrachos en el campo, precisamente como señal de que se sentían “alegres.” Se le considera un símbolo inmaterial de la nacionalidad costarricense.

H.

Habladera: f. (Reg. DRAE C. Ric., Cub., El Sal., Hon. y Nic.) Acción de hablar mucho.

Hacer cálamo: exp. Hacer un esfuerzo mental para tratar de recordar algo. “Hacé cálamo para ver dónde dejaste las llaves.”

Hacer piche: exp. (Reg. DRAE) Descansar sobre un pie, como lo hace el piche (Ave palmípeda de la zona pacífica).

Hacerse: 1. prnl. Fingir, querer aparentar algo con disimulo. “No te hagás, vos fuiste el que se jaló la torta” // 2. De allí se derivan una infinidad de términos como “hacerse el maje (aparentar ser tonto); hacerse bolas (enredarse); hacerse un chorro o hacerse humo (irse rápidamente); hacerse mierda (accidentarse gravemente, despedazarse) hacerse el ruso o hacerse el chancho (disimular) o

Hachero: adj. Persona muy brusca o desconsiderada. Se usa también para referirse a los jugadores de fútbol que son muy bruscos y cometen muchas faltas aviesamente. En los años 60, un jugador de fútbol llamado Guillermo “Palomino” Calvo, tenía fama de hachero.

Harina: f. Dinero, plata.  “¿Qué mae, cuánta harina tiene?”

Harinón: m. 1. Mucho dinero. “Ese carajo se ganó un harinón en la lotería”; // 2. Costar muy caro. “Ese chuzo que andás debe costar un harinón.”

Harinón: m. Mucha plata, algo que cuesta muy caro. “Cuidado con ese chunche porque vale un harinón.”

Hasta el culo: exp. Totalmente borracho.

Hecho leña: exp. En muy mala condición física, enfermo o económicamente quebrado. Deteriorado. “Esta casa está hecha leña.”

Hembrilla: f. Mujer joven, generalmente bonita.

Hembrón: m. Mujer muy linda y de muy buen cuerpo.

Horas nalga: f. Experiencia, especialmente en trabajos que requieren pasar largas hora sentado. “Para aprender a usar Excel se necesitan muchas horas nalga.” Simil de horas hombre u horas de vuelo.

Hueso: m. Véase güeso.

I.

Idiay: exp. Una de las expresiones más ticas. Refleja toda una connotación idiosincrásica de conformismo y acomodo, de resignación ante una situación: “… Idiay, se nos murió Betico…” Con signo de interrogación adquiere otro significado, un cuestionamiento tácito, casi retador: “…Idiay?…” es una confrontación que alude a la obligación de la otra persona a contestar sobre un tema específico; usado como saludo hace referencia a temas o asuntos pendientes desde la última vez que se vieron las personas que participan de la conversación. La versión moderna de esta palabra es simplemente: “di.”

Ingüelible: adj. Insoportable. Persona de muy mal carácter o de muchos humos, o que se cree superior y desprecia a los demás. Origen: forma sarcástica de decir que una persona no se puede ni oler, porque es insoportable.

Interior: m. Eufemismo por escusado, servicio sanitario.

Írsele arriba: exp. Anticiparse deshonestamente a algo que planeaba hacer una persona. // 2. Hacer proposiciones amorosas a una persona. Echar el ruco.

Is: exp. Sí, afirmación (metátesis). En la jerga pachuca de los últimos años, se ha puesto de moda el uso de las metátesis, es decir, invertir el orden de las letras o sílabas en ciertas palabras, para confundir su comprensión para no iniciados en su lenguaje. Así, on, significa no; nistua, significa tuanis; ofe, significa feo; etc.

Itabo, itabo, hitavo: m. Árbusto (Yucca elephantipes ) de mediana estatura, de hojas lanceoladas y filosas, muy usado para cercas y como retenedor de la erosión de los terrenos. Produce una flor blanca, comestible. En Nic., espadilla o izote. En. E. Sal., izote o flor blanca (flor nacional)

J.

Jabón de olor: exp. Jabón de tocador. El término ha caído en desuso, pero a principios de los 1950 se le llamaba así para distinguirlo del jabón ordinario o de barra, el cual se usaba, incluso, para el aseo personal. La diferencia es que el jabón de tocador, es perfumado.

Jacha: f. Cara, “hizo una jacha cuando le dijeron que estaba desperdicio”. En otros países de A. Cen.,  se llama jachas a los dientes.

Jaiba: adj. Persona boba, torpe. Origen: Probablemente se asimiló a partir del término “comejaibas”, popularizado en la segunda parte del siglo pasado por el cómico cubano José Candelario Tres Patines.

Jalandillo: adv. Pedirle a una persona que se largue. “Hey mae, mejor vaya jalandillo si no quiere problemas”. Origen: Es una deformación de la expresión “vaya jalando.”

Jalar, halar: 1. intr. Irse de un lugar, marcharse “vaya jalando, macho, aquí no está haciendo nada”; “jalemos, mae, ya es muy tarde”; // 2. prnl. Producir un shock eléctrico algún artefacto, instalación o incluso golpe por electricidad estática. // 3. intr. Mantener una relación de noviazgo o estar de novios, aunque con un compromiso no muy formal. Puede ser equivalente a “enamorados” (Col.) o “pololear” (Chi.). Origen: Galicismo, de Haler, con el sentido de tirar del cabo de una cuerda.

Jalarse torta: exp. Quedar embarazada la novia antes de casarse. “Se tuvieron que casar en carrera porque se jalaron torta.”

Jalarse una torta: exp. Cometer un error que puede traer consecuencias. “Puta, ¡qué clase de torta te jalaste. Te pusiste a contar chistes de nicas y el novio de Marisela es paisa.”

Jama: f. (Reg. DRAE, solo para Cub. Y Nic.) Alimento, comida preparada. En C. Ric., también tiene ese significado. Jamar es un término castizo que en sentido coloquial significa comer.

Jamón: m. Algo muy fácil, comer jamón es aprovecharse de la inexperiencia de alguien para ganarle, especialmente en un juego. “El examen de Mate fue un jamón.”

Jáquima: f. Algo gravoso, una obligación grande que debe honrarse. Origen: la jáquima es el cordel que se ata a la cabeza de las bestias y sirve para llevarlas. Una deuda le pone presión a la persona que no le deja moverse libremente, algo parecido a lo que hace la jáquima al caballo.

Jarabe de pico: exp. 1. Pura paja; hablar muchas cosas, sin decir nada; crear muchas expectativas sin que se lleguen a concretar. 2. Mentir, decir cosas que no son ciertas solo para salir del paso de algo que no se quiere hacer.

Jarana: f. (Reg. DRAE C. Ric., Sal., Hon. y Nic.) Deuda, obligación de pagar. Es una palabra castiza pero con la acepción de trampa, engaño o burla.

Jareta: f. 1. (Reg. DRAE para C. Ric., y Hon.): Bragueta, abertura cerrada con un dobladillo en los pantalones, provisto de cremallera (o antes, de botones) que, en el caso del hombre, se abre para orinar. Hay un dicho muy popular para referirse a algo muy lejano o muy tardado: “eso es más largo que jareta de tonto”. Era usual en el campo que a los hijos idiotas (eufemísticamente “tontitos”) los vestían con los pantalones del papá, el cual simplemente lo achicaban en la cintura y le cortaban las piernas. Obviamente, la jareta no se modificaba, por lo que ésta casi les llegaba a la rodilla.

Jarroeloco: adj. U.t.c.s. Persona muy golpeada o maltratada por una pena o circunstancia. Viene de la expresión: Está más golpeado que un jarro de loco. // 2. Persona que está de goma (resaca, guayabo).

Jaula: f. Calzones de mujer. Alusión socarrona a estos encierran al “mico”, nombre que se le da al órgano femenino.

Jesusiar: intr. Invocar a Jesús o a los santos ante alguna situación de apremio o enojo. “Déjese de jesusiaderas, que usted maneja su plata y yo manejo mi leña”  (Mercando Leña, Concherías, Aquileo J. Echeverría”

Jeta: f. (Reg. DRAE A. Cen., y Méx.) Boca u hocico.

Jetacaida: adj. Tonto, baboso, quijada caida. “por jetacaida se le fueron arriba.”

Jetas: m. Persona que alardea de las cosas. Jeta es un nombre vulgar para la boca de las personas o animales. (U.p.e.pl)

Jeteperro: adj. Babiecas, tonto. Muy usado en la zona de San Carlos.

Jetiar: intr. Hablar, contar algo, pasar un chism, lo que sale por la jeta. A veces también se le usa en el sentido de mentir. “Como les iba jetiando, ayer cuando venía por el parque, me encontré con Romualdo.”

Jetón: adj. (Reg. DRAE) mentiroso, que tiene costumbre de mentir. Por extensión, jetonada es una mentira grande.

Jocote: m. (Reg. DRAE). Dedo de los pies, por el parecido del dedo gordo del pie, con un jocote tronador.

Jodarria: f. (Reg. DRAE para E. Sal. Y Hon.) acción de estar molestando con algo, con cosas pequeñas o asuntos de poca monta. Dícese de un niño pequeño cuando llora constantemente, pero sin mucha intensidad.

Joder: intr. 1. Hacer bromas, vacilar. “No le hagás caso, no ves que lo está haciendo por joder” // 2. Molestar, fastidiar, incomodar. “Dejá de estar jodiendo acá”

Joroba: f. Cajuela trasera del automóvil. Los viejos automóviles tenían la parte posterior en forma de una joroba. En algunos modelos, incluso, había un asiento extra que se abría para habilitarlo.

Jota: f. Amante, querida. El nombre proviene de la época en que las centrales telefónicas eran manuales, en que, para extender la capacidad, algunas líneas se compartían. Para indicar que era una línea compartida, se le anteponía una “j”, como en j-1635 (viejo número telefónico de Radio Columbia); j-5313 (teléfono de la Dry Cleanning Excelsior).

Juan Vainas: exp. Persona tonta, simple o muy ingenua. El término era muy usado por Carmen Lyra en sus “Cuentos de mi tía Panchita”. Como vaina es, en una de sus acepciones, equivalente a problema, quizás quiere decir un tipo que tiene muchos problemas, por las torpezas en que incurre.

Juemialma: exp. Denota asombro. Contracción de “hijo de mi alma”, pero en realidad es una forma disimulada de decir “jueputa”. .“Juemialma, que taco me llevé” (metaplasmo)

Juepucha: exp. Metaplasmo de juepucha.

Jueputa: exp. U.t.c.s. Elipsis de hijo de puta. Aunque sigue siendo grosera, actualmente ha perdido casi todo su significado ofensivo y se le usa como una exclamación de asombro o sorpresa. Todo depende del tono con que se diga y las circunstancias. Es una palabra de uso generalizado entre hombres y mujeres, y casi ha adquirido sentido familiar.

Jugado, jugao: adj. 1. (Reg. DRAE, C. Ric. y E. Sal.) Que tiene mucha experiencia. “Carlos se ganó el puesto porque ya es muy jugao”, ”. // 2. (Reg. DRAE) Vivo, astuto, audaz, mañoso. “Tené cuidado con ese noviecito tuyo porque es un gran jugao.”

Jugoeriñón: m. Orines, meados.

Juma: f. (Reg. DRAE C. Ric., y Ven.) Borrachera. Viene de jumera, termino castizo que significa borrachera o embriaguez.

Jumao, jumo: m. (Reg. DRAE C. Ric., y Ven.) Adjetivo que expresa la condición de estar borracho. Origen: Viene de humo, en el sentido de que a una persona borracha también se le dice que “anda encumbrada”, como el humo. “El guaro blanco es un alimento, yo solo jumo quisiera estar” (del Himno al Guaro)

Jumar (se): prnl; tr. Emborrachar (se), embriagar (se), que según DRAE, es un americanismo.

Jumas: adj. U.t.c.s. Borracho empedernido, alguien que le gusta mucho las bebidas alcohólicas. El DRAE lo registra como costarriqueñismo pero con un sentido más estrecho de lo que corresponde, como ebrio.

Juntar: 1. prnl. Convivir maritalmente sin casarse. //2. (Reg. DRAE) Recoger un objeto del suelo. “Hágame el favor y me junta ese lápiz que se me cayó.” // 2. (Reg. DRAE) Sacar carbón en una carbonera..

Jupa: (Reg. DRAE C. Ric., y Nic.) Cabeza.

Jupas: f. Juego que consiste en hacer lances con una bola entre dos o más jugadores, exclusivamente usando la cabeza.

Juperriel (conjunción de jupa de riel): m. Corte de pelo estilo gringo, muy de moda en los años de la II Guerra Mundial, la parte superior del cabello cortada a ras. Se puso de moda por la película “Elvis in the Army.”

Jurupio: adj. Baboso, tonto, lelo.

K.

Kilometreado: adj. Viejo, persona de mucha edad, aunque también se usa para objetos o cosas muy usadas, especialmente la ropa. Origen: Se asimila de los carros viejos, que tienen muchos kilómetros recorridos y por lo tanto, están muy deteriorados.

Kinder: m. Apócope de kindergarten, jardín infantil. Normalmente son instituciones privadas que atienden niños desde maternal (guardería) hasta preescolar. Origen: germanismo, de kindergarten.

Klínex: m. Pañuelo de papel de algodón. Origen: Al igual que sucede en otros casos,.

Kótex: m. Todo tipo de toalla femenina, aunque no sea de esa marca.Origen: Esta due una de las primeras marcas en el mercado local.

L.

Lactar: intr. 1. Mamar, en el sentido de llevar palo o de trabajar mucho. “Diay mae, aquí estoy lactando con este brete.” // 2. Beneficiarse de un trabajo o actividad si merecerlo, por ejemplo, un puesto público.

Lagartija: f. 1. Flexiones de pecho, realizadas para fortalecer los músculos pectorales. // 2.  Mujer muy flaca. Hay un dicho que reza: “de lagartija para arriba, todo es cacería.”

Laja: adj. Traidor, persona de malas costumbres. Probablemente de lo poco confiables que son las lajas para caminar sobre ellas, por lo resbaloso.

Lamefondillos: adj. Persona que le hace la masaguada al jefe. Tiene el mismo sentido que chupa medias en otros países (por ejemplo, en Chi.). Fondillo es término menos malsonante para referirse al culo o trasero.

Lámpara: f. Acción que se hace para ocultar o negar alguna cosa, “qué lámpara, la tuya, dejate de varas y reconocé que te gusta Carolina”.

Lamparear: intr.1. Aparentar lo que no se es. “Ese tipo anda lampareando en ese carro, cuando todo mundo sabe que es de su patrón”; // 2. Vigilar disimuladamente. “Lampareame un segundito que no venga nadie para poder echarme una miadita”.

Lamparoso: adj. Persona que finge algo que no es, o que trata de ocultar algo. “Ese mae es un lamparoso, siempre anda con unos cuentos increíbles.”

Lance: m. Encuentro amoroso ocasional y esporádico, sin compromisos, y normalmente con una mujer u hombre de no muy buenas costumbres o apariencia. “Qué bruto más arriesgado Manuel, vieras el lance que se alzó”

Lancear: tr. , intr. Aprovechar un lance; andar buscando conquistas amorosas especialmente con parejas de baja condición social, de no muy buena reputación o mala facha.

Lapa: f. Billete de 500 colones.

Lata: f. Autobús, término despectivo para indicar que usualmente los autobuses están en malas condiciones, es decir “son una lata.”

Latir: loc. verb. Presentir, suponer, adivinar. (DRAE lo reporta solo para Ven.). “Me late que ese carajo nos estafó.” “Me late que voy a salir mal en el examen.”

Lavado: adj. Sin dinero, chonete. “Mae, prestame mil pesos porque estoy lavado”.

Lavar: trans, prnl. Dejar a alguien sin dinero. “Pucha, vino Carlos y me lavó, se llevó toda la plata que tenía en mi cartera”.

Leche: f. Buena suerte, casualidad positiva. ¡Qué leche que ganamos el partido! DRAE lo reporta como regionalismo sólo para Ecu., E. Sal. y Ven. Pero es de uso muy generalizado y antiguo en Costa Rica. Hay un chiste de que a una vieja línea aérea que servía entre Costa Rica y San Andrés (Colombia), le decían “el ponche”, porque se necesitaban “huevos” para montarse y mucha leche para bajarse con vida.

Lechero: adj. Suertero.

Lechuga, lechugón: adj. U.t.c.s. Persona, especialmente, niño o adolescente, muy aplicado al estudio. Origen: La lechuga es de color verde, y se le dice verde a la persona muy estudiosa, es decir, que pasa metido en su casa estudiando, hasta el punto de adquirir un color verde por falta de sol.

Lempo: adj. 1. Ave de corral de plumaje de color negro azulado, casi morado. Particularmente, en el lenguaje campesino, se llama lempo(a) a un gallo (o gallina) de color negro brillante // 2. Persona de encías oscuras. // 3. Persona de piel muy oscura. Por extensión, cuando una persona se asolea demasiado y adquiere un color rojo oscuro en la piel, se dice que está lempo. “Hacía tantísimo calor que los chiquillos llegaron lempos.”

Lengüevaca: adj. Persona habladora y mentirosa. A una persona que habla mucho, se le dice “lengona”. La lengua de una vaca, comparativamente con la humana, es muy larga.

Leñazo: m. 1. Golpe muy fuerte dado con cualquier instrumento (no sólo con un leño), incluso con el puño. // 2. Efecto de la intoxicación con marihuana: “se mandó un leñazo que lo dejó volando…”

Leva: f, Chaqueta, particularmente de mezclilla, derivación de la marca Levi´s.

Levantalbóndigas: adj. Persona chismosa, que anda metiendo la cuchara en la vida personal de los demás.

Levantapolvo: exp. Persona de baja estatura. Viene de la frase: Se tira un pedo y levanta polvo.

Libra, librita: f. Billete de cinco colones o simplemente los cinco colones (la inflación acabó con estos billetes y con el concepto). Decía don Jorge Pastor Durán: “La entrada al estadio debe fijarse en la popular librita.”

Licencia: f. Carné que autoriza para la conducción de vehículos automotores. En Col, es pase, en Per., brevete, en EE.UU, “driver license

Liga: f. 1. Caucho muy delgado, usado para juntar billetes o amarrar rollos de papel. //2. Simplificación de Liga Deportiva Alajuelense, equipo de la ciudad de Alajuela. // 3. Ciudad de Alajuela. Origen: Esto por cuanto, cuando llegó la noticia de la independencia de España en 1821, se generó una controversia entre si el país se uniría al Imperio de Iturbide (México) o se declararía república independiente. Esto generó la primera guerra civil que se conoce como la Guerra de la Liga, puesto que San José y Alajuela conformaron lo que se llamó la Liga Republicana. Dado que quien dio ese nombre fue Gregorio José Ramírez, oriundo de Alajuela, el término se especializó para llamar a los habitantes de Alajuela. ¿Simple casualidad?

Liguista: adj. U.t.c.s. 1. Hincha de la Liga Deportiva Alajuelense, equipo del Cantón Central de Alajuela. // 2. Apelativo para los habitantes de la ciudad de Alajuela. Origen: Existe discusión respecto a este término, especialmente si el sobrenombre de los alajuelenses como liguistas se deriva del nombre del equipo o de la Liga Republicana.

Lija: f. 1. Papel higiénico, como sarcasmo para insinuar que el papel higiénico es muy duro. // 2. Licor barato y que raspa la garganta al ingerirse, especialmente el guaro.

Limpio: adj. Sin dinero, chonete. “Ese carajo es un limpio, siempre le gusta andar chuleando a los demás”. ¡Prestame 100 pesos, porque ando limpio!”

Limpión: m. Según DRAE (C. Ric., Ecu. y Ven.) es un paño para limpiar. Sin embargo, este uso es raro en C. Ric., En cambio se le utiliza más específicamente para designar el pedazo de tela o paño que se usa para secar los trastes después de lavarlos.

Lipidia: f. (Reg. DRAE C. Ric., E. Sal., Gua. Y Nic.) Miseria extrema. Más usado como “estar en la lipidia”

Llanta: f. 1. Rueda de hule que se monta sobre el aro y se llena de aire, ya sea directamente o mediante un neumático interno. En otros países se les llama gomas. En particular, en Chi., se le llama neumático, y llanta al aro metálico sobre el cual esta se monta. En C. Ric., se llama neumático al implemento inflable, de hule, que se usaba en el interior de las llantas para contener el aire. En Ch., a este se le llamaba cámara. // 2. Acumulación de grasa (gordura) que se forma alrededor de la cintura de una persona; En Col.; rollos o gorditos. “Esa roca se parece a Michelín, ¡sólo llantas!

Lolo: adj. Tonto. “No sea lolo”, no sea tonto.

Lonchera: f. Artefacto o trasto para llevar el almuerzo o la merienda. Vino a sustituir la portavianda. Origen: anglicismo, de lunch.

Loquera: f. Ocurrencia, atarantamiento, impulso, acto impensado. “Le agarró la loquera y se fue para Miami.”

Luna: f. Mal genio, estar de luna es estar malhumorado. Pero también, irónicamente, se dice de un sol quemante.

Lunático: adj. Persona de carácter cambiante y que frecuentemente anda de mal genio. Se diferencia del término castizo que significa distraído o excéntrico.

M.

MacDonalds de la Uruca: exp. Nombre entre sarcástico y cariñoso con que la gente llama a un pequeño establecimiento, de no más metros cuadrados, ubicado al costado noreste de la plaza de La Uruca, en el cual se venden tortas de huevo y gallos de salchichón, café y refrescos gaseosos. El sitio es muy popular como merendero y es frecuentado por choferes de camiones y taxistas, pero de gran estima para los empleados públicos.

Macho: adj. U.t.c.s. Rubio, persona de pelo claro. Origen: Hay varias versiones 1. Cuando llegaron los primeros gringos al país, a las zonas bananeras, sus mujeres usaban practicar deportes, lo cual era extraño para los lugareños de esos tiempos. Despectivamente, se les empezó a llamar machas, mujeres con actitudes de machos o marimachas. De allí se generalizó que, a todas las mujeres rubias, se les consideraba “machas”. Luego se utilizó también en género masculino, para el hombre de pelo rubio. Como los gringos que llegaban a las zonas bananeras, generalmente, eran rubios, también se asimiló el término “macho” para referirse en general a los gringos. (Historia aportada por Eduardo Guevara Chavarría). 2. El término fue acuñado por Carmen Lyra (María Isabel Carvajal), pues en el cuento “La negra y la rubia”, de los “Cuentos de mi tía Panchita”, publicado en 1920, hace alusión a que una niña parecía una “machita”, por lo rubia y blanca que era. Hay que tener en cuenta que Carmen Lyra vivió y se educó en Chile (incluso su seudónimo lo tomó de las calles Carmen y Lira, de Santiago). Esa “machita” a que alude en el cuento, muy probablemente refiere al molusco que en Chil., se llama macha, una especie de almeja de carne blanca y bordes rosados y rubios. (Aporte del Sr. Luis Naranjo). // 3. Sin embargo, el término ya se le usaba al menos desde 1883. En el siglo XIX, era costumbre llamar machos a las mulas. La gente creía que eran estériles como un castigo de Dios, por ser un cruce de dos razas distintas. Las mulas, o machos, eran difíciles de domar. Cuando llegaron los primeros predicadores protestantes, al país, generalmente gringos y rubios, a la gente le perturbaba el que no respetaran los ritos católicos, principalmente el santiguarse al pasar por el frente de una iglesia. De allí surgió el llamar a esos personajes machos, insinuando que eran indomables. De allí se asimiló el término a toda persona de pelo rubio (Versión de Juan Humberto Montoya).

Madrear, madriar: intr. Mentar la madre, insultar a alguien, especialmente, llamarlo hijueputa.

Mae: m. o f. Es uno de los términos más utilizados en el hablar del costarricense, especialmente entre los jóvenes de todos los estratos sociales, para referirse, a veces de forma ligeramente despectiva, a cualquier persona o a amigo. Antes se le usaba solamente para hombres y formaba parte de la jerga entre varones. Sin embargo, actualmente se le usa también en femenino: “¡esa mae es un popi!” y es común en el lenguaje de las mujeres. Origen: Es una derivación elíptica del término maje, que se usó en el S. XX como sinónimo de tonto. Véase maje.

Mafero: adj. U.t.c.s Exagerado, que acostumbra exagerar en lo que dice. Muy usado en Guanacaste.

Mafufo: adj. Drogadicto, específicamente adicto a la marihuana.

Maguiver: m. Artilugio o solución ingeniosa. Adoptado a partir de la popular serie de televisión norteamericana (Mac Giver) de los años ochenta.

Maicero: adj. U.t.c.s. 1. Aldeano, campesino. En las casas campesinas del centro del país, nunca podía faltar una milpa (o milpita, como bucólicamente se le llamaba). De hecho, dentro de la dieta básica costarricense, no podía faltar el maíz, principalmente en tortillas, pero abundaban las comidas hechas a base de este grano. // 2. Por derivación, persona hosca, poco refinada. En Col., mañé, corroncho o lobo. “Cómo se te ocurre ponerte esa ropa, no seas tan maicero”. Sin embargo, el término ha evolucionado de peyorativo a cariñoso. De hecho en algunas canciones folclóricas se le menciona en tal carácter, como en una de Lencho Salazar llamada “Maicerita mía.”

Maizol: m. Buey, especialmente de color blanco o pardo claro, de gran tamaño.

Maje, mae: m. o f. (Reg.DRAE) Tonto (¡no seas tan maje!), fácil de engañar. Hasta los años 60 tuvo esa connotación. Con el tiempo el término evolucionó y pasó a significar una forma ligeramente despectiva o muy familiar para referirse a cualquier joven. El término sobrevive, aunque se ha elipsado en “mae” y su connotación ha cambiado a una forma familiar y muy amigable de referirse a un amigo o conocido. Origen: 1. Se ha mencionado la posibilidad de que provenga del majo español. Sin embargo esto es improbable, pues el término nunca tuvo la acepción de guapo o bonito, como el español. 2. Existe la historia de que el término se originó en los años 1920, en el argot de los zapateros, para referirse al aprendiz, al que se le asignaba el trabajo de majar con martillo la suela de los zapatos, apoyada sobre el muslo, para suavizarla. A esa persona se le decía “el maje y maje”. Cuando a alguien lo ponían a hacer algo irrelevante se decía que lo agarraron de “maje y maje”, lo cual luego quedó en “lo agarraron de maje.”

Majijo: adj. U.t.c.s. Persona con labio leporino y paladar hendido. Origen: Palabra onomatopéyica. En Col.: Boquinche, boquineto, boquín, boquino, boqueto; En Nic., ñajo (también onomatopéyica).

Majonazo: m. Acción de machacarse o machacar alguna parte del cuerpo, uno mismo con algún objeto u otra persona hacia uno (por ejemplo, con una puerta, una gaveta, un martillo, o alguien le machaca a uno el pie con el suyo, como un pisotón). A pesar de que el verbo majar es castizo, como sinónimo de machacar, el sustantivo correspondiente no ha adquirido esa categoría, por lo que sigue siendo un costarriqueñismo, aún no registrado por RAE.

Mal toque: exp. Mala jugada, acción inoportuna o alevosa.

Malacrianza: f. 1. Vulgaridad, expresión vulgar o insultante. // 2. Berrinche. // 3. Acto de mala educación. “No viste la malacrianza que nos hizo el mesero, nos tiró los menús sobre la mesa. “//4. (Sex.)

Malcriado: adj. Persona agresiva, prepotente, despectiva, con mal vocabulario o vulgar.

Malo: m. Uno de los nombres con que los campesinos denominan al diablo: el malo.

Mama: f. Variación de mamá, para llamar a la madre, usado especialmente por los campesinos y adoptado por los pachucos.

Mamada: f. 1. Tontera, cosa difícil de creer. “dejate de hablar mamadas”. // 2. Trabajo duro e intenso y por un período largo. // 3. Lo usan también los estudiantes como expresión de que les fue mal en un examen. “Mae, me mamada me dieron”; // 4. Perder de manera humillante un partido de fútbol. En estas dos últimas acepciones se usa también el término “sonada”, de sonar, como sinónimo de fracasar.

Mamadita: f. Cosa que se hace con delicadeza. ¡Qué bruto!, echaste a perder ese cuadro. ¡Lo que tenías que hacer era apenas darle una mamadita con el pincel!

Mamar: intr. 1. Trabajar muy duro. 2. Tener una tarea que se le vuelve imposible de resolver. “Mae, estoy mamando con la tarea de Mate”. 3. Chupar u obtener prebendas de un puesto público.

Mamitas: m. Hombre llorón o cobarde. También usado para el hombre maduro dependiente en grado sumo de su mamá. Véase también “culeco.”

Mamón: adj. Tonto, sin experiencia. También, en la jerga futbolística se refiere al jugador que no suelta el balón. “Alonso Solís del Sapri es un mamón, juega para la gradería”. Además, es el nombre de una fruta redonda y muy verde, de carne rosada, aderida a una semilla muy grande, que nace en racimos. En Col., mamoncillo.

Mandar pal carajo: exp. Insultar a alguien o negarle rotundamente una solicitud. Sin embargo podría ser una expresión simplemente insultante, como decir “andate a la mierda”. Según se explica en el acápite correspondiente, carajo fue, en una época, el nombre más vulgar que se le daba al pene. Origen: Una leyenda que circula en Internet dice que el carajo era la casetilla cilíndrica en el mástil de un buque de velas en donde se ubicaba el vigía. Cuando castigaban a alguien lo mandaban para el carajo.

Mandarse: prnl. 1. Tirarse intempestivamente. “Se mandó por el tobogán y se cholló todas las nalgas”. En Col., botarse. // 2. Decir las cosas de manera directa o sin tapujos. “Estabamos todos calmados en la reunión, cuando Jacinto se mandó el montón de quejas.” // 3. Comer algo, especialmente de manera apresurada y abundante. “Me mandé el platón de comida que me sirvieron y vieras que cagadera me agarró después.”

Manga: f. 1. Fruta, mango grande. // 2. (Reg. DRAE Arg. y C. Ric.). En un aeropuerto, túnel articulado que recorren los pasajeros para embarcar en el avión. // 3. (Reg. DRAE Col. y C.Ric.)  Potrero pequeño. // 4. f.  DRAE Arg., C. Rica, Ur. y Ven. brete (‖ pasadizo para conducir el ganado).

Mangano: adj. U.t.c.s. Pantalón cuyo ruedo llega a la mitad de la pantorrilla y generalmente se ata a ésta con un lazo. Origen: se deriva de mangana, el lazo que, en el rodeo, se tira a las manos de un caballo o toro cuando va corriendo, para hacerle caer y sujetarlo.

Manganzudo: adj. U.t.c.s Reprimenda usada para referir a un joven que no trabaja o no hace una tarea que le haya sido encomendada.

Manido: adj. Referido a la carne en proceso de pudrición. // 2. Obsoleto, desgastado. // 3. Sin fundamento alguno, pero que se repite constantemente: “La autosuficiencia alimentaria es un manido argumento.”

Manila: f. Cuerda de algodón, de color blanco, que se utiliza para amarrar cosas livianas.  DRAE lo reporta como nicaragüismo, pero referido a una cuerda de cáñamo, no de algodón.

Manirse: prnl. (Reg. C.G.) Corromperse la carne adquiriendo un color oscuro y un olor a mortandad.

Manotear: intr. Robar, quedarse con algo ajeno de manera subrepticia. “Andale con cuidado a Jacinto, porque le gusta manotear.”

Manteca: f. Metaplasmo por mamá. “Qué pélis, vieras que jodida está la manteca”

Mantequilla: adj. U.t.c.s. Se aplica al niño(a) pequeño(a) que no es tomado en cuenta, por ejemplo, para participar en un juego, quizás por su edad o limitación física. Pero también se aplica a los adultos, especialmente en expresiones como: “Por qué no me diste café, ¿es que soy mantequilla?

Mantilla: f. Pañal de tela. Antes de que existieran los pañales desechables a los niños (y a los adultos incontinentes) se les usaban mantillas, trozos de tela de algodón que se doblaban a manera de calzón, para que los bebés (o los ancianos) hicieran sus necesidades. Para impermeabilizarlas se acostumbraba agregar un ahulado en el exterior. Es interesante que, si bien, el DRAE no reporta directamente esta acepción, sí algunas expresiones que la incorporan, tales como: estar en mantillas; salir de las mantillas. Estas expresiones parecen aludir a que, al igual que un niño que no ha superado esa etapa, se dice que está en mantillas (pañales). Es cierto que presenta como acepción algo similar (Prenda de lana u otra tela para abrigar y envolver a los niños por encima de los pañales),  las expresiones citadas más bien corresponden directamente a los pañales.

Mantudo: adj. Reprimenda para decir que alguien es un bribón, malportado o vagabundo. Era muy usado por las madres para regañar a los hijos, o para referirse a ellos en son de crítica: “No sé qué hacer con este mantudo que no quiere estudiar”. Origen: Puede ser que provenga de manta, o de mantilla, los pañales de tela reusables, como aludiendo a que alguien, siendo ya grande, todavía debe usar mantillas (de allí lo mantudo), por lo tanto es inmaduro y tiene un comportamiento inexplicable.

Manudo: adj. U.t.c.s. (Reg. C.G.) Originario de Alajuela. Hoy se llama así no solo a los habitantes de esa provincia, sino también a los seguidores del equipo de fútbol de allí. Origen: El término proviene de la época posterior a la Guerra de la Liga, en que los heredianos, resentidos por la derrota, acuñaron este término como despectivo para referirse a los habitantes de Alajuela pues, según ellos, “tenían la mano larga”, es decir que eran ladrones.

Maquinazo: adj. U.t.c.s. Loco o a punto de estarlo.“Puta, no le haga caso, ese mae. ¡Es un maquinazo!”; “No sé lo que le pasa, yo creo que está lista pal maquinazo”. Origen: El término proviene de los viejos tratamientos siquiátricos del Asilo Chapuí, en donde, con diodos hacían pasar una carga eléctrica por el cerebro, a lo que se llamaba “dar un maquinazo

Marcar: intr. Ir a visitar a la novia a su casa. Actualmente, también se usa que la novia llegue a marcar a la casa del novio.  “Hoy no me apunto al bar porque tengo que ir a marcar”. Origen: Hace alusión a los relojes marcadores que se utilizan en las oficinas para controlar las horas de ingreso y salida de los trabajadores, como indicación de la obligación que tiene el novio de ir, puntualmente, a visitar a la novia.

María: f. Taxímetro, aparato instalado en los taxis para medir la distancia y costo de un servicio. Origen: Una leyenda cuenta que, al principio de los años 50, cuando aún no existía el servicio de taxis (en el sentido estricto del término, es decir un vehículo que deambula por la ciudad), esta necesidad era llenada parcialmente por los “garajes” (como el Garaje Conejo, Garaje Alfaro), es decir, lugares en donde se pedía el servicio en forma directa o por teléfono, a veces con antelación. En uno de esos garajes, había una señora que era la encargada de fijar las tarifas para cada servicio, llamada María Brenes. Antes de cada salida, los choferes le preguntaban a María, cuánto debían cobrar y así lo informaban al cliente. Cuando llegaron los primeros taxis, pequeños vehículos de color de negro que empezaron a deambular por las calles y que traían su taxímetro, para los choferes, que probablemente habían trabajado en ese garaje, fue natural llamar a dicho aparato, la maría.

Mariachi: adj. U.t.c.s. Calderonista, seguidor del líder político Dr. Rafael Ángel Calderón Guardia, originalmente del Partido Republicano, y luego que este se coaligó con otros partidos, del Partido Unificación Nacional y luego Unidad Social Cristiana. Origen: Durante la guerra civil de 1948, a los soldados oficiales, del gobierno del Partido Republicano, se les proveyó de unas cobijas de rayas, que usaban en la espalda durante las noches en que tenían que patrullar los campos, por lo que a la gente se les hacía como los mariachis mejicanos.

Maricona: f. Cartera de mano para varón. Origen: Cuando se puso de moda este tipo de cartera para hombres, algo totalmente inusual, fue inevitable que se le asociara como una práctica poco varonil, por lo que se asoció con una práctica homosexual, un  asunto de maricones (playos, homosexuales). En vez de llamar así al portador, se trasladó el apelativo a la cartera en sí.

Marimba: f. Hijos de una familia muy numerosa, con edades muy seguidas. Origen: Hace referencia al teclado de la marimba que está ordenado por notas y cada tecla de madera, está ordenada de manera sucesiva, de mayor a menor, con poca diferencia entre cada una.

Maripepino: m. Stripper masculino. Origen: En los años 1970-80 estuvo muy de moda en C. Ric., la vedette española María José Nieto, quien usaba como nombre artístico, Maripepa. Fue una de las primeras en usar calzones tipo “hilo dental”. Por esa época, empezaron a surgir algunos grupos de strippers masculinos que se presentaban en diferentes locales exclusivos para mujeres y animaban despedidas de solteras para éstas. Se les llamó maripepinos en alusión a la vedette mencionada.

Mariquear, mariquiar: intr. 1. Llorar, gemir. “Cuando la vi era que estaba mariquiando inconsolablemente”. Origen: María es quizás el nombre femenino más frecuente en Español. Tradicionalmente se consideraba que llorar es cosa de mujeres, o sea, mariquear es llorar como mujer, con lo cual se quería decir que el llorón es un marica. // 2. (Sex.)

Mariquita: f. 1. Truco ingenioso o artilugio (ardid o maña) para resolver un problema, especialmente usado para arreglar algo. Ha resurgido en el argot de computación para indicar un truco para resolver un problema de software o hardware. // 2. Se le usó en el pasado como un término específico para indicar un puente eléctrico que se hacía para evadir el medidor de la electricidad y así pagar menos por el consumo.

Maritates: m. Conjunto de chunches o paquetes, “le echaron los maritates a la calle”. A veces se usa como malitates.

Marmaja: f. Mucho dinero. Este término es de amplio uso en Méx., y en Nic. En C. Ric., no es de uso generalizado. 

Maromero: m. Juguete de madera, consistente en una vara larga, con una rueda al final y un muñeco de madera calada, en el medio, el cual tenía una regla que unía sus manos a la rueda. Cuando los niños lo hacen rodar, el muñeco se mueve al compás de la rueda, como haciendo maromas. Algunas veces se le pone un mecanismo, tipo trinquete, que hace sonar la rueda mientras se desliza. De allí la expresión “ataranta más que un maromero.”

Masaguada: f. Algo hecho para quedar bien con otra persona, tratando de disimular los defectos. Contracción de masa (puré de maíz) y aguada. Se le usa principalmente en la expresión: hacer la masaguada.

Masilla: f. Juego que consiste en que, varios niños a la vez dan palmadas en la cabeza a uno de ellos, al grito de “masilla!”, como forma de castigo por algún error cometido, o por perder en algún juego.

Masticar: tr. Tener mucho conocimiento sobre algo, dominar una materia. “Yo mastico el inglish pura vida” (Hablo inglés muy bien). “El tícher mastica esa vara puros dieces” (El profesor domina esa materia perfectamente)

Matacuadros: adj. U.t.c.s Persona entrometida que, con su presencia echa a perder una conquista amorosa. Véase matalance.

Matalance: adj. U.t.c.s Persona, situación, actitud o cosa que estropea un lance, especialmente relacionado con el flirteo. Un matacuadros es también un matalance, pero no necesariamente a la inversa.

Matapasiones: m. Calzones de mujer muy largos y hasta la cintura. Dentro de ellos, el tipo conocido como bombachas (bloomers en Inglés, aunque en su traducción, éste pasó a ser un término refinado y eufemístico para referirse a los calzones femeninos).

Mate, mates: m. Acto molesto de alguna persona. “Dejate de ese mate”. “A mí no me gusta andar con mates.” Origen: En los años 30 y 40, con las primeras vitrolas y las estaciones de radio, se puso de moda el tango, especialmente las interpretaciones de Carlos Gardel. En el tango Mano a mano, de Gardel, Razzano y Flores, hay una estrofa que reza: “Hoy tenés el mate lleno, de infelices ilusiones, te engrupieron los otarios, las amigas, el gavión.”   En el lunfardo porteño, mate es cabeza. Proviene de la supuesta similitud entre el cráneo y el mate, recipiente que se usa para consumir la yerba mate en los países del Cono Sur. En C. Ric., pasó a ser sinónimo de estupidez o hasta de locura, aunque luego su significado se suavizó.

Matonear: tr. , intr.(Reg. DRAE), asesinar a mansalva, principalmente en una emboscada, y después huir. En C. Ric., tiene la acepción particular de hacer alarde de hombría o condición física.

Matrero: adj. (Reg. C.G., C.Ric. y Col.) Traicionero, grosero, ordinario.

Mecachis: exp. Denota enojo. “mecachis, no jodás, callate ya”. Origen: Lo más probable es que sea una forma disimulada de decir “me cago”. Otra versión dice que podría derivarse de cachos: “me salen cachos como al diablo.”

Mecate: (DRAE A. Cen., Méx. y Ven.) m. Cordel o cuerda hecha de cabuya, cáñamo, pita, crin de caballo o similar. Origen: del nahua, mecatl.

Mecatelio: exp. Equivale a de verdad lo digo. Origen: Argot propio de la zona atlántica; modificación de la frase Me can tell you” (anglicismo)

Mecha: f. Marihuana.

Mechollis: f. Cabeza. “Le pegué una pedrada en la pura mechollis”. De uso muy específico en algunos barrios capitalinos.

Meco: m. (Reg. DRAE) puñetazo. Véase cato.

Mejenga: f. (Reg. DRAE) partido de fútbol con reglas informales y sin mayor técnica. El número de jugadores varía desde 4 hasta 35 en cada equipo, y usualmente se juega sin árbitros. (DRAE lo reporta también como borrachera). En Chi., a este tipo de partidos se les llama “pichanga” y en Per., pichanguita.

Mejorarse: prn. Dar a luz, parir. “Avisale a tu tata que Carmen se mejoró el lunes pasado.”

Meneca: f. Muñeca, mujer muy linda. También se usa “menecón”. En plural (menecas o meneconas) se le usa como equivalente a mujeres.

Mentonazo: m. Mentada de madre, alude a la palabra jueputa (o hijo de puta).

Menudo: m. Se refiere al dinero metálico de baja denominación. También se emplea como parte de una expresión de asombro: “Ahora sí que me sacó el menudo…”

Menudos: m. Vísceras de personas o animales: “A Martita le sacaron los menudos…”, para referirse, por ejemplo, a alguna operación en que se extrajeron, particularmente, en el caso de la mujer, sus órganos reproductores.

Metecuentos: adj. U.t.c.s. Persona chismosa o mentirosa.

Meter carbón: exp. Azuzar a alguien en contra de algo o de alguien, con o sin fundamento; hacerle cuentos o chismes para que reaccione de manera preintencionada. Tiene el mismo sentido de avivar un fuego poniéndole carbón.

Mezquino: m. Además de la connotación castiza, se llama mezquino a las pequeñas ampollas o verrugas vulgares, de origen viral (del Papota Virus), que se forman en la piel, altamente contagiosas, pero que desaparecen solas. Generalmente aparecen en las manos de los niños en forma de pequeños abultamientos del color de la piel, con una superficie irregular. Aparecen solas o en grupos. Son raras en los adultos pues, si se han padecido en la niñez, se desarrollan anticuerpos. La gente tiene muchas creencias sobre la forma de curarlas (pasarse un clavo y luego tirarlo hacia atrás, o lavarse con agua de sal y luego enterrar el agua utilizada), pero las supuestas curas que se obtienen, no son más que la evolución normal de la enfermedad, la cual desaparece espontáneamente después de unas semanas.

Miche: m. (Reg. DRAE) reyerta, pleito, especialmente callejero. Un viejo chiste dice de una mujer quien, después de estar observando un pleito, llega llorando donde su amiga y ésta le pregunta – ¿qué?, ¿te pegaron en el miche? Y aquella le contesta: -no, en la nuca. El doble sentido viene de la similitud entre la palabra miche (metaplasmo) y mico éste último, nombre vulgar con que se designa al órgano sexual femenino.

Michelín: adj. U.t.c.s. Tipo muy gordo, al que se le forman “llantas” alrededor de la cintura. Origen: Las llantas marca Michelín tienen como insignia un muñeco formado por llantas de carro.

Mierdada: F. Excusa increíble o justificación inaceptable. “Mirá, no me vengás con mierdadas de que no pudiste hacerme esa vuelta, porque no te las voy a creer.”

Mierdoso: adj. U.t.c.s. Forma despectiva de referirse a un niño. Por aquello de que, los niños pequeños no tienen control de sus esfínteres, por lo que frecuentemente andan untados de mierda.

Mierma: exp. Conjunción y apócope de “mi hermano”, persona muy conocida. Expresión para mostrarle confianza a otra persona, no necesariamente conocida. Aunque es una expresión muy vieja, ha vuelto a coger un nuevo aire, principalmente en los cuidadores de carros, los pedigüeños, vendedores de las ferias del agricultor y los campesinos del Norte de Heredia.

Milpa: f. 1. (Reg. C.G., C. Ame. y Méx.) Maizal, sembrado de maíz. Origen: palabra azteca. // 2. En el argot de las mejengas o del fútbol, significa estar en posición adelantada, off side o fuera de juego. En su acepción normal, milpa es un cultivo de maíz. Origen: A alquien a quien encuentren en una milpa, sin estar autorizado, muy probablemente anda robando elotes (mazorcas), por lo tanto se le debe sancionar.

Mimanteca: exp. Metaplasmo para “mi mama.”

Minga: f. Más frecuentemente usado en la expresión: “coger a alguien de Minga”, significa abusar de una persona débil poniéndola a hacer todo tipo de trabajos o tareas, sin ninguna recompensa. Origen: C.G.: Metáfora tomada del juego de billar.

Mingo: m. (Reg. C.G.) Minga.

Minóplis: m. Forma grosera y sarcástica de referirse a los negros, en alusión a un chiste racista y de humor negro de alguien quien, en una cacería, dijo haber cazado un gran número de criaturas que al apuntarlas con el rifle decían “mi-no-please”. La población negra de Limón, en las generaciones más antiguas, hablaban solo Inglés, por su origen jamaiquino.

Mipri: exp. Apócope de “mi primo”, trato familiar que se le da a una persona conocida, pero no tan cercana como para llamarla mierma, por lo que el término conlleva cierta distancia. Se le dice a veces a un desconocido para romper el hielo, especialmente si se espera obtener un favor.

Mirrusca: f. (Reg. DRAE) pizca, algo muy pequeño, generalmente que se sostiene entre la punta de los dedos al juntar el índice y el pulgar.

Misingo: m. Gato. Este era un nombre muy conocido para los gatos, y de allí se generalizó a llamar misingo a cualquier gato. Origen: aunque parece una explicación extraña, algunas personas atribuyen a este término un origen anglosajón, del término “Missing- no”, que quiere decir que es imperdible, lo cual es una característica de los gatos.

Mistela: f. Guaro mixturado. Generalmente se usaba en las velas campesinas, simplemente una mezcla de guaro con sirope de kola, que tomaban principalmente las mujeres, a modo de coctel.

Mitamal-de-lote: exp. Metaplasmo para “mi tata”, perdiendo la sílaba final “ta” y sustituyéndola por la frase que completa una figura conocida (un tamal de elote), pero conservando el significado de la primera.

Mocoso: m. Güila o niño pequeño, término a veces despectivo, pero familiar. Origen: Los chiquillos, cuando están resfriados, andan con los mocos de fuera.

Molendero, moledero: m. Mueble pesado de madera que se usaba en las cocinas campesinas, el lugar en donde se molía el maíz y se hacían las tortillas. Normalmente era más alto que una mesa, angosto (de unos 50 cm) pero muy largo. En la parte inferior tenía estantes abiertos para guardar las ollas. La canción típica “Las casonas viejas” dice: “cómo siento pena de ver que se mueren las casonas viejas, aquellas casonas de azul y de blanco tuiticas pintadas, con fogón de leña, grandes molenderos, donde abuela Moncha…

Molestar: intr. Hacer bromas, vacilar, avergonzar a alguien con un tema que le causa vergüenza. “No quiero llegar mañana al trabajo. Me van a molestar mucho porque perdió la S.”

Molote: m. DRAE lo reporta para A. Cen., Ant., y Col., como equivalente a monote (sinónimo que no se usa en C. Ric.), en el sentido de riña o alboroto. Pero en C. Ric., también, tiene el mismo sentido que le atribuye al uso que se le da en Cub., como conjunto de personas aglomeradas en un lugar, pero en el sentido de desorden. En realidad, el mayor uso que tiene es de conflicto o discusión muy fuerte, pero sin llegar a la riña: “se armó un molote increíble porque no nos quisieron dar los resultados”. Por las mismas razones, el juego de niños de tirarse unos sobre otros se le llama “molote.”

Mona: f. Véase goma

Moncho, moncheño: adj. U.t.c.s. Originario de San Ramón, cantón de la provincia de Alajuela. Como a los ramones se les aplica el apocorístico de moncho, a los habitantes de San Ramón se les llama monchos o moncheños. En algún tiempo, el término se utiliza como equivalente a polo o maicero. Hace alusión a que, durante mucho tiempo se consideraba a los habitantes de San Ramón (Alajuela) como campesinos por excelencia.

Mondongo: m. Pellejo o tejido adiposo que cuelga del estómago, la papada, los brazos o la cintura de una persona, como las llantas o gorditos. Cuando una mujer tiene muchos mondongos se le dice la chica “Belmon” (derivado de una marca de cigarrillos con t al final), que luego se completa con “ve el mondongo que se tiene”. El mondongo es el estómago de la res, que se usa preparar en sopa o guiso.

Mono: 1. adj. Copión, alguien que imita los gestos, palabras o acciones de otra persona. “n´seas tan mono, eso lo dije yo primero.”. // 2. Juego de niños que consiste en lanzarse una bola entre dos, mientras un tercero se ubica en el medio y trata de quedarse con la bola. Si la atrapa, quien la lanzó, pasa a ser el mono. //3. (Sex.)

Montado: adj. Persona que no le gusta realizar tareas y deja que las demás las hagan, “No seas tan montado, jalate ese brete.”

Montazal: m. (Reg. DRAE) Terreno descuidado y lleno de monte (arbustos, malezas y malas hierbas), “Hay que hacer el jardín porque está hecho un montazal”

Mop: exp. Apócope de Mopri (primo al revés), primo, cuate.

Morado: adj. U.t.c.s. Saprissista, hincha del Deportivo Saprissa, equipo del cantón de Tibás, en San José.

Mordido: adj. 1. Persona envidiosa. //2. Alguien con muy mal carácter.

Mosca, mosquiar: f. Usado principalmente en la expresión “hacer mosca”. Robar cantidades pequeñas de dinero, especialmente quedarse con un vuelto. “Ese carajillo me mosquió el vuelto”

Mostacilla: f. Despectivo para referirse a un niño o a un conjunto de ellos (hombres o mujeres), especialmente si son débiles y flacuchos. “Quitá, jalá de aquí, mostacilla…”. “La mostacilla no puede ver televisión después de las 9.”

Mota, motilla: f. Marihuana;

Moteado: adj. Drogado con marihuana.

Motete: m. 1. (Reg. C.G; Reg. DRAE Am. Cen, y Ant.) Lío de ropa o envoltorio. Origen: del azteca, cesta que se coloca en la espalda para llevar cargas por lugares en donde no pasan ni los caballos  // 2. (Sex.)

Moto: adj. 1. (Reg. DRAE para Hon. Y Nic., pero también se le usa en C. Ric.) Niño huérfano de padre, madre o ambos. Una obra costumbrista de Joaquín García Monge de principios del S XX se titula “El Moto”.  En Arg., guacho; Col., guaucho o guacho. Origen: del nahua, motloc, cerca de ti. // 2. A mediados del siglo pasado, tuvo la acepción de loco, aunque en sentido familiar. “Usted está moto, cómo se le ocurre que esos frijoles le van a caber en esa olla.”

Motonave: f. Motocicleta. Nombre presuntuoso y sarcástico para insinuar que es una nave muy poderosa, cuando, probablemente, no lo es.

Movida: f. 1. Jugada inteligente para alcanzar algún objetivo. // 2. Hacer una movida puede significar hacer una trampa pequeña, a veces casi ilegal, para lograr sacar algún trámite de manera más expedita, especialmente en un organismo público. Estar en la movida significa estar al tanto de la que sucede o muy atento a aprovechar una oportunidad.

Mozote: adj. 1. Baboso, tonto, ingenuo, persona con poco sentido común, aunque a veces solo significa persona simple, campesina o maleducada, o llanamente, concho. Origen: Proviene de la planta homónima, que se usa para preparar refrescos, colocando tallos descascarados en agua. Los tallos sueltan una baba parecida a la de la linaza. Como a los tontos se les dice babosos, de allí la analogía // 2. Persona marginada que no se adapta a la sociedad.

Muca: 1. adj. (Reg. DRAE solo para E. Sal., pero es ampliamente usado en C. Ric.) Dícese de los semovientes (vacas o toros) sin cuernos. // 2. f. Bicicleta de manivela corta y manubrios enroscados, que dan la impresión de la cornamenta (o la falta de ésta) de una vaca muca.

Muerto: m. 1. DRAE lo reporta como un término coloquial del Español. De allí se derivan expresiones regionales como “echar el muerto”, “cargar con el muerto”; “zafar el muerto”. Una conocida canción caribeña dice “ese muerto no lo cargo yo, que lo cargue quien lo mató”. // 2. Reductor de velocidad, conocido en otras partes como policías dormidos. // 3. Saco de lona, largo y angosto, que se usa pata transportar ropa u objetos, a veces en sustitución de valijas para viajes al exterior.

Mufla: f. Escape de los gases del automóvil. Origen: Anglicismo, de Moofler.

Muñecoepipa: adj. U.t.c.s. Persona fea, de dientes salidos y pelo parado o despeinado, similar a un tipo de artesanía que se confecciona con la fibra de un coco seco, por lo general de facciones parecidas a un mono.

Muñequear: intr. 1. Manejar con habilidad o destreza situaciones comprometidas o complicadas. Proviene de la muñeca de la mano y se hablaba entonces del poder de muñequeo o de maniobra. // 2. Actitud vanidosa de un hombre de engalanarse o jugar de galán, para conquistar muñecas, es decir muchachas bonitas: “Ese mae solo usa el carro para muñequear los fines de semana…”

Murciélago: m. Paraguas de color negro. Origen: Por el parecido con las alas de este mamífero volador. Véase: Rezador.

N.

N´seas…: Contracción de ¡No seas….! exp. Denota censura o admiración sobre una actitud dada. “¡Nseas mae…!”,”¡Nseas bruto…!”,”¡Nseas güevón…!”; “¡Nseas tonto!…”. La expresión “¡Nseas tan miamor” hace referencia a algo casi sublime, que excede en bondad y calidad a cualquier normalidad de una situación.

N’oyech: exp. Denota incredulidad. Contracción de “no oye”. Equivale a otra interjección común: ¡Oí vos!

Naguasmiadas: adj. U.t.c.s. Mamitas, hombre metido en las enaguas de mamá. Véase “culeco.”

Nápiro: m. Término despectivo y racista para referirse a una persona de raza negra o de piel muy oscura. Origen: Probablemente el término tiene origen nicaragüense, aunque en ese país se utilizaba como adjetivo que significaba sin mezcla, puro, como en la expresión “indio nápiro”, o sea indio sin mezcla. Actualmente, en ese país se usa este término también para denotar al homosexual.

Naranjas: exp. (Reg. C.G.) Paronimia (metaplasmo) de nada, a veces ampliada como naranjas chinas. En Hon., naranjas de Chinandega.

Nave: f. Auto o carro de lujo o especialmente notorio. A veces se le usa para referirse sarcásticamente para referirse a un carro viejo o destartalado.

Nejas: adj. Sonajas, persona boba o simple. Véase mamón y ñejas. (Nótese el uso del plural para un significado en singular)

Neumático: m. Cámara de hule que se llena de aire a presión y que va interna a la llanta. El DRAE reporta por éste, lo que en Costa Rica se llama llanta.

Nica: adj. U.t.c.s Apócope de nicaragüense. El costarricense hace muchos chistes de los nicaragüenses, como de seguro, ellos los hacen de los ticos. Uno de ellos dice que, un nicaragüense que llegó por primera vez a los Estados Unidos, se mostró feliz, pues había encontrado un canal de televisión nicaragüense: El Nick at Night.

Niña: f. 1. Trato respetuoso para referirse los alumnos a la maestra de escuela. // 2. En siglos anteriores, se le usó para designar a las ancianas señoritas, condición que ellas mismas se encargaban de remarcar.

Niste: adj. Desteñido. Origen: Palabra de origen nahua que significa ceniza

Nistuá: exp. Una variación del saludo “tuanis” (metátesis).

Nonecas o noneco: m. o f. (Reg. C.G.) Tonto, despistado. Persona con apariencia poco cuidada. (Nótese el uso del plural para un significado en singular). Origen: del nahua, anonenqui, el que se niega a hacer algo.

Número cien: exp. Eufemismo para referirse al escusado o retrete. Origen: Proviene de los viejos retretes que tenían dos sentaderos, uno para niños y otro para adultos, que daban la apariencia de dos ceros.

Ñ

Ña: exp. Aféresis de señora, muy usado por los campesinos antes de la segunda mitad del Siglo XX, con abundantes referencias en la literatura costumbrista costarricense. “ya voy, ña Chepa”

Ñangazo: m. (Reg. DRAE) 1. Mordisco dado con impetuosidad, especialmente por parte de un animal, como un perro o un lagarto. // 2. Arrebato o reacción impetuosa, violenta y malhumorada de una persona. // 3. Respuesta airada o agresiva de una persona. C.G. lo registra como ñangada.

Ñaña: f. (Reg. C.G.) Excremento. Origen: del bribrí, ñía. Los chiquillos solían hacer la broma: “¿Quiere caña? Coma ñaña.

Ñapa: f. (Reg. C.G.) Feria, añadidura, algo extra que se da como premio. Origen: del quechua, yapana.

Ñapa: f. (Reg. DRAE Am. Mer. Y Ant.) añadidura, feria, algo que se da gratis como adición a algo que se compró, como premio para el comprador. El DRAE lo reporta también como un término derivado del quechua yapa, con el significado de ayuda o aumento, que es ligeramente distinto.

Ñata: f. (Reg. C.G.) Nariz (aunque no sea ñata). También se le dice así a la muerte (la ñata), porque se representa con una calavera, y esta es ñata. Al cementerio se le dice la ciudad de los ñatos. “Pucha güevazo le pegaron en la ñata.”

Ñato, ñatico: m. Trato cariñoso hacia un niño, especialmente usado entre los campesinos, hacia una persona, especialmente en diminutivo “ñatica o ñatico”.

Ñejas: adj. Sinónimo de torpe, menso, puesto al camino.

Ñeque: adj. (Reg. DRAE C. Ric., Ecu. Y Nic.) Fuerte, vigoroso; (Reg. DRAE C. Ric.) Muy bueno, estupendo, excelente.

Ñor: exp. Aféresis de señor, muy usado por los campesinos antes de la segunda mitad del Siglo XX, con abundantes referencias en la literatura costumbrista costarricense.

O.

Ofe: adj. Feo, dicho al revés (metátesis)

Ojista: m. Nombre chistoso para referirse a un oculista u oftalmólogo. Esto se asocia al chiste de que oculista no es el profesional que se encarga de las enfermedades de los ojos, sino del culo.

Óleo, ólio; exp. (Reg. C.G.) Especialmente en las expresiones hacer óleo o al óleo, significa tirar al aire las cosas para que caigan aleatoriamente, como cuando se lanza un puñado de confites para que los niños pesquen lo que puedan.

Ollecarne: f. Bailongo de clase popular, especialmente si es promiscuo y especialmente si es frecuentado por prostitutas con el fin de conseguir clientes. “Ese mae es un pellejero, le encanta irse a meter a las ollas de carne por el Líbano” (cine al noroeste de la ciudad de San José, en el Paso de la Vaca).

Olores: m. Condimentos naturales, generalmente frescos, para aderezar la comida, como cebolla, ajo, chile dulce, apio, culantro, etc. Se distingue de condimentos, que generalmente son secos o molidos (pimienta, comino, hierbas secas como tomillo, laurel, etc.).

Olote: m. (Reg. C.G.) Corazón leñosa de la mazorca del maíz. Origen: olotl, yolotl, corazón.

On: exp. No, negación (metátesis).

Orejiar, orejear: intr. 1. (Reg. DRAE, solo para E. Sal. Y Nic., pero también de amplio uso en C. Ric.) Escuchar indiscretamente asuntos ajenos.  // 2. Oír o escuchar (no solo indiscretamente). “Lo que van a orejiar es un poema de mi creación.”

Orinitica vengo: exp. En sentido humorístico, “ahorita vuelvo, voy a orinar.”

Oxigenado: adj. Persona con pelo teñido de color claro. Hace alusión a que, en un tiempo, las mujeres (y algunos hombres) usaban agua oxigenada para aclararse el pelo. Véase farmacho.

P.

Paca: f. (Reg. DRAE) despectivo para designar el cuerpo de Policía. La institución cuyos miembros son los pacos o policías. “Puta ma´e, si seguís con esos mates, nos van a echar la paca.”

Pacheco: m. Frío intenso, especialmente el de la madrugada. (DRAE lo reporta solo para Ecu. y Ven.)

Pachita: f. Botella pequeña, de un cuarto de botella, normalmente aplanada para llevar entre el bolsillo, principalmente para transportar licor.

Pacho: m. Situación cómica originada en un error involuntario. Se le utiliza mucho en la jerga televisiva para indicar un error cometido por un presentador. (Reg. MAQ, quien señala su origen en la palabra azteca “pachoa”, que significa vergüenza o “bochorno”).

Pacholí: m. (Reg. C.G.) Perfume de fragancia fuerte y penetrante, de gran uso a principios del Siglo XX, poco delicado; se generaliza para cualquier aroma barato. Origen: galicismo, de patchouli, y esta, del chino, patchey, nombre de la planta de que se extrae la fragancia.

Pachotada: f. Patochada, grosería, forma brusca de contestar. “Le pregunté por su novia y me salió con una pachotada.”

Pachotero: adj. U.t.c.s. Persona que responde con pachotadas, es decir que responde con expresiones groseras aunque no se le haya provocado.

Pachuco. adj. U.t.c.s. (Reg. DRAE) 1. Dicho de una persona: De habla y de hábitos no aceptados socialmente. U. T. C. S.; vanidoso, orgulloso. // 2. Jerga de maleantes, de jóvenes y, en general, de varones. Es frecuente usarlo como despectivo: “no se meta con ese tipo porque es un pachuco”. // 3. Dícese de una prenda de vestir muy colorida o chillona, o muy suelta DRAE también reporta su uso en E. Sal., Hon. Y Nic., para referirse a la ropa, especialmente el pantalón, cuando es muy ceñida al cuerpo. // 4. Estilo de construcción en madera, con un tipo de barandas oblicuas, muy usado en los años 60 en la provincia de Limón. Origen: El término es mexicano, del nahua, “pachoacan”, lugar donde se gobierna, quizá queriendo connotar que el pachuco gobierna algo (un burdel, un casino o, por lo menos, su casa). No tiene que ver con Pachuca, capital de Hidalgo, cuya raíz es: Patlachihuacan, lugar de plata y oro. Originalmente se asociaba con una forma de vestir particular: Solapas anchas, pantalones ceñidos en la cintura y muy holgados, al estilo del cómico mexicano de los 50, “Clavillazo”. Posteriormente vinieron otros cómicos como Tintan, Resortes y Cantinflas, con los que el pueblo costarricense se identificó plenamente. De hecho, el hablar pachuco del costarricense, aún hoy, se le identifica con un cantadito al estilo mejicano, como lo hacían esos cómicos. Hay otras versiones (Wickipedia) que señalan que el término pachuco podría tener un origen chicano, en vez de mexicano.

Pachucos: m. (Reg. DRAE), bragas o calzones de la mujer (prenda interior). Era común en viejos tiempos que, si un tipo de echaba un piropo vulgar a una mujer, esta le espetara: ¡pachuco!, a lo que, como contra respuesta, el tipo le decía “pachucos le bajo.”

Paco: m. (Reg. DRAE: Bol., Chi., Col., C. Ric., Ecu. y Pan.). Despectivo para designar al miembro del cuerpo de Policía.

Páilot: m. Plumón o rotulador, con punta de felpa que emana tinta al contacto con las superficies para escribir o pintar. Origen: Proviene de una marca de fábrica (Pilot).

Páirex: m. Recipiente refractario, generalmente de vidrio templado o cerámica, de forma rectangular o circular, que se usa para hornear. Origen: Proviene de la marca de fábrica, Pirex.

Paisa: Adj. U.t.c.s. Nicaragüense. Origen: por la forma en que los nicas residentes en C. Ric., se refieren a sus coterráneos, como apócope de paisano.

Paja: f. Habladuría, palabras ociosas y sin mucho contenido, más corrientemente usado en la expresión, hablar pura paja.

Pajilla: f. Tubito que se usa para tomar los refrescos. Antes era de cartón encerado, hoy, son plásticas. Es un término castizo. En Col., pitillo; Méx., popote, del nahua popotl.

Pajoso: adj. Hablador, persona que no dice nada sustancioso o que gusta de fantasear.

Pal tigre (estar pal tigre): Expr. Totalmente deteriorado. Se dice de las personas, especialmente cuando están enfermas o se les nota el paso de los años. También se aplica a las cosas u objetos. Origen: en el parque Bolívar (zoológico josefino), dejaban los animalitos más viejos o enfermos, especialmente los conejos, para alimento de los felinos, principalmente los tigres. “Esa roca era lindísima, pero ahora está pal tigre”; “El carro que me prestaste está pal tigre”; “Hoy no voy a ir a trabajar, estoy pal tigre.”

Palanca: f. (Reg. DRAE  Cub. y E. Sal. pero se le usa en C. Ric.) Persona influyente que apoya a alguien.

Palanganas: adj. 1. (Reg. C.G, Reg. DRAE) Persona entrometida, que está donde no se le ha llamado. // (Reg. DRAE) 2. Persona indecisa. 3. (Reg. DRAE C. Ric. y Uru.) Persona boba, tonta. DRAE lo reporta en singular, pero lo común es usar la forma plural en singular (un palanganas). (R.F.G, p. 27).

Palmarla: exp. 1. Pasarse el tiempo sin hacer nada, especialmente en horas laborales. // 2. Por el contrario, también pues significar pasar la noche en vela trabajando o estudiando. “Qué va, mae, palmé toda la noche haciendo ese brete, para nada.”

Palmarse: prnl. 1. Morirse. Se supone que hay una similitud entre la caída de una palmera y la muerte de una persona. // 2. En sentido figurado, situación en que una persona dice que se está muriendo de hambre o de frío: “¡Me estoy palmando!.”

Palmazo: m. Golpe dado con el lado plano de la hoja de un cuchillo o machete.

Palmito: m. 1. Persona a quien por su ingenuidad, paga una cuenta en un restaurante o bar. En general, se le usa para cualquier persona que paga la cuenta o que da dinero a otras personas. // 2. Alguien que trata de granjearse amistades siendo muy generoso.

Paloma: f. 1. Mariposa. //2. (Reg. DRAE), palomilla, especie de mariposa nocturna, de color pardo y que revolotea alrededor de la luz.

Palomita: f. Simplificación de palomita de maíz. Maíz reventado al calor. En Col., maíz pira; en Ch., cabritas; en EUA., pop corn.

Pana: exp. Apócope de panameño. Gentilicio poco usado en C. Ric.

Pancista: adj. Persona que se inclina según la dirección del viento que le sople. Persona sin una posición definida sobre cualquier tema, especialmente en participación política o deportiva, pero que se declara siempre partidario, a posteriori, de la opción ganadora. “Sin cuidarse de que le llamasen pancista y del partido del gato, es decir, del que siempre cae de pié.” (R.F.G, p. 74).

Pandereta: adj. U.t.c.s. Seguidor religioso fundamentalista, especialmente de las sectas cristianas que han proliferado en los últimos años. Origen: En las primeras épocas en que aparecieron las iglesias cristianas no tradicionales, adoptaron la práctica de acompañar sus cánticos con panderetas, costumbre que aún se conserva en muchas de ellas.

Panta: exp. Aféresis de pantaloneta, pantalón corto, especialmente para la práctica de deportes o para ir a la playa o piscina.

Panti: m. Calzones de mujer. Pero si se le usa en plural, pantis, se refiere a las panti medias o pantyhose, que son las medias calzón, de nylon o seda. Origen: anglicismo, de  Panty.

Panzazo: m. Golpe que se sufre en la panza, especialmente cuando se lanza uno al agua de manera poco entrenada.

Panzona: adj. U.t.c.s. Mujer embarazada. Estar panzona es estar embarazada.

Paño: m. (DRAE C. Ric., Nic. Y Ven.) Toalla que se usa para secarse después del baño. En otras partes, como en Col., paño es un tipo de tela o casimir. En C. Ric., se le usa también como una medida para la tela (1, 2, 3, etc., paños).

Papelote: m. Papalote octogonal, (Corresponde a: Chi volantín; Col: Cometa).  En C.Ric., el cometa es exagonal, mientras que el barrilete es romboidal y de gran tamaño.

Papero: adj. Oriundo de Cartago. Origen: en las montañas al norte de esa ciudad, en las faldas del volcán Irazú, abundan los cultivos de papa.

Papillo: m. Mae, trato familiar entre varones. También se usan las variantes papá, papacillo, pipicillo, papito.

Papito: m. 1. Forma familiar de referirse a un niño. // 2. Expresión en que las mujeres se refieren a los hombres guapos. Hay muchas variaciones de esta acepción: papacito, papi, papucho.

Papudo: adj. Persona adinerada. Origen: En el pasado, el estereotipo de las personas adineradas era identificarlas como personas gordas y de gran papada.

Paracaídas: m. Sujetador, brasier o tallador. Origen: Alusión socarrona al uso que tiene esta prenda femenina, aludiendo al hecho de que las mujeres lo usan porque tienen las tetas caídas.

Paracaidista: adj. (Reg. DRAE C. Ric., Cub., E. Sal., Nic., Ur. Y Ven.) Persona que llega a una fiesta o actividad sin haber sido invitada. Véase “gorrón.”

Parar las antenas: exp. Poner atención a algo; oír algo subrepticiamente; escuchar algo sin permiso.

Parchón: m. 1. (Reg. DRAE) Mancha que se hace sobre la ropa o sobre cualquier cosa.  // 2. Hacer algo indebido o en un momento equivocado. “Qué clase de parchón hiciste al venirte sin vestido entero a esta fiesta.”

Pargo: adj. Vagabundo, sin oficio conocido. “No seas pargo, mae, ayudanos con la tarea.” También tiene el significado castizo de pargo. Origen: Proviene del pez llamado pargo (EUA, red snapper; Esp., pagro). A los pargos se les exhibe en las vitrinas de las pescaderías, inertes uno a la par del otro, sobre una cama de hielo, parecen vagabundos.

Parla: f. Aunque el término se le usa dentro de la jerga pachuca, y socialmente no es bien visto, es un término perfectamente castizo, registrado en el DRAE; 1. Verbosidad insustancial. “Todo cuanto dijo no fue más que parla.” // 2. Labia. Acción de parlar (hablar con desembarazo o expedición).

Parqueo: m. Aparcamiento. Lugar para estacionar vehículos. DRAE lo reporta solo para Bol., Col., Cuba, El Salv. y Nic., pero así se le usa en C. Ric.  En Col., se usa parqueadero,  no parqueo; en Per., playa de estacionamiento.

Parroco: m. Chavalo tuanis, amigo o persona que le cae bien a uno. “Pucha parroco, qué dicha que caíste por acá.”

Parte: m. Boleta o multa de tránsito. “Me brinqué un alto y me hicieron un parte.”

Pasada: f. Festividad religiosa que se lleva a cabo en la ciudad de Cartago, que consiste en trasladar la imagen de la virgen de los Ángeles de la Basílica a la Iglesia de La Soledad.

Pasado: m. Plátano o banano seco al sol y envuelto en hojas de mazorca. Era muy corriente en la zona del Pacífico. Prácticamente ha desaparecido por razones sanitarias, pues era propenso a llenarse de gusanos.

Pasco: (Reg. C.G.) Insípido, desabrido, especialmente referido a las frutas. Origen: del nahua, patzaua.

Pascón, pazcón (Reg. C.G.) Colador. Origen: del nahua, patzca, comprimir o extraer el jugo.

Pase: m. Pasaje, tarifa que se paga para andar en autobús. Se le usa generalmente en plural, pases.

Pasearse, pasiarse: prnl. Echar a perder algo. “Se pasió en la olla de leche” o sea, echó a perder algo que había sido cuidadosamente planeado.

Pasmado: adj. (Reg. C.G. Reg. DRAE) Enclenque, tonto, sin gracia. “No me gusta el noviecito de Laura, es un pasmado”. A veces se le usa como sinónimo de desvergonzado o de taimado. En Ven., enteco.

Pasmarse: prnl. (Reg. C.G.) Referido a las frutas, cuando detienen el proceso de maduración y se malogran. Véase, gelarse.

Paste: m. Estropajo. Esqueleto fibroso que queda al secar al sol el fruto de una enredadera  (Tillandsia usneoides.) propia de zonas calientes.

Pastel: m. Algo muy fácil. “Hacer eso es un pastel”; “El examen de mate fue un pastel.”

Pata: f. Amistad que está dispuesta a hacer un favor muy especial. Persona de influencia que ayuda a obtener algún privilegio. “Me dieron el trabajo en el ministerio gracias a una pata que tengo.” Véase piernita.

Patada: f. Mal olor. “Cerrate la refrigeradora porque suelta una patada horrible”. “Pucha, bañate, porque ya no aguanto tu patada”. Origen: Se deriva del olor a patas (pecueca en Colombia), pero se generalizó a cualquier tipo de mal olor.

Patas de hule: exp. Ambulancia. Hace alusión a que es un vehículo con llantas.

Patí: m. Empanada de harina de trigo rellena de carne molida muy fina (paté de carne), condimentada con picante, muy propia de la zona de Limón. Origen: Traído por los negros jamaiquinos que vinieron al país para la construcción del ferrocarril, al final del S. XIX. El nombre es una abreviación de Patee Pastrie (pastel de paté).

Patineto: m. Joven que practica el deporte de la patineta (skate).

Patio: m. Porción de terreno que se deja libre cerca de la casa para tender ropa o para esparcimiento. Si es interior, usualmente se le llama patio de luz.

Patión: adj. Hediondo, que huele mal. Hace alusión al “olor a patas” (Col.: Pecueca).

Patriarca: f. Pata, expresión coloquial para referirse a un pie. En general, se le usa en plural, las patriarcas.

Pava: f. (Reg. C.G.) Porción de pelo que se deja sobre la frente.

Payana: f. Excremento en forma de torta grande, medianamente líquido, como la boñiga o bosto del ganado. Se usa principalmente en Guanacaste. Palabra nahua, que significa quebrantar. En Nicaragua se llama así al arroz muy quebrado, que al cocinarse se hace como un “chilate.”

Pechonalidad: f. Busto de una mujer, especialmente si es prominente. Traslación de sentido desde personalidad a una mujer de pechos grandes. “Qué bruta, que clase de pechonalidad se gasta”

Pedido: m. Eufemismo por embarazo. “¿Sabías que Maruja tiene pedido?”

Pedir cacao: exp. (Reg. C.G.) Darse por vencido. Se le usa en la actualidad casi solo para referirse al novio que decide terminar un enojo de la pareja.

Pedir: int. Eufemismo muy campesino para decir que una mujer quiere quedar embarazada. “Están recién casados, pero ya están pidiendo”

Pedorro: adj. Despectivo para una persona pretenciosa e incapaz. Cuando se amplía la explicación se dice que “se las tira de caca y no es ni pedo.”

Pega: f. Oclusión intestinal. Tradicionalmente se asocia a la inflación de ganglios en las extremidades superiores o inferiores y su tratamiento pueblerino es la sobada, que consiste en aplicar fuertes masajes sobre los ganglios inflamados “hasta que la pega se afloje”. No es clara la relación entre los ganglios y la obstrucción del intestino.

Peguechorizo: f. Persona majadera, molestosa e insistente. Origen: una pega es una oclusión intestinal. El chorizo, embutido hecho a base de carne y grasa de cerdo, es muy propenso a producir problemas intestinales, especialmente por la tripa que se usa para embutirlo y por el exceso de grasa y pellejos. Una pega de chorizo es muy molesta y a veces, hasta grave. Por analogía, se extiende a la sensación que se experimenta a causa de soportar una persona majadera o insoportable.

Peinarla: intr. Actitud holgazana y negligente de eludir abiertamente una responsabilidad; llevar la vida livianamente y con desenfado. “Aquí, peinándola”. Origen: una persona que no tiene mucho oficio se dedica a estarse peinando, pues le sobra el tiempo.

Peine: adj. Pargo, vagabundo, holgazán. Origen: véase peinarla.

Pelada: f. Ridículo, desempeñar mal un papel, quedar mal con alguien: “qué pelada, mae, mejor no hubiera venido.”

Pelarse el culo: exp. Hacer el ridículo. Quedar en evidencia de haber hecho algo incorrecto.

Pelarse el rabo: exp. Pelarse el culo, hacer el ridículo, quedar mal con algo que se le había encargado.

Pelarse: int. Hacerse cortar el pelo. “Qué mae, ¿te pelaste? – No guevón, me hice punta con un tajador.”

Pelárselo, pelársela: int. Hacer el ridículo (viene de pelarse el culo o pelarse el rabo, elipsando estas palabras). También se usa pelárselo, pero es menos frecuente. “Ernesto se la peló en el examen, se sacó un 2.”

Pelero: m. 1. Prenda de vestir vieja y sucia “¡Qué clase de pelero andás puesto!”.  // 2. (Reg. DRAE solo para Hon., pero también se usa en C. Ric.) Sudadero, manta que se pone a las cabalgaduras debajo del aparejo.

Pelis: adj. Algo muy feo o complicado. Origen: del Malespín, malos. (Véase malespín).

Pellejear (la), pellejiar (la): intr. Trabajar azarosamente, sin tener una posición ni oficio fijo; hacerle a todo. (En Nic., significa mantener relaciones sexuales sin preservativo).

Pelo´e gato: exp. Lluvia muy fina.

Peloemáiz: adj. U.t.c.s. (con acento en la a) Persona de pelo rubio o pelirroja, por su parecido con las fibras o pelos de los elotes o mazorcas.

Pelón: m. Fiesta juvenil, generalmente organizada de manera informal o improvisada.

Pelona: f. (Reg. C.G., C. Ric. Chi. y Gua) Forma humorística de llamar a la muerte. Origen: El símbolo de la muerte es la calavera la cual no tiene pelo, es decir, es pelona.

Pelota: adj. Referido a una persona que tiene influencia o ejerce un alto cargo. “Carlos es pelota en Casa Presidencial.”

Peni: f. Nombre con que familiarmente la gente se refería a la Penitenciaría Central, que quedaba al Norte de la ciudad de San José, en donde hoy queda el Museo de los Niños.

Pepa: f. Semilla del chayote, del tacaco y, en general, de las cucurbitáceas.

Pereque: m. Pleito o discusión fuerte, especialmente si intervienen varias personas: “cuando se dieron cuenta de la torta, se armó el pereque”

Perol: m. 1. Trasto viejo, por extensión, carro viejo y destartalado. A veces simplemente se refiere a un carro muy grande.

Perra: f. 1. Persona (hombre o mujer) muy inepta o torpe para hacer algo. Especialmente se dice de los jugadores de fútbol cuando son muy malos. “Las perras de la Sele volvieron a perder”. // 2. Tipo de carretilla de mano que se usa para cargar artículos pesados, principalmente cajas grandes. En Col.: Zorra.

Perrera: f. Vehículo policial para transportar reos. A principios del siglo pasado, cuando se usaba para tal fin un coche tirado por caballos, se le llamaba la julia.

Perro: m. 1. Persona promiscua, que gusta de tener relaciones sexuales o conquistas constantemente o tener varias parejas simultáneamente. // 2. En algunas ocasiones se le usa como sinónimo de “chaperón”, especialmente al hermano menor que se le encomienda acompañar a su hermana cuando anda con su novio. // 3. Alicates de presión, con seguro para mantenerlo fijo. Alicate perro. // 4. Deuda, proviene de “amarrar el perro”, cuyo origen se remonta a un personaje tibaseño que, cuando no quería pagar sus deudas amarraba el perro a la entrada de su casa, para que los cobradores no pudieran entrar.

Pescocear: intr. (Reg. DRAE) pegar, dar una tunda de pescozones a alguien. Cuando alguien le gana fácilmente una pelea callejera a otra persona, se dice que le dio una pescoceada.

Pescozón: m. (Reg. DRAE C. Ric., y Ven.): Dar un golpe en cualquier parte del cuerpo, no solo en el pescuezo. Sin embargo, en C. Ric., tiene el sentido más restringido de un golpe dado con el puño cerrado (equivalente a puñetazo), en cualquier parte del cuerpo.

Peseta: m. Moneda de 25 céntimos de colón. Origen: Después de establecerse la casa de Moneda en 1829, se empezaron a acuñar monedas de oro y plata. En particular, el peso de plata se declaró equivalente a 8 reales. Como en los siguientes años hubo mucha falsificación de moneda, en 1845 se autorizó la circulación de las monedas españolas, contramarcadas por el Gobierno del Estado, en su equivalente de dos reales por peseta. En 1896 se creó el colón como la moneda oficial de Costa Rica. Por costumbre, a la moneda base se le siguió llamando peso, lo cual continúa aún hoy. Las monedas de 25 céntimos se siguieron llamando dos reales o una peseta. A la moneda de 50 céntimos se les llamaba 4 reales y a las de 75 céntimos, seis reales. Esta forma de llamar las monedas perduró hasta los años 60, aunque para entonces era muy inusual llamar 8 reales a un colón, aunque los más viejos lo hacían. Todas estas monedas desaparecieron con la inflación.

Pesetero: adj. Tacaño, persona pichicata (en Col. Chichipato) o que se anda con nimiedades para pagar, pues cuida hasta la última peseta.

Peyerse, peyirse: intr. Tirarse pedos. Andar peyido es andar con olor a pedo. Cuando se soltaba un olor a pedo en un grupo de chiquillos, se hacía un juego para atribuir la culpabilidad del mal olor a alguien, haciendo una rifa con el estribillo “fósforo, fósforo, quién se peyó, Anita la bella que en ella paró.”

Peyido: adj. Condición del ojo enrojecido o ligeramente nublado, como cuando se padece algún tipo de alergia o infección ocular. Se deriva de peyer, acción de tirarse pedos.

Pezetero: adj. Oriundo del cantón de Pérez Zeledón, al cual se le conoce simplemente como “pezeta” o P-Z.

Piangua: f. (Reg. C.G.) Especie de almeja de sangre negra, abundante en los manglares de Puntarenas y Nicoya. Se le confunde con la chucheca, que es más grande.

Piapia: f. 1. Urraca, pájaro de color negro azulado (Calocitta formosa S.) que emite cuyo canto hace que, onomatopéyicamente se le llame piapia. // 2. Mujer desgreñada o de malas costumbres.

Piastra: f. Moneda de 5 céntimos (cuando existían). Italianismo Italianismo, moneda de plata.

Picapollos: adj. Penda de vestir más corta de lo que debiera, especialmente en los ruedos de los pantalones. “Ese pantalón te queda picapollos”.

Picar: int. 1. Incitar a alguien a hacer algo, especialmente causar que se enoje. // 2. Tentar a alguien a tomar licor (¡estoy picado!, es tener ganas de tomarse un trago).

Picarse: prnl. Enojarse o irritarse por algo, a veces sin razón.

Pichasear: intr. 1. Dar una golpiza a alguien. //2. En cualquier deporte, ganar por gran diferencia de goles o de puntos.

Pichazo: m. Golpe muy fuerte, dado con el puño o recibido en un accidente. Origen: degenerativo de picha, miembro viril. Sin embargo, cabe la posibilidad de que más bien se derive del inglés to pitch (pulsar o destripar). De hecho, en Col. Se usa el verbo espichar, como un anglicismo por apretar o pulsar.

Piche: m. Ave palmípeda de la costa pacífica centroamericana, una especie de pato pequeño. Origen: voz maya. Su nombre da origen a uno de los términos más conocidos para designar al órgano sexual masculino. En los años 50 y 60 hubo un jugador de fútbol (Deportivo Saprissa que tenía como sobrenombre “El piche García”.)

Pichel: m. Jarra grande para servir bebidas (tropicalización del Inglés: Pitcher). También se usa para referirse a la cara de una persona, especialmente cuando denota preocupación o enojo. “Después de la entrega de notas, Sergio estaba con tamaño pichel.” Origen: anglicismo, de pitcher.

Pichinga: f. Recipiente cerrado, generalmente de forma paralelepípeda, con capacidad de un galón (litros) o más, con pico (vertedero) cerrado para verter el contenido y tapa hermética. Origen: anglicismo, de pitching. Originalmente se usaba solo para referirse al recipiente para transportar combustibles, típico de los vehículos rurales marca Jeep Willys, muy usados en la segunda guerra mundial, y que servían para cargar una reserva de gasolina.

Pichiririlo: m. Estañón viejo y roído por el óxido. Por extensión, carro viejo y destartalado.

Pichulear: tr. (Reg. DRAE) Hacer un trabajo aquí y otro allá para conseguir algo de ingreso. Camaronear, tener trabajos ocasionales.

Pico: m. Cantidad fraccionaria de moneda en una cuenta; una cantidad adicional a la principal. Los viejos decían “ciento y pico de pesos” (más de cien pesos). “Esa casa cuesta millón y pico”; Pero también se usa para expresiones de tiempo: “Hace cinco años y pico” o de cualquier tipo de medidas: “La batea del pick up mide 2 metros y pico”. Esta forma de uso de esta palabra, muy común en casi toda Latinoamérica,  resulta muy chistosa para los chilenos, pues para ellos, pico es el pene.

Pierna, piernita: f. Persona muy amiga o que muy dispuesta a hacer un favor a alguien: “Me salió muy rápido el trámite en la Aduana porque tengo una piernita que me ayudó.”

Piernón: m. Mujer con piernas muy bonitas o en general, se le usa para designar a una mujer muy bonita o con mucho sex appeal. Equivalente a culazo. “Fulana es un piernón.”

Pija: f. Marihuana. En otros países, como Nic., la pija es un nombre malsonante para el pene.

Pijear (se), pijiar (se): tr. Drogar con marihuana, aunque se ha hecho extensivo a cualquier otra droga.

Pijón: adj. U.t.c.s. Drogadicto; persona que fuma marihuana.

Pinche: adj. (Reg. DRAE para C. Ric., E. Sal. Y Nic.) Tacaño, codo, amarrado, agarrado, miserable. No tiene una connotación tan malsonante como en Méx., en donde significa ruin o despreciable.

Pinga: f. (Reg. DRAE) Porción muy pequeña o poca cantidad de algo: “una pinga de sal”. Esta acepción ha caído en desuso por la connotación sexual del término.

Pinta: f. 1. Persona muy desaliñada, o con apariencia de delincuente, individuo de mal aspecto. // 2. Aspecto de una persona, especialmente si anda mal vestido o mal combinado. // 3. Persona de malas costumbres, un ratero barato. También es sinónimo de pachuco. Se le usa muchas veces en forma despectiva como pintilla.

Pintarse, pintárselas: intr. Irse o marcharse rápidamente de un lugar. “Mejor se (las) pinta antes de que venga su suegra”. Jalar de pinta es irse apresuradamente.

Pintas: f. Cabañuelas; creencia de que el clima que haga durante los primeros días de enero, son un indicio del clima que va a imperar meses del año, en ese orden. (Del 1 al 12, cada día pinta el respectivo mes, los siguientes seis días, cuentan de dos en dos meses).

Pinto: m. Gallo pinto, plato nacional hecho de arroz y frijoles.

Piña: f. Racimo de varias frutas, (DRAE lo registra solo para Nic., pero su uso es ordinario en C. Ric.) Probablemente por la apariencia de la piña, ananá o abacaxi, fruta de la familia de las Bromeliáceas, cuya cáscara presenta muchos segmentos pentagonales, aglutinados.

Piñazo: m. Golpe dado con el puño o con la mano; puñetazo, pichazo. Para dar la impresión de que es un golpe tan fuerte como si le lanzaran una piña encima.

Piojillo: m. 1. (Reg. C. Ric.) Insecto que se fija en la raíz de la mata de café y causa el desprendimiento de la corteza del tronco.

Piojo: m. Niño pequeño muy fogozo.

Pioresnada: f. Forma despectiva para referirse a la novia, el novio o a un traido. Firulifa.

Pipa: f. 1. Cabeza de una persona, por la forma redonda que tiene la pipa o fruto del cocotero. // 2. Persona inteligente y con mucha capacidad de entendimiento, y como se dice popularmente, tiene mucha cabeza. “Ana es muy pipa.”

Pipi (Palabra grave): m. o f. Persona perteneciente a la clase alta o “High Class”, muy usado en los años 1970. “Esa pipi es un popi”. Origen: Popi es el confite de chupar, con palito para sostenerlo. De popi, se originó pipi. Como en muchos otros países, si la palabra lleva acento en la segunda i (pipí), significa pene, usualmente utilizado por las madres para referirse al pene de los niños pequeños.

Pipicillo; m. Majecillo, joven de la clase alta y a la última moda. Derivación de pipi.

Pipilacha: f. Auto modesto, viejo, pero al que se le guarda mucho cariño.

Pipiriciego: adj. Persona casi ciega o que necesita acercarse las cosas muy de cerca para poder verlas.

Pípis: f. Se dice de mujeres jóvenes (especialmente) adolescentes, vanidosas y estiradas. Origen: viene de popi.

Piquillo: m. Cuenta de un restaurante o cantina, en actitud de menosprecio, insinuando que es de poca monta, aunque usualmente no lo es. “Pagate ese piquillo”

Piraña, pirañilla: m. Ratero, persona que está al acecho para, al menor descuido, levantarse algo. “El piraña de Carlos me trampeó mil pesos”. “Ese pirañilla es pura carn´e tabo.”

Pirata: m. Taxi informal, no autorizado, inclementemente perseguidos por los policías de tránsito.

Pisoetierra: adj. Persona muy humilde o pobre; campesino; a veces, polo, aunque menos peyorativo que éste; Hace alusión a las casas de barro, muy humildes, cuyo piso era de tierra.

Pisto: m. (Reg.DRAE, A. Cen.) Dinero.

Pistudo: adj. Persona que tiene mucho pisto o dinero.

Pisuicas: n. Uno de los tantos nombres con que se denomina al diablo.

Pito: m. Desinencia de papito. “¿Diay pito?: ¿quiondas?, ¿cómo le vainicas tiernas? (¿Qué hay de nuevo, cómo le va?). Como en otros países, aunque menos usado, también es otro nombre para el pene.

Pizpireta: adj. Según DRAE, mujer viva, pronta y aguda. Sin embargo, en C. Ric., tiene un sentido más extenso, entendiéndose a veces como una mujer que se viste o actúa de manera de provocativa. Es más fuerte que el castizo, coqueta. También se le usa en masculino, pero menos frecuente.

Playada: f. 1. Cosa molesta o incómoda para otras personas, especialmente en la expresión “andarse con playadas”. // 2. Excusa enojosa o ridícula. “Dejate de playadas y buscá brete.” Origen: Se deriva de la palabra “playo” que significa homosexual. Es el equivalente en la mayoría de los países a “andarse con mariconadas.”

Pochotón: m. Persona de cierta edad, que se mantiene en buena forma y fortaleza. Hace alusión a los árboles de pochote, de los cuales son de madera muy dura y resistente a las inclemencias del tiempo.

Polaco: m. 1. Judío. 2. Persona que vende artículos a domicilio, a pagos. Origen: Los primeros judíos que llegaron a C. Ric., provenían de Polonia, por lo cual, a todos los judíos se les llamaba polacos. Como los polacos se ganaban la vida vendiendo ropa, con una valija que cargaban a sus espaldas (luego contrataban quién se las cargara) y las vendían a pagos muy pequeños, a cualquier vendedor a domicilio, a pagos, se le llama polaco, aunque sea de cualquier nacionalidad o credo. // 2. Persona de pelo rubio. Origen: los primeros judíos que llegaron a C. Ric., se caracterizaban por ser muy blancos y rubios.

Polada: f. Acto o forma de actuar o de hablar propia de un polo. Véase polo.

Pollo: 1. m. En la primera mitad del S. XX, se acostumbraba llamar pollo (sin cambio de género) al novio o a la novia: “Ayer vi a Carlos en la avenida, andaba del brazo con el pollo”. “Voy pal salón de belleza, porque voy a ir a una fiesta con el pollo”. // 2. Mujer u hombre bonito: “Estás hecho un pollo”. Origen: Antes de los 60, la carne de pollo era la comida más selecta y exquisita que se podía servir, pues era escasa y cara. Por lo tanto se asociaba al pollo con algo muy bueno. // 3. adj. Persona ingenua o inexperta. Por lo general se refiere a un comentario de censura: “Idiay, sí, muy pollo…”.

Polo: m. 1. Persona de modales poco refinados, que ignora las reglas básicas de la etiqueta. Maleducado y sobre todo, de muy mal gusto para vestir o combinar las prendas; para pintar o decorar su casa o vehículo. // 2. A veces se le usa como sinónimo de campesino o montañero, aunque un citadino puede ser polo, aún sin haber vivido nunca en el campo. Por lo mismo, ambos términos se han ido alejando semánticamente. En Col., al polo se le llama “lobo” o “mañé.”

Polómetro: m. Lista de actuaciones, conductas o costumbres que, se dice, hacen que una persona califique como “polo”, que se hace circular regularmente por internet, con ampliaciones y adiciones, como una especie de manual de urbanidad. De allí se ha derivado la expresión “estar en el polómetro” para indicar que algo es una polada.

Ponérsele: prnl. Anticipar, adivinar, suponer, considerar. “Se me pone que va a llover” (R.F.G., p.61).

Popi: f. Muchacha joven y bonita, o en general, persona muy atractiva o muy linda, especialmente con mucho “sex appeal”. Origen: Proviene del nombre de los confites de forma redonda y con un palito para sostenerlos, cuya marca de fábrica original era “Popy”. “Esa mujer está hecha un popi” La expresión está en desuso.

Porcionzón: m. Mujer muy bonita y con muy buen cuerpo. La expresión la popularizó el cómico Carlos Ramos, al que se conoce, por lo mismo, como “El Porcionzón.”

Porfa: exp. Apócope de por favor, expresión respetuosa para solicitar algo.

Porfiado: m. Tentetieso, juguete en forma de muñeco redondo que tiene todo su peso en la base, por lo que aunque se le coloque horizontalmente siempre vuelve a su posición original.

Porfis: exp. Variación más familiar de porfa, o por favor.

Porta: f. Apócope de portaviandas. Despectivo para referirse a las empleadas domésticas. Hace referencia al hecho de que, a las empleadas domésticas, no hace muchos años, se les encargaba llevar los almuerzos a las personas que trabajaban en el campo o en fábricas u oficinas, para lo cual se utilizaba un traste de varios compartimientos, que se unían con una manigueta larga, que los sostenía a todos a la vez, en forma de torre, y a la cual se le llamaba portaviandas o fiambrera.

Portamí: exp. Conjunción de “qué me importa a mí”. Se le utilizaba en los años 80 en sentido de broma o sarcasmo. La acuñó un cómico de esos años, llamado Luis “Lucho” Ramírez. (metaplasmo)

Portaviandero: adj. Hombre que le gusta cortejar a las empleadas domésticas.

Prenderse: prnl. 1. Animarse, como una fiesta que estaba apagada y se pone buena. //2 Empezar a tomar licor.

Prendido: adj. 1. (Reg. DRAE Méx., pero se usa en CR.) Acicalado, muy pulcro. // 2. Andar con unos tragos de más.

Pretil: m. Lugar en la Universidad de C. Ric., a la entrada de la Facultad de Ciencias y Letras, adonde se reunían grupos de estudiantes a conversar y ver pasar gente, especialmente a los del sexo opuesto.

Pretilear: v. intr. Pasar el tiempo los estudiantes en el pretil enfrente de la Facultada de Ciencias y Letras de la Universidad de C. Ric., en San Pedro. “Ese mae es un vago, estuvo en la “U” pero solo se dedicó a pretilear.”

Primo: m. Trato relativamente familiar que se da a una persona conocida, pero solo de vista. En cambio, si se le dice “mi primo”, es que es una amistad más cercana.

Pringapié: m. Diarrea. Registrado con este sentido por DRAE solo para E. Sal., aunque es muy utilizado en C. Ric., desde principios del S. XX.

Pringar: intr. Echarle la culpa de algo a otra persona. “A mí no me pringue, yo no tengo nada que ver con ese mate.”

Pucha: exp. Eufemismo por jueputa, desinencia de la contracción hijo de puta.

Pucho: m. Cigarro de marihuana. Se le usa con este sentido en muchos países.

Puerco: adj. Persona que hace cosas desagradables. Origen: Alusión a la suciedad en que crían a los cerdos o puercos.

Puesto al camino: adj. Tonto, bruto.

Pulpería: f. Según DRAE es un americanismo, el cual define como “tienda donde se venden diferentes géneros para el abasto.”. Sin embargo, este es un término extraño para la mayor parte de los países americanos, excepto en Argentina, los países centroamericanos y especialmente en C. Ric.. Origen: Contrario a lo que afirma el DRAE, que el término se deriva de “pulpo”, su origen más probable es de “pulpa”, y específicamente de pulpa de caña, pues originalmente, el siglo XIX era el lugar en donde se vendía jugo de caña, el cual fue ampliando su línea de productos, hasta convertirse en una tienda de abarrotes (y dejó de vender jugo de caña). La teoría de su derivación de pulpo dice que el tendero tenía que usar sus manos muy rápidamente para alcanzar los diferentes productos de los estantes, a la manera de un pulpo. Esta versión es menos creíble. También es muy probable que provenga de la Argentina, en donde existían las pulperías, como el lugar en donde se extraía la pulpa de membrillo para preparar mermeladas.

Pulsear, pulsiar: tr. Pedir de manera indirecta y disimulada alguna cosa o favor. “Clemencia me pulsió que la llevara a la casa.Pero ¡qué va!, mejor me hice el ruso.”

Pulsearla: exp. Hacer esfuerzo por conseguir las cosas, aplicarse a trabajar en  muchas cosas para obtener bajas remuneraciones que le den un ingreso regular. Pichulear.

Puntear: tr. Pedir a algo de manera indirecta y disimulada, como diciéndole a Pedro para que entienda Juan. “Cuando el carajo me hizo el punteo de que le prestara la motonave, mejor jalé.”

Punteo: m. Acción de puntear. Solicitar algo de manera disimulada como para que parezca que la persona a quien se le pide, lo da por iniciativa propia.

Puñal: adj. Persona muy traicionera, especialmente entre compañeros de trabajo, aquella que acusa a sus compañeros de haber infringido alguna norma.

Puñeta: exp. Eufemismo por puta, jueputa, a la puta, o por la gran puta. Expresión grosera de mostrar enojo o sorpresa, aunque todos esos términos han perdido el sentido ofensivo de mentar la madre. La versión “pucha” es ampliamente difundida en toda América.

Puño: adj. Persona muy tacaña o agarrada. Origen: Como la persona agarrada no suelta nada, es como un puño cerrado. Para identificar al tacaño sin decirlo, se acostumbra cerrar el puño. De aquí se deriva también el término “codo.”

Pupa: f. Carro de policía, radiopatrulla.

Pura bulla: exp. 1. Pura paja, que aparenta ser mucho más de lo que efectivamente es. “Pura bulla, me dijo que me iba a regalar una bicicleta y se volvió puro jarabe de pico” // 2. Sin justificación ni explicación. “Me llevé una regañada a la pura bulla”

Pura pechuga: exp. Lo mismo que pura posta o pura carnita.

Pura posta: exp. Persona muy generosa o muy simpática. La posta se supone que es la mejor parte de la carne del vacuno. También se le usa para referirse a algo muy bueno

Pura vida: exp. 1. Algo buenísimo, excelente, muy bien, perfecto. // 2. Persona excelente, de buenas maneras, agradecido, agradable, generoso. // 3. Saludo para indicar que se está muy bien. // 4. Cosa agradable o simpática. Origen: La influencia de los personajes del cine mejicano de los años 50, dejó una profunda huella en el habla del costarricense, especialmente toda la jerga del pachuquismo (véase pachuco). Esta frase (¡puura vida, no maaaás!) era la favorita de Clavillazo, e incluso, el nombre de una de sus películas.

Purisca: f. (Reg. C.G.) Época en que florecen los frijolares.

Puriscar: intr. (Reg. C.G.) Comenzar a florecer los frijoles. Aunque este término está en desuso, su vigencia continúa pues da origen al nombre de uno de los cantones de la provincia de San José: Puriscal.

Puro: adj. Cantidad o porción muy grande de algo, o que es exactamente igual a algo: Pura vida, pura bulla, pura chapa, a la pura par (exactamente al lado de algo), pura mierda, pura carnita (algo muy bueno), pura posta, pura lámpara, puro paquete (sin sustancia).

Puros dieces: exp. Alguien muy buena gente, o algo muy bueno. Su origen se ubica en el caso de los estudiantes excelentes, que sacan “puros dieces”, o sea, las más altas calificaciones. En la jerga estudiantil, a los buenos estudiantes se les dice que son de “diez corrido”. En Col., en que la escala de calificación es de 1 a 5, se les dice “cinco en todo.”

Puros: m. Juego infantil que consiste en poner un pequeño trozo de madera entre dos ladrillos colocados de canto, levantarlo con un palo largo y golpearlo en el aire; para medir la distancia a que se lanzaba. Se apostaba sobre quién lo lanzaba más lejos. Los pagos se hacían con envolturas de cigarrillos, los cuales se doblaban y se les llamaba “billetes”, sobre los cuales había denominaciones específicas; los extranjeros tenían mayor valor. El participar en estos juegos entre varios tenía por acumular todos los “billetes” que fuera posible.

Putada: f. 1. Forma despectiva de referirse a cualquier cosa o situación: “pasame esa putada que está en mi maletín”. // 2. Mentira, excusa o cualquier cosa enojosa o aburrida. “No me vengás con putadas de que no vas a venir a la fiesta.”

Putear: tr. (Reg. DRAE, Am). Injuriar, dirigir palabras soeces a alguien.

Putero: m. (Reg. DRAE) Prostíbulo, casa de lenoscinio.

Q.

Qué tirada: exp. Acción por cuyos efectos algo o alguien sale perjudicado. Es una de las expresiones que usa con mayor frecuencia el tico. Significa qué problema, qué lástima, qué triste, qué lamentable. “Qué tirada me dio ese mae, se le olvidó traerme la plata.”

Quebrar: 1. tr. (Reg. DRAE) Triturar o moler, como en quebrar el maíz. De allí también se deriva el sustantivo “quebrador” mediante el cual se designa al molino moledor de piedras. // 2. v. int. Terminar una relación amorosa.“Luis quebró con la novia que tenía y ahora se enganchó con una fulana de Puriscal”. Es más específico que el genérico que usa el DRAE de interrumpir o estorbar la continuación de algo no material.

Quedarse: prnl. Perder el año en la escuela, el colegio o una asignatura en la universidad.

Quedó: m. Juego de niños en el que después de designar a uno de ellos, perseguía a los demás y al que tocaba debía de quedarse quieto.

Quemao: m. Juego infantil, similar al quedó.

Quémeiche!: exp. ¡Qué me dice! Expresión utilizada comúnmente como saludo entre personas conocidas.

Quemón: adj. Adicto a la marihuana.

Queque: m. 1. Pastel, torta o ponqué  (de cumpleaños o de boda). Queque es lo que en otros países llaman (Chi.) torta, (Esp.) pastel, (Col.) ponqué, (EUA) cake. Origen: anglicismo, de cake, al igual que el colombianismo “ponqué” se deriva de “pound cake”. // 2. Como adjetivo, coloquialmente se dice que algo es un queque, cuando es extremadamente fácil de hacer. “yo qué estudié tanto y el examen resultó un queque”.

Querida: f. Término más o menos despectivo para referirse al o la amante. En Col., moza.

Quiondas: exp. Contracción de “qué onda”, y lo usan los jóvenes como una forma folklórica de saludarse, equivalente a “en qué andás”. Este término se usa mucho en A. Cen., y Méx.

Quitado: adj. (Reg. DRAE, C. Ric., y Cub.) Rejego, que no le gusta trabajar o hacer sus obligaciones. Alguien que siempre busca excusas para no hacer lo que le corresponde. Vagabundo.

Quiubo: exp. Saludo que proviene de la contracción de “qué hubo”. Generalmente se acompaña de “¿qué tal?”. Se le usaba mucho más frecuentemente en los años 1950.

R.

Rabo: m. Culo, trasero. Alude al hecho de que los animales tienen el rabo en la parte del trasero.

Rajao: adj. Algo extraordinariamente bueno. Síncopa de rajado.

Rajar: tr. , intr.  Presumir, contar las cosas para causar envidia en los demás.

Rajarse: prnl. 1. Soltarse a cantar a vivo grito. // 2. Persona que intempestivamente dice “las cuatro verdades” a otra, en actitud de enojo o reclamo. // 3. Regalar algo muy bueno, salido de toda proporción. Acepción en desuso.

Rajón: adj. (Reg. DRAE C. Ric., y Hon.) El que le gusta rajar. Dicho de una persona: Fanfarrona, que se precia de valiente o que presume exageradamente y sin ninguna delicadeza. Expresión más fuerte que el colombianismo: Chicanero.

Ramalazo: m. Lapsus o inspiración, algo que sucede de golpe, por aquello del golpe de una rama. También se usa en la acepción castiza de enfermedad repentina.

Ranchearse, botar el rancho: prnl. Expr. Vomitar. Botar el rancho (almuerzo o comida).

Rancho: m. Aunque se considera una palabra pachuca, no lo es. DRAE lo define, en una de sus acepciones como: “Comida que se hace para muchos en común, y que generalmente se reduce a un solo guisado; p. Ej., la que se da a los soldados y a los presos.” En C. Ric., se refiere a una comida de muy mala calidad y preparada de una manera muy descuidada y sin aseo.

Rascarse los güevos: exp. Estar sin hacer nada; peinarla.

Ratón: m. (Reg. C.G.;  DRAE) Músculo de la pantorrilla o del antebrazo (bíceps). Origen: Según C. Gallini, al músculo se le llama ratón, por la palabra latina musse, que además de músculo significa ratón, de donde también se derivan las palabras inglesas mouse y muscle. En otros países se le conoce como “conejos” (Col.) o calves (EUA) “Mae, ¿vio las piernas de esa hembra? ¡Tiene más ratones que una troja!”. “Esa vieja está como una casa vieja: llena de ratones.”

Ratonudo: adj. Persona que tiene muchos ratones. Dícese especialmente de las mujeres que tienen mucho músculo en la pantorrilla.

Rayar: tr. (Reg. DRAE) En la jerga automovilística, sobrepasar a otro vehículo en la carretera, generalmente a alta velocidad.

Reconcoma: f. Rabia guardada, necesidad de venganza o de sacarse un clavo por algo que le hicieron: “Es que está con una reconcoma que no lo deja vivir.”

Regadora, regadera: f. Camión cisterna para transportar agua potable. En los años 50, las localidades que no tenían servicio municipal de agua potable, eran servidas por medio de camiones cisterna que les llevaban agua una vez a la semana. A dicho camión, se le llamaba la regadora.

Regalar: tr. Verbo que se usa en el sentido de pedir un servicio o un producto, sin el sentido estricto de dar algo gratuitamente, por ejemplo, en restaurantes o pulperías. “Regáleme un fresquito de piña”. En este caso la persona no lo está pidiendo regalado sino que pide que se le sirva un refresco de piña. En otra acepción significa tener un hijo, por ejemplo en: “A Carolina le regalaron un chiquita”, quiere decir que Carolina dio a luz a una niña.

Rejego: adj. (Reg. DRAE para C. Ric., y Méx.) Dicho de un animal o de una persona: Renuente o indócil. Alguien que se niega a hacer algo

Rejo: m. 1. Látigo, y por especialización se le dice así a la tajona de cuero que se usa para hacer correr a los caballos. // 2. (Sex.)

Relajo: m. Algo que colma la paciencia. “Es un relajo”, equivale a “es el colmo.”

Relambido: adj. Remilgoso. Persona de poco apetito o muy delicada para comer, difícil de complacer en la comida.

Remilgoso: adj. Persona, especialmente un niño o un anciano, delicado para comer, o que no le gustan muchas cosas.

Repela: f. Muy poco, casi nada, algo por terminarse, originalmente se refería a la labor de la recolección del café maduro en grano (“las cogidas”), que quedaba en las ramas de los cafetos o en el suelo, después de que los cogedores habían hecho su labor: “…ya solo queda la repela.” También la gente llama así a la segunda colecta de las misas.

Rezador: m. Paraguas grande. Para los “rezos del niño”, o velas de funeral se contrataba a una persona (particularmente un hombre) para dirigir los rezos, a quien se llamaba el rezador. Por lo general, en la época lluviosa siempre se hacía acompañar de un buen paraguas. De allí que a los paraguas de hombre, especialmente a los grandes, se les llama familiarmente, rezador.

Robar pasto: exp. Acercarse con intenciones de conquista al novio o la novia de otra persona.

Roco (a): adj. U.t.c.s. Viejo (a), rosquete. Despectivo de viejo, anciano. En uno u otro género, se le usa como despectivo, aunque la persona no sea tan vieja. Posible origen: Se cree que viene de roca o piedra, los cuerpos materiales más viejos de la tierra. En femenino, es una forma despectiva, chistosa o, a veces, hasta cariñosa para referirse a la esposa, recordándole que ya está vieja. A veces, aunque menos frecuente, las esposas se refieren a sus maridos como el roco. Como chiste se dice que Dios, en la Biblia (Éx 17: 1-7), autorizó a los hombres a pegar a su esposa, pues ordenó a Moisés: “Toma tu vara y pégale a la roca”. En Col., cucho(a).

Rocola: 1. f. (Reg. DRAE C. Ric., E. Sal., Gua., Méx. Y Ven.) Sinfonola o gramola, especie de tocadiscos eléctrico que se instalaba en las cantinas o salones de baile y se hacía funcionar con una moneda. Rockola era una marca de fábrica de algunos de esos aparatos. // 2. adj. U.t.c.s. Por su parecido con roco, también se le usa como sinónimo de roco o roca (metaplasmo). “Esa rocola es un bostezo.”

Rodín: m. Pequeña rueda con soporte que se colocan en las patas de los muebles, artefactos o recipientes para poderlos mover con facilidad (Col.: Rodachín)

Rogelio: m. Billete de mil colones. Metaplasmo de rojo.

Rojo: m. Billete de mil colones. Origen: En los años 50 y 60, un rojo era un billete de 20 colones, pues los que circulaban eran de ese color. Con los estragos de la inflación, el rojo pasó luego a ser el billete de 500 colones. En la actualidad es el billete de mil colones.

Rol: m. Siesta o “dormidita”. “Estaba a punto de echarme un rol cuando me llamaron a comer.”

Rollo: m. Usualmente se le usa como “tirarse el rollo”, en el mismo sentido de tirarse un samuel, o enterarse de algo, husmear, generalmente de manera casual o sin querer. Es una alusión al acto de ver una película (la cual viene en un rollo)

Roquemis: adj. U.t.c.s. Viejo, roco, aunque menos peyorativo que ese término. Origen: Metaplasmo de roco, con una terminación agregada para que parezca una palabra del Malespín, como tuanis, pelis, etc.

Rosquete: 1. m. Panecillos de harina (de maíz o de trigo), tostados y se desmoronan fácilmente (R.F.G., p. 50). // 2. adj. Persona anciana (despectivo). Origen: Como el rosquete, un pastelillo duro, que da la impresión de un pan viejo o repostería añeja. También tiene similitud fonética con roco, por lo que puede considerarse un metaplasmo de este.

Rubia: f. Cerveza. Originalmente era referido solo a la de marca Pilsen, pues ese era su lema publicitario.

Ruco: m. (Reg. DRAE para A.Cen.) Caballo viejo, flaco y enfermo.

Rucos: m. Pantalones, por el hecho de que a los pantalones se les llama caballos, y a éstos, rucos.

Ruedas: f. Palabra pachuca para referirse a los zapatos.

Rula: f. Cuchillo o machete largo y angosto usado especialmente para chapear los pastizales o cortar el banano.

Rulear: intr. Dormir. Este verbo tiene su origen en que las damas acostumbraban ponerse rulos antes de acostarse, para que el día siguiente les amaneciera el pelo rizado. Entonces, rulear o el más familiar, ruliar, se asimiló a dormir (con o sin rulos)

S.

S. (ese): exp. Forma simple para referirse al Deportivo Saprissa, principal equipo de fútbol de la capital. “La S está pal tigre, hace rato no gana ni un partido.”

Sabros: exp. Apócope de sabroso. Usado principalmente en la expresión: “La pura sabros.”

Saca: f. Lugar escondido en donde se instalaba un alambique para elaborar guaro de contrabando. Se le usaba comúnmente como saca de guaro. “Esta vez pienso traerme la saca de los Arias” (R.F.G., p. 47).

Sácalas: adj. Metiche, entremetido. Alguien que, por quedar bien, se pone a hacer algo para lo que no ha sido solicitado. “Por andar de sácalas me metieron un güevazo”

Sacudirla: Expr. Orinar el hombre. Hace alusión a que, una vez que el varón orina, ordinariamente la sacude para desprender las gotas que puedan quedar en el tracto urinario.

Safis: m. Falla, errar un tiro. Término usado en el juego de bolinchas, a mitades del siglo pasado. Viene de zafar, por lo que su ortografía correcta debería ser zafis.

Saguate: m. Véase zaguate.

Sal: f. (Reg. DRAE para A. Cen., Méx. Y R. Dom. Mala suerte, desgracia, infortunio.

Salado: adj. Persona con muy mala suerte. “Más salado que moco de marinero…”

Salidera: f. Mal de estómago. Eufemismo para indicar que la persona con mal de estómago tenía que salir frecuentemente de la casa a buscar el escusa, que siempre estaba fuera de la casa. Término en desuso.

Saliva: f. Apócope de salivazo. “Andaba descalzo y me paré sobre una saliva”

Salvada: f. Acción oportuna o resarcitoria. Exclamación de buena suerte: “¡qué salvada!, apenas pasé raspando.”

Salve la banca: exp. Juego parecido al quedó. La diferencia es que la persona que está en la banca (base), debe cuidar que las personas que están escondidas, no lleguen primero a ella. Cuando el que está de banca ve a uno de los jugadores, toca la banca y con ello “lo quema.”

Salveque: m. 1. Mochila o morral que se carga a la espalda, atada con tirantes o cuerdas. // 2. (Reg. DRAE, C. Ric., Hon. y Nic.) Bolsa de cuerda de pita o de cuero para llevar los utensilios de pesca o de caza.

Samuel: m. (Reg. DRAE) Acción de samuelear, más comúnmente en la expresión, echar un samuel.

Samuelear, samueliar: (Reg. DRAE) Acción de voyeurismo, ver las prendas íntimas, órganos sexuales o actos íntimos de otras personas. Origen: En Paso Ancho, antes de los años 1950, vivía un señor llamado don Samuel, en un cuarto destartalado y lleno de hendijas. Un grupo de niñas acostumbraba ir a fisgonearlo cuando llegaba por las tardes y se desnudaba. De allí sacaron la expresión: “Vamos a samueliar”. La expresión se extendió y, a partir de allí, a los que gustan de ver personas desnudas o partes de su cuerpo o de su ropa, se les empezó a llamar “samueleadores.”

Samuelión: Voyerista, persona que le gusta samueliar. A veces se le usa simplemente como sinónimo de fisgonear, sin connotación sexual.

Sancochar: tr. 1. (Reg. DRAE) Comida cocinada en agua y sal. // 2. Preparar algún asunto de previo para adelantarse a otros en una presentación o reunión de trabajo.

Sancocho: m. (Reg. DRAE) 1. Comida cocinada con agua, sal y algún otro condimento.  // 2. (Reg. DRAE) Revoltijo o mezcla de muchas cosas, conjunto de cosas sin orden, desorden. En Col., el sancocho es una versión de nuestra olla de carne, una de cuyas versiones, el trifásico, propia de la región de Antioquia, se prepara con pollo, carne de res y carne de cerdo.

Sangre ´e chancho: exp. Desalmado, indolente. Persona de malos sentimientos.

Sangrón: adj. U.t.c.s. (Reg. DRAE C. Ric., y Hon.) Persona que se aprovecha de los demás, especialmente de los más débiles. Las demás acepciones que da para otros países no son conocidas aquí. En cambio, debería agregarse, en beneficio de explicación, que sangrón es la persona cruel y sin escrúpulos que se burla de los más débiles o de quienes cree inferiores.

Santiar: tr. Pasar el santo o pasar un chisme. Contar en secreto algo que ha sucedido. “A mi me santiaron que su almanaque me está robando pasto con la firulifa”

Sapo: m. 1. Como en casi toda América, significa persona lambona, o a alguien que hace algo sin pedírselo, solo para quedar bien. // 2. Delator, persona que denuncia o acusa a otra de haber hecho algo indebido. // 3. (Sex.)

Sátiro: m. (Reg. DRAE) 1. Seductor o violador de menores. Modernamente sustituido por pederasta. // 2. Hombre que tiene amoríos con alguien mucho más joven. Término en desuso.

Sembrarse: prnl. Salir mal en un examen o perder una materia o el año en el colegio o universidad.

Semerendo: adv. Muy grande, gran cantidad, montón. “Se armó un semerendo tanate”, “Nos sirvieron una semerenda comida”

Seringa: exp. Incredulidad o negación. Origen: Se usó en los años 1950-60, pero hoy es prácticamente desconocida por las personas jóvenes. Proviene simplemente de “sería engañarlo.” Término en desuso.

Seriofe: exp. Apócope de “sería ofenderlo”. Expresión que se dice como justificación por no haber dicho algo en determinado momento.

Serrucha pisos: exp. Persona que quiere ascender de puesto a costa del puesto de otro.

Serrucho: m. Perro, en alusión a su dentadura cortante. A veces, usa para referirse a un perro muy flaco. “Llamate la patas de hule, porque a una roca la prensó un serrucho” (“llámese la ambulancia porque a una mujer la mordió un perro”)

Seserete: m. Parte superior de la cabeza, coronilla.

Siete: m. Eufemismo por culo, trasero, ano. (DRAE lo reporta solo para Arg., Col., Cub. Y Uru., pero en C. Ric., se usa desde principios del S. XX). Su uso se debe al número de letras que tiene la palabra “trasero”, que es un término más suave para referirse al culo. Con esta connotación adquiere un carácter chistoso el hecho de que el jugador de fútbol brasileño, cuyo nombre es Elano, tenga en su espalda el número siete. Por la misma razón, en Col., se usa llamarle “cuatro” a esa parte del cuerpo. En Suramérica, se llama “onces” al café de la tarde. Una versión dice que se origina en que, a principios del S. XX los caballeros acostumbraban tomar, al final de la tarde, una copita de Anís del Mono, nombre que tiene once letras. Como eufemismo se adoptó el término onces para referirse a eso, y luego se generalizó a lo que se toma al final de la tarde. El DRAE lo define como un refrigerio que se toma entre las once y las doce.

Silvín: m. Foco delantero del automóvil. Origen: anglicismo, de sylvin o sylvine, tipo de mineral del que se hacían los faros para automóviles (clorato de potasio).

Singüeso, sinhueso: f. Lengua, como órgano del habla (así definido en DRAE). Aunque también a la lengua como idioma. “Los expertos en la singüeso nos dirán que esta se escribe con h”. “Me mordí la singüeso.”

Sin-sin: m. Auto muy pequeño, por aquello de “sin plata para comprar un auto de verdad y sin huevos para andar en moto.”

Sirope: m. Sangre, en alusión a que, en general, el sirope de kola es de color rojo. “Me dio un gruapirolazo en la ñata y me sacó todo el sirope.”

Skato: m. Patineto. Joven que anda en patineta.

Sobador: m. (Reg. DRAE C. Ric., Ecu., E. Sal., Gua., y Hon.) Persona, supuestamente hábil en tratar dislocaciones de huesos, distensiones musculares o torceduras. Es un tipo de “paramédico” al que se recurre principalmente en zonas rurales, para cuando hay una “pega”, se “tuerce un tobillo o una mano”. A veces, cuando hay fracturas, pueden causar daños mayores.

Sobagüevos: adj. U.t.c.s.Persona salamera, lisonjera, falsa, brocha, que gusta de quedar bien. Lamefondillos.

Sobalevas: adj. U.t.c.s. Adulador, brocha. Lisonjero. No es tan fuerte como lamefondillos, de hecho puede usarse familiarmente.

Sobar: trans. 1. (DRAE Arg., Bol., C. Ric., Cub., Ecu., E. Sal. y Méx.) Dar masaje, friccionar. //2. Aplicar masajes en una luxación o torcedura para sanarlo. “Persiga a Acuña para que lo sobe.”

Soda: 1. adj. (Reg. DRAE, del italiano, soda). En el lenguaje estudiantil: Plástico, alguien que demuestra o aparenta provenir de clase alta; fresa. 2. // f. (Reg. DRAE) Establecimiento, por lo general más pequeño que un restaurante, donde se venden comidas y bebidas. El nombre soda para estos establecimientos se adoptó del más extenso “fuente de soda”, que eran establecimientos muy comunes en los años 50 en los EE.UU (soda fountain), cuando las bebidas gaseosas se preparaban, usando soda (gas carbónico obtenido de cilindros), directamente, en dichos establecimientos, saborizarándolas con esencias concentradas de kola, zarza parrilla o limón. En Costa Rica, estos establecimientos se desarrollaron en ciertas farmacias. Todavía en los años 70 sobrevivían algunas, como la Farmacia Leda, al frente de la estación de autobuses de la Coca Cola; o la Farmacia Iris, en la esquina suroeste del Mercado Central, en donde vendían dichos refrescos.

Solar: m. (Reg. DRAE C. Ric. y Ven.) Corral o terreno libre situado en la parte posterior de las casas, algo más extenso que el patio.

Solterón: 1. adj. U.t.c.s. Además de su empleo castizo (hombre o mujer entrado en años que no se ha casado), se le usa como reprimenda para decirle a un joven que ya es muy viejo para lo que está haciendo, por ejemplo, si practica un juego infantil // 2. m. Mueble de madera que sirve para colgar la ropa al desvestirse y para evitar que se arrugue.

Sombrilla: f. Paraguas para uso femenino. Se distingue por sus colores vivos o dibujos y su mango estilizado. La sombrilla, como tal, para tapar el sol, se le usó muy poco en el país, quizás solo por las damas de origen español, en tiempos de la colonia.

Sonada: f. Mamada, salir mal en un examen o perder un partido de manera apabullante.

Sonar: intr. 1. (Reg. DRAE Arg., Bol., Chil., Par. y Uru, pero de amplio uso en C. Ric.) Dicho de una persona o de una cosa: Fracasar, perder, tener mal fin. “El negocio sonó.” “Por no estudiar, soné en el examen.” // 2. (Reg. DRAE, Bol., Chile y Uru, pero de amplio uso en C.Ric.) Sufrir las consecuencias de algún hecho o cambio. “Los inquilinos estaban bien, pero sonaron cuando se dictó la nueva ley de alquileres.”

Sopapear: tr. Dar una paliza o pegar a alguien o a algo.

Sopapo: m. (Reg. DRAE) Golpe fuerte, como el que uno se da al caerse.

Soplapichas: adj. U.t.c.s. Lameculos, chupamedias. Término ofensivo para referirse a una persona que gusta de lisonjear a otros para ganar ascensos o favores.

Soplar: (Reg. DRAE)  1. tr. En el teatro, apuntar. Pero también se usa para indicar que una persona le dice a otra, a escondidas, lo que debe hacer o contestar, como por ejemplo, en un examen. // 2. prnl. Apresurarse, correr.

Soplarse: prnl. Salir en carrera, irse rápidamente, hablar muy rápido o hacer algo “como las bombas.”

Soplas: adj. 1. (Reg. DRAE.) Soplón, que acusa en secreto. // 2. Alguien que se mete en lo que no le importa. “Por soplas, te dieron un güevaso en la pelea.” // 3. Nejas, sonajas, entrometido. Que hace algo sin que se lo pidan, sobre todo cuando sale perjudicado él (ella) mismo. “¡Qué mae más soplas!”

Soponcio: m. Cualquier malestar, especialmente asociado a dolores de cabeza o de espalda, atribuidos a la edad (El DRAE lo reporta como desmayo, congoja o sopa mal hecha).

Sornaguear: tr. (Reg. C.G.) Sacudir con violencia, especialmente a una persona o animal, remecer.

Suampo: m- Ciénaga, pantano, o simplemente un terreno muy enlodado, por exceso de lluvia. Origen: anglicismo, de swamp.

Suavenacuaquer: exp. Metaplasmo de suave, despacio, llévela con calma. Pedir a alguien que ponga atención. (Extensión basada en una marca comercial de Avena, Quacker).

Subirse al palo: exp. Hablar interminablemente, hacer un discurso muy extenso. “¡Noombre, salimos tardísimo, no ves que el jefe se subió al palo!”. Origen: A las loras domésticas las ubican en un palo colgando de unos alambres, o con cuerdas resguardadas por botellas a las que les rompen el fondo, o en una especie de T. Como loras se pasan encarama das en el palo, hablando todo el día.

Subirse al tren: exp. Unirse a alguna actividad a la cual no se fue previamente invitado. “Esos carajos iban pa la playa y ¡me subí al tren!

Submarino: m. Cerote flotando en una piscina, un río o en el mar.

Sudadera: f. Camiseta de punto, con manga corta o larga. A veces se le usa como ropa interior masculina, pero se le puede usar como exterior, principalmente para hacer deporte. Significa lo mismo que polera en Chi.

Sueta: Suéter o jersey, prenda exterior, generalmente de lana tejida o algodón, para abrigarse del frío. En Col., chamarra. Origen: anglicismo, de swetter

Suich: m. (Reg. C.G.) Interruptor eléctrico, aguja, cambiavía. Origen: anglicismo, switch.

Suntoque: exp. Contracción de “suave, un toque”; “llévela despacio o con calma.”

Supositorio: m. Persona muy meticulosa. Origen: expresión de doble sentido por el lugar en donde se colocan los supositorios. De un individuo meticuloso se dice que es muy supositorio.

T.

Taba: f. Grano de café maduro, que se suaviza lo suficiente pero sin que se derrame el líquido interno, luego se logra dar vuelta internamente a los granos quedando la bellota con dos caras planas. C. G., la tiene como rótula o hueso redondo de la rodilla, pero este significado ha desaparecido del lenguaje.

Tablado: m. (Reg. C.G.) Gradería que se hace en un redondel en donde se juegan corridas de toros.

Tabo: m. Cárcel. Esta palabra, con este mismo significado, se usa también en muchos países americanos. A los delincuentes se les dice en el argot pachuco “carn´e tabo.”

Tacaco: m. 1. Coloquial, persona muy vieja y arrugada, lo cual es extraño, porque el tacaco fresco o cocido no es arrugado, solo cuando está viejo. “Está más arrugada que un tacaco”. // 2. (Reg. C.G.) Fruto de una cucurbitácea (Polakiuska tacaco), similar al chayote, pero pequeño y de cáscara dura, con una semilla o pepa muy amarga.

Taco: m. 1. (Reg. C.G.) Susto o mala sorpresa. Muy gráfico, pues es el tarugo que se nos pega en la garganta cuando nos asustamos “qué taco me dio cuando se fue la luz”. // 2. Tortilla rellena de carne o pollo, arrollada y frita, y arreglada con repollo y aderezada con salsas. No confundir con el taco de México, que es más general y que corresponde a lo que en C. Ric., es un “gallo.”

Tagarote: adj. U.t.c.s Persona que abusa de su posición social, económica o de su superioridad física.

Tajador: m. (Reg. DRAE) Sacapuntas, instrumento pequeño manual, o a veces grande y eléctrico, que se usa para hacer punta a los lápices de mina.

Tajona: f. (Reg. C.G.) Látigo de mango corto y cuerda larga, generalmente de cuero trenzado, usado para guiar a los caballos. Muy usado en viejos tiempos por los carretoneros. En Cub., cuarta; Ch., guasca; Gua., acial; Hon., atajona; Ven., mandador. Origen: De hatajo, recua.

Tallado: adj. Estricto, escrupuloso. “Ese profe es muy tallado.” // 2. adv. Salir o llegar justo, exacto. “Salí tallado con la cuenta.” “Llegué tallado a la misa.”

Tallador: m. (Reg. DRAE) Sostén, sujetador o brassiere. Prácticamente, esta palabra ha caído en desuso, prefiriéndose el nombre Inglés, más cursi y supuestamente, refinado.

Tallar: intr.. 1. Presionar a una persona para que trabaje intensamente. //2. Regañar, increpar a alguien por haber cometido una falta (esta acepción está bastante en desuso). “Hice mal la suma y viera que tallada me dieron”. // 3. Acusar, poner en evidencia. “Me jalé una torta y ese mae me talló con mi mamá.” En desuso.

Tamal: m. (Reg. C.G.) Enredo, embrollo, complicación. “Yo no sé cómo está ese tamal, mejor no me meto.”

Támpax: m. Tampón sanitario para contener el fluido de la menstruación de la mujer (Reg. DRAE, como palabra castiza, aclarando que es una marca registrada). Fue la primera marca que salió al mercado, por lo que, como suele suceder, se le asoció a cualquier tipo de tampón sanitario.

Tamuga: f. (Reg. C.G.) Conjunto de dos atados de dulce, o sea, cuatro tapas. Se envuelve en un envoltorio hecho de corteza seca de plátano.

Tanagra: adj. Persona que usa los pantalones muy ajustados.

Tanate: m. 1. (Reg. DRAE) Lío o pleito. // 2. Escándalo o un asunto legal difícil.

Tanda: f. Período en que un alcohólico toma licor continuamente. Andar de tanda.

Tandearse: 1. Intr. Emborracharse. // prnl. Dar una golpiza a una persona, o ganarle en algo sobradamente. “Saprissa se tandió a la Liga, le ganó 3 a 0”

Tandero: adj. U.t.c.s. (Reg. DRAE) Persona que bebe habitualmente, alcohólico. Se refiere a la persona que padece de episodios de varios o muchos días seguidos tomando licor. Es un término menos fuerte que “chichero”, pues se supone que bebe varios días seguidos, pero es capaz de parar y pasar largos períodos sin beber. Pero, a manera de exageración, se llama tandero a una persona que le gusta tomar, aunque no sea alcohólico.

Tandetrés, tanda de tres: adj. Alguien muy tímido o demasiado respetuoso, o situación en la que no pasa nada. Hace referencia a que, cuando los cines ofrecían una tanda a las tres de la tarde, allí asistían las parejas jóvenes e inexpertas, que a lo sumo, se tomaban de las manos. Por eso decir que algo es “pura tanda de tres”, es equivalente a decir “no pasa nada”. “Qué va, esa mujer es pura tanda de tres”, es equivalente a decir “no se puede hacer nada con ella.”

Tanque: m. 1. Culo. Origen: Se relaciona con el hecho de que los automóviles siempre tienen el tanque del combustible en la parte trasera. // 2. Vientre materno (útero), en la expresión “tener el tanque lleno (una mujer)”, como equivalente a estar embarazada. // 3. Persona gorda.

Tapa: f. Tapa de dulce.

Tapis: adj. U.t.c.s. 1. Persona que acostumbra tomar licor, aunque no con la gravedad del tandero: “Ese noviecito que se tiene Elena no le conviene, es un gran tapis”. // 2. Trago de licor. “Vamos a tomarnos unos tapis”. Origen: Derivación de “tapa”, refiriéndose a la persona que, como la tapa, se mantiene pegado a la botella. Es probable que el sufijo “is“, sea una extensión de ciertas palabras del malespín, como pelis, tuanis, furris.

Taquiado: adj. Obstruido. Con un taco atravesado.

Tarambanas: adj. Atarantado, persona inestable y de poca inteligencia.

Taranta: f. (Reg. C.G.) Locura, desasosiego. “Desde hace tiempo, andaba con la taranta de que se quería casar.” Origen: como atarantar, también procede de tarántula, arañas que tienen un comportamiento nervioso e inestable cuando se sienten acosadas.

Tarro: m. Cara, principalmente con expresión de enojo. “Vieras el tarro que hizo cuando vio que no le dejaron salsa para el pollo.”

Tata: m. Forma muy familiar de llamar al papá, especialmente usado entre los campesinos y adoptado por los pachucos.

Tataretas: adj. U.t.c.s. Persona que tartamudea, por condición lingüística o por tomar licor o que camina en zigzag como el tata del trompo.

Teja: f. Cien pesos; media teja, cincuenta pesos. Por generalización, se llama media teja a los 50 años de edad.

Tembeleque: adj. Persona o cosa con poco equilibrio.

Tentetieso: m. (Reg. DRAE) Porfiado; muñeco de materia ligera, o hueco, que lleva un contrapeso en la base, y que, movido en cualquier dirección, vuelve siempre a quedar derecho.

Tequio: m. (Reg. DRAE a. Cen.) Molestia, perjuicio. Origen: del nahua, tequitl, tributo, trabajo.

Tequioso: adj. Travieso. Dícese especialmente de los niños muy inquietos.

Teresa: Eufemismo para referirse a la teta, simplemente por su sílaba inicial.

Tico: adj. U.t.c.s. Apocorístico de costarricense. Origen: Los nicaragüenses empezaron a llamar ticos a los costarricenses, en forma despectiva, en los años 50 del siglo XIX, y como represalia porque a ellos aquí se les llamaba nicas. El término se originó en la costumbre del campesino costarricense de terminar ciertos diminutivos con el sufijo “tico”, especialmente cuando es redundante, como en “chiquititico, bonititico; arregladitico, feititico, momentitico. No confundir con el sufijo “tico” simple en feitico, bonitico, chiquitico, etc. Como el término fue asimilado por los costarricenses como bandera local, los centroamericanos ahora llaman a los costarricenses, con carácter despectivo, tiquillos.

Tigra: f. (Reg. C.G.) Agüevazón, pereza muy grande. “N´hombre, tengo una tigra de ponerme a estudiar”;”Me ando con una tigra de madre.”

Tijereta: f. 1. Asiento plegable con marco de madera y cuerpo de lona, que sirve para recostarse. // 2. Catre de tijera (R.F.G. p. 86). // 3. (Reg. DRAE) Ave palmípeda, con el pico aplanado, cortante y desigual, cuello largo y cola ahorquillada.

Tijerilla: f. (Reg. DRAE) 1. Pájaro de cuya cola salen dos plumas larguísimas. 2. Tijereta, ave palmípeda. //3. Insecto ortóptero que vive en la madera o en las paredes viejas, de color negro, como de medio centímetro de largo, que tiene dos pinzas en su cola, a modo de tijeras. Si se machaca segrega un olor fétido.

Tijo: m. 1. (Reg. DRAE para C. Ric., y Hon.) Nombre onomatopéyico de un pájaro de pico corvo, pecho blanco y alas negras, que se alimenta de garrapatas que quita al ganado, por lo que en países como Col., Ec. y Ven., se le conoce como garrapatero. // 2. (Sex.)

Tiliche: m. (Reg. DRAE A. Cen. Y Méx.) Baratija, cachivache, bujería.

Tilinte: adj. (Reg. DRAE: C. Ric., E. Sal., Hon. y Nic.) Estirado en su grado máximo de tensión y a punto de romperse. Origen: Del nahua tilinquí, estirado.

Timba: f. (Reg. DRAE A. Cen. Y Méx) Panza, barriga En C. Ric., también se le usa directamente como embarazo: “le metieron una timba”, “tiene timba.”

Tinterillo: adj. U.t.c.s. Pasante de abogado o de notario. En particular, en C. Ric., se le usa como una forma despectiva para referirse a los abogados.

Tirada: f. Problema, inconveniente, situación incómoda o engorrosa. “La tirada es que mañana tengo que trabajar.”

Tirar: tr. Comer.

Tirarse: prnl. Dañar a alguien, especialmente con una acción que le perjudica. “Me tiraste, al llegar tan tarde. Ya no pude ir a pagar la cuenta al banco.”

Tirársela: exp. Llevarla suave, sin afán, hacer un trabajo sin poner esfuerzo. “Pedro se la tira bien rico: Trabaja dos días a la semana y se gana el sueldo completo”

Tirárselas: exp. Presumir de algo. Puede usarse solo: “a fulano le gusta tirárselas”, “esa chavala se las tira”. En estos casos significa que se es muy orgulloso o presumido, o se finge una posición social que no le corresponde. También puede usarse acompañado de la preposición de: Tirárselas de vivo, de guapo, de rico. También se usa sin la preposición, en cuyo caso cambia ligeramente el sentido: Tirársela rico o sabroso, que significa llevar una vida calmada, tranquila y con gastos exagerados

Tirilis simplis: exp. Término usado en el juego de bolinchas, en forma de advertencia, que viene del latín y podría significar: Tire pero sin hacer trampas, tiro simple.

Tocolote, tocoloto: adj. De color desteñido o muy disparejo. “No te pongás esa camisa, porque está tocolata.

Tombo: m. Agente de policía, paco. Origen: Una versión dice que este término proviene de la canción “Panamá me tombé”, la cual se cambió por “La paca me tombé” y de allí quedó solo en tombé y luego en tombo. El término es muy difundido en toda América Latina.

Tome chichí: exp. Sarcasmo para indicar a alguien que se confirmó que no tenía razón en algún argumento que sostenía. Se le considera una expresión vulgar y grosera.

Tope: m. (Reg. C.G.) Desfile de caballistas que se realiza como preludio de las fiestas de fin de año o las fiestas patronales de distintos pueblos. Origen: Cuando traían en procesión  la imagen de un santo de un pueblo a otro, era costumbre que los hombres del pueblo anfitrión lo fueran a recibir, montados en sus caballos. Se hacían acompañar de música y mascaradas.

Toque: m. 1. Contrato que recibe un conjunto musical para amenizar una fiesta o reunión. // 2. Tiempito, momentito, unos segundos, como en “dame un toque mientras busco en mi libreta de direcciones.”

Torboso: adj. U.t.c.s Persona que tiene los dientes en mal estado, negros o quebrados.

Torcido: adj. (Reg. C.G., Reg. DRAE  E. Sal., pero de amplio uso en C. Ric.) Persona que tiene muy mala suerte. “Yo soy muy torcido para la lotería.”

Torear: intr. Provocar a alguien para hacerlo enojar.

Torre: f. Cabeza, jupa. “No se agachó a tiempo y se pegó un leñazo en la pura torre.”

Torta: f. 1. Error, equivocación o delito. Romper algo sin querer. Se le usa generalmente en la expresión “jalarse una torta”. Se usa como sinónimo de cagarla. La expresión más corriente es ¡qué torta!, lo cual puede cambiarse por ¡qué metida de pata! // 2. La expresión “jalarse torta” significa quedar embarazada una mujer soltera.

Tortero: adj. Persona que hace cosas indebidas, que comete muchos errores, es parrandero o se porta mal. “Carlos no llegó ayer a dormir a la choza y la doña estaba furiosa. Es que ese carajo es un tortero.”

Tortolo: m. Trozo de cualquier palo de leña o madera de aproximadamente 20 cm de largo y 4 cm de diámetro, que se usa para tensar dos mecates paralelos que se usan para para amarrar la leña en la carreta, cuando esta sobresalía a los parales del cajón. Ambos mecates, separados a corta distancia, se dan vuelta por encima, y el tortolo se mete entre ellos, para tensarlos, retorciéndolos. La tensión hace que la leña no se caiga, en el camino. C.G., llama a este aditamento: Tortol.

Tortón: m. Torta grande como equivalente a escándalo, pleito de grandes proporciones.

Tostel: m. (Reg. C.G.) Dulce, biscocho o pastelillo. Con el tiempo, el término se especializó solo para cierto tipo de repostería dulce, como las cuñas o los gatos.

Traido (acento en la a): m. 1. Cuenta pendiente. Especialmente en la forma de “alzar el traido”, que es reclamar airadamente algo a alguien o incitarlo a pelear;  conflicto no resuelto entre dos personas. “Es que esos dos se tienen un traido pendiente”. // 2. Forma despectiva para referirse a una relación amorosa, generalmente informal. “Voy a ir San Carlos a ver un traidillo que tengo allá.”

Tramo: m. 1. Local comercial asignado en un mercado para la venta de productos específicos, por ejemplo, un tramo de verduras, un tramo de carnes, un tramo de juguetes. // 2. Cualquier tipo de local comercial, pequeño y bastante informal, aunque no esté en una plaza de mercado, por ejemplo, un puesto de venta callejero.

Tranqui: exp. Apócope de tranquilo, expresión empleada para indicar mesura o calmar los ánimos exaltados.

Tranquis: exp. Andar trancado, borracho.

Transar: tr. Gustar de una persona del sexo opuesto. Se dice de dos personas que se gustan, sin ser novios. A veces se usa para designar una amistad muy cercana, pero solamente como “Fulano y Sutano transan muy bien”, “¡Cómo transo a esa hembra!” Pero si dice se transan, ya da para pensar, si son del mismo sexo. En Brasil tiene un significado sexual (coger, tener sexo).

Transeta: f. Radio a transistores.

Trapear, trapiar: tr. (Reg. C.G., Reg. DRAE, E. Sal. y Gua.,  pero de muy antiguo uso en C. Ric.) Reprender, regañar. La acepción de insultar, como reporta C.G. y DRAE para Nic., ha desaparecido en C. Ric. Origen. Según C.G., es una metáfora del término de marina trapear.

Trapox: m. Toalla femenina o el equivalente que usaban antes las mujeres y aún en algunas poblaciones muy pobres. Origen: Adaptación del término kótex, a trapos, o sea pedazos viejos de tela.

Treinta y cinco: m. Loco. Origen: La expresión viene de la clave “secreta” que se utilizaba en el argot policial, que identificaba a los locos con ese número

Triquitraque: m. Juego de niños que consiste de una cuerda que en los extremos tiene sendas pelotas, se toma por el centro y se hace mover la cuerda hacia arriba y abajo para lograr que las pelotas se golpeen.

Troja: f. Granero muy rústico en que se suele guardar el maíz y los frijoles después de la cosecha. En Esp., troj.

Trole: m. Dedo del pie.

Trolear: intr. Caminar o andar a pie, especialmente tratándose de largas distancias.

Trompa: f. (Reg. DRAE Arg., Cub., E. Sal.. Y Uru.) Labios de una persona, especialmente cuando son prominentes. También se le usa en este sentido en C. Ric., pero también se le usa en general para referirse a la boca, aunque no sea prominente.

Trompudo: adj. U.t.c.s. Que tiene una boca muy grande, en el mismo sentido, de bezudo, el DRAE lo menciona como adjetivo coloquial usado en Arg., E. Sal., Hond., Méx., Nic. Y Uru. En C. Ric., algo que se percibe como muy difícil se dice que “no es comida de trompudo”. “Que la selección le gane a México no es comida de trompudo.”

Trono: m. Taza del escusado, retrete o escusado de hueco. “Voy a sentarme al trono” (voy para el escusado). “Lo siento, no pude venir antes al teléfono porque estaba en el trono”

Troya: f. Desorden extremo; escándalo producido a raíz de algún error de alguna persona, para burlarse de ella. Hace alusión a la Guerra de Troya.

Tuanis: exp. Aunque existe la hipótesis de que este término es una degeneración de la expresión inglesa “too nice”, en realidad es una palabra en Malespín (jerga militar salvadoreña, de principios del S. XIX). Significa de buena salud o buen ánimo, lindo, bonito, agradable.” ¿Qué, mae? ¿Tuanis o casado?”; “Ese chavalo es muy tuanis.”

Tuca: f. Aunque DRAE lo reporta como sinónimo de tuco, para C. Ric., y Nic.; en C. Ric., tiene una connotación aún mucho más especializada, como la .porción maderable de un árbol, sin hojas ni ramas, listo para el aserrío, que es lo que transportan los camiones madereros por las carreteras.

Tucán: m. Término, relativamente reciente, para designar al billete de cinco mil colones, por el hecho que tiene pintado, en marca de agua, la figura de un tucán.

Tucas: f. Piernas, especialmente de mujer, si son bien formadas y sexualmente atractivas.

Tuco: m. (Reg. DRAE para. C. Ric., y Nic.) Trozo de madera, hierro u otro material, como un tuco de pan, un tuco de carne, etc.

Tuerce: f. Mala suerte. (DRAE lo reporta solo para Sal. y Nic., como período de desgracia.) “¡Qué tuerce la mía con este muchacho tan poco aplicado.”

Tufí: m. Cerote pequeño, que por su apariencia (pequeño y café). En general, algo insignificante y feo. Ofensa fuerte para referirse a alguien a quien se quiere menospreciar. Origen: Hace referencia a los caramelos ingleses (toofle), que fonéticamente derivó en tufí.

Tulevieja, tulivieja: f. (Reg. C.G.) Personaje de leyenda, especie de arpía o vieja de pelo enmarañado que habita en los bosques y asusta a los que transiten por allí. En Hon., chula; en Cub., moringa.

Turno: m. Feria en la cual se instalan diferentes tipos de chinamos improvisados, generalmente hechos de caña de bambú, en los que se venden comidas y hay algunos juegos de azar, como las argollas, ruletas, tiro al blanco, etc.

Turulato: adj. U.t.c.s. Alguien a quien se le traba la lengua, por un susto, o por los efectos del alcohol o alguna droga.

Tútile: adj. U.t.c.s  Italiano de nacionalidad o sus descendientes.

Tuturuto: adj. Persona muy despistada o torpe o que no pone atención a nada.

Tuza: f. Véase goma

U.

Ufa: exp. Denota rechazo por percibir un mal olor.

Upe: exp. Desinencia de la expresión: “Virgen de Guadalupe”, con la que se acostumbraba llamar a la puerta, como también se usaba la expresión “Ave María Purísima”, para que, en caso de que si alguien estaba en casa respondiera: “sin pecado concebida.”

Urrú: m. Se dice de una madera (especialmente en tronco) podrida y carcomida. También se le dice urrú al polvo en forma de bolitas pequeñas que va saliendo de la madera que es picada por el comején.

V.

Vacilar: intr. 1. (Reg. DRAE: Col., C. Ric., Cub. y Gua.) Gozar, divertirse, holgar. “Vamos hoy a Chepe, a vacilar un rato”. // 2. Hacer bromas o engañar a alguien. “Dejá de estarme vacilando con esas cosas, yo soy muy serio.”

Vacilón: 1. adj. (Reg. DRAE) Algo chistoso, gracioso, divertido, que causa risa. “Fue vacilón ver cómo Carlos se desesperó buscando los anteojos y los tenía puestos”. // 2. m. Fiesta improvisada o informal: “Vamos a armar el vacilón”. “La fiesta de anoche fue tremendo vacilón”.

Vagazo: adj. U.t.c.s. Vago, vagabundo, que no le gusta trabajar o hacer oficio. El bagazo (con b) es la estopa de la caña a la que se ha extraído el jugo, pero sus cuatro primeras letras se le usa como sinónimo de vago, coincidente con el aumentativo para indicar un gran vago (vagazo). De aquí surge la expresión: De Bagaces a Liberia, que son dos ciudades cercanas de Guanacaste unidas por la carretera Panamericana. Por el parecido con vago con Bagaces, se dice andar de Bagaces, y también, “de Bagaces a Liberia.”

Vagoneta: f. Camión de transporte con cajón de volteo En Col., volqueta. Origen: anglicismo, de wagon)

Vaina: f. 1. Aparato, cosa, utensilio, o situación “¿Cómo es esta vaina?”. // 2. Algo incómodo o desagradable: ¡qué vaina haberme quedado sin trabajo! ¡Es una vaina tener que ir a recoger eso tan lejos! Esta expresión es muy usada en Latinoamérica. Sin embargo, en Venezuela es mal sonante.

Vaja: exp. Contracción y apócope de vaya jalando; es decir: “vaya yéndose.”

Vara: f. 1. Mentira, actitud, ocurrencias, cosas extrañas o asunto “No pude venir antes porque estaba haciendo una vara”. “Dejate de varas” (no mienta). “No sé qué varas le agarraron” (no entiendo su actitud) “Dejate de varas y ponete serio”. // 2. Cualquier cosa u  objeto: “Alcanzame esa vara a ver si puedo entenderlo” (refiriéndose, por ejemplo, a un libro). Origen: Cuando el sistema métrico decimal no era muy utilizado en el país, la tela se vendía por yardas (0,91 cm) mientras que la madera se vendía por varas (0,84 cm). Una forma en que comerciantes inescrupulosos estafaban a la gente era que, cuando compraban telas, usaban para medir una medida de una vara en vez de una yarda. Entonces, la gente les decía: “Dejá de estar cortando varas”, con lo cual querían decir que dejaran de engañarlo. Cortar varas pasó a ser sinónimo de engaño. Posteriormente se derivaron las otras acepciones.

Vaso de agua: exp. Sobrenombre para una mujer fácil, pues “un vaso de agua no se le niega a nadie.”

Vaso de casco: exp. Vaso de vidrio, que como sello de marca le ponen una herradura en el fondo (casco).

Venado: adj. Persona nerviosa, inquieta o con tics nerviosos. Del dicho guanacasteco: “El venao con solo que se pee, se espanta.”

Ventearse: prnl. Tirarse o mandarse un pedo.

Ventolero: m. Ventolera, vendaval.

Verde: adj. 1. Viejo al que le gustan las niñas jóvenes o busca seducirlas. Usualmente en la expresión “viejo verde”. //2. Billete de dólares (el mismo sentido del green gold, que degeneró en gringo, en Méx.). // 3. Alumno muy dedicado al estudio y que le gusta obtener muy buenas notas. Se supone que como nunca sale al sol, se pone pálido, casi verde. Las plantas de sombra son muy verdes. Véase “lechuga.”

Vergón: adj. Al igual que en el resto de A. Cen., significa alguien muy afable y simpático, o muy dadivoso. En C. Ric., se le usa principalmente como sinónimo de valiente. Quizás proviene de la creencia de que un hombre que tiene un pene muy grande (una verga muy grande) es muy macho y, supuestamente, confiable.

Verguetoro: f. Especie de látigo corto y rígido, hecho con el tejido epitelial del pene del toro, empleado por los policías como arma, principalmente en fiestas de fin de año, en que se les prohibía cargar el bolillo de reglamento.

Verguiar: tr. 1. Dar una golpiza a alguien. // 2. Pegarle a una persona en condición desigual, por ejemplo, alguien muy fornido a una persona desnutrida. En el mismo sentido, cuando se le roba descaradamente algo a alguna persona o se le paga un precio ínfimo por algo de gran valor.

Viejepatio: adj. U.t.c.s Persona (hombre o mujer) chismosa

Vigiar: intr. Mirar, vigilar. Como el vigía de un barco.

Vina: adj. Persona enfermizamente curiosa, chismosa o entremetida. El DRAE lo ha incorporado, pero con “b”, ortografía que por su origen, es incorrecta. Origen: El término se originó, a finales de lo principios de los 60, en Barrio México, al noroeste de la ciudad de San José, en alusión a una señora llamada Etelvina de Avendaño, quien adquirió fama de chismosa o husmeadora. El término adquirió relevancia nacional cuando lo popularizó la actriz cómica Carmen Granados (Rafela), quien, incluso, hizo un programa radial por muchos años llamado “Viniando con doña Vin a”. Equivocadamente alguna gente cree que fue ella quien acuñó el término.

Vinear: tr. Fisgonear, intentar averiguar sobre la vida ajena o sobre algún asunto no de conocimiento público. También lo registra el DRAE con “b”, pero debe ser con “v”  (aunque quizás la gente lo pronuncia con b), Véase vina.

Virarse: prnl. En el lenguaje de los boyeros, significa la actitud que toman los bueyes de echar su cabeza para atrás, lo que impide enyugarlos. Cuando los bueyes se viran no sirven para halar carretas.

Virote: 1. Parte del racimo de banano que cuelga en la parte inferior y que sostiene la chira. // 2. Bolillo que usan los policías. “3. (Sex.)

Viuda: f. Se dice así de los colegiales quienes usan camisas de color celeste, en alusión al pájaro de plumaje celeste al que se le da ese nombre.

Vocho: m. Vehículo tipo escarabajo, propio de la marca Volkswagen.

Volado, volao: m. Maña o artificio ingenioso; receta para hacer algo de manera fácil. “pasame el volao de cómo hago pa sacar una certificación sin hacer fila”; “pasame el volao de cómo hacer para que los frijoles molidos me queden ricos.” Sobre la ortografía de este término hay dudas de si se debe escribir con b o con v. Hay versiones que puede tener origen en las mejengas de fútbol, cuando un jugador le pide a otro que le pase la bola, especialmente con cierta astucia o maña. Si se deriva de bola, debería escribirse con b. Sin embargo, parece más creíble la versión de que proviene del argot de las costureras, consistente en ponerle un vuelo o encaje a una prenda de vestir, hecho con maña o astucia. En este caso, la ortografía es con v.

Volar: exp. Verbo que se usa para formar muchas locuciones verbales: Volar retina (Mirar, poner atención, vigilar.); volar clavo (tener relaciones sexuales); volar pata o caite (caminar mucho); volar fuego (prender fuego a algo); volar pala (trabajar un terreno con una pala); volar lengua o pico (hablar mucho); volar serrucho (poner en mal a alguien con sus superiores).

W.

Wácala: exp. Repugnancia o asco. También pronunciado como guácala.

Y.

Yacses: m. Juego de niñas, consistente en lanzar unas piezas de metal de seis puntas e irlas recogiéndolas mientras se rebota una bola de hule. Origen: anglicismo de Jacks, o Jackstone, nombre de ese juego en Inglés.

Yapaqué: exp. Contracción de ya para qué, expresión de resignación. “Yapaqué dijo la lora.”

Yeguada: f. Tontería o un error muy grande. Hablar yeguadas es hablar estupideces.

Yeguas: adj. U.t.c.s Persona muy tonta o imbécil. “Abel es un yeguas”. (Nótese el uso del plural para un significado en singular).

Yigüirro: m. Ave nacional (Turdus grayi), especie de mirlo. //2. (Sex.)

Yilet: f. Navajilla de afeitar. Por la marga Gillette. “Más filoso que una Yilet”

Yip: m. Castellanización de “Jeep”, marca de fábrica de los vehículos rurales de doble tracción fabricados por la Willies, y que eran de difundido uso en los campos, principalmente en las fincas cafeteras. A partir de esa marca, se llama yip a todo tipo de vehículos rurales de pasajeros, o con una pequeña batea de carga, parecidos a los de esa marca. Así se habla de un yip Toyota o un yip Nissan.

Yodo: Café. “Te invito a un yodito en esa soda.” Origen: similitud entre el color de la infusión de café con el yodo.

Yoyas: f. Zapatos, especialmente si están viejos y rotos. “Vieras la volada de trole que me tuve que dar, y yo con estas yoyas” (vieras la gran caminada que me di, y yo con estos zapatos desvencijados.”

Yuca: f. Mentira o excusa difícil de creer. “Aunque no nos dejaba venir, le metimos una yuca a mi mamá y nos vinimos.”

Yunta: f. Amigos inseparables, en alusión a la yunta de bueyes. “Pepe y Luis son una yunta, siempre van juntos a todo lado”. También, en algunos casos se le llama yunta a la policía, por el hecho de que frecuentente los policías andan en parejas.

Yuyo: m. 1. Hongo en los pies (pie de atleta). En Per., se llama así a un alga marina que se usa para aderezar los ceviches. En otros países tiene el sentido de ampollas en los pies. // 2. Persona molestosa, insistente (como la picazón de un hongo o yuyo). Yuyito, es una variación sarcástica: “…uy, ¡qué persona más yuyito!.”

Z.

Zacate: m. (Reg. DRAE A. Cen., Fil. y Méx.) Céspede, hierba, pasto, forraje. Origen, del nahua, zacatl.

Zaguate o Saguate: m. 1. Perro callejero generalmente flaco y sucio, sin ningún pedigree (en Chi., quiltro). // 2. Hombre muy mujeriego y promiscuo.

Zambrote: m. 1. (Reg. C.G.) Mezcla de cosas diferentes, especialmente, alimentos. Origen: de zambra, fiesta de moros o gitanos, algazara. // 3. Enredo, asunto complicado o problema con la ley.

Zampaguabas: adj. U.t.c.s Tonto, persona muy inocente y que fácilmente puede ser engañada. (Nótese el uso del plural para un significado en singular). Viene de la combinación de zampar (en este caso con la connotación de comer de forma poco delicada) y guabas (fruta de la familia de las Mimosáceas, en forma de vaina grande con unas motas blancas en su interior, muy dulces y con una semilla dicotiledónea).

Zarandajo: m. Algo o alguien muy deteriorado, envejecido, hecho leña. Probablemente se deriva de lo que sobra en la zaranda después de colar la arena. “Esa mae antes estaba guapísima, ahora está hecha un zarandajo.”

Zarpe: m. Último trago de despedida, tomado en el último momento, como si se fuera a zarpar.

Zoca: f. Borrachera.

Zocado: adj. 1. Estricto, meticuloso para hacer un trabajo o exigir que se haga con precisión. // 2. (Reg. DRAE, Gua. Hond. Nic. y C. Ric.) Borracho, ebrio.

Zocar o (Reg. C.G.) socar: intr. 1. Apurar a hacer algo, especialmente para urgir a una persona a que termine algo que está haciendo. “Zóquele porque va a llegar tarde.” // 2. prnl. (Reg. DRAE, C. Ric. y Gua.) Emborracharse. // 3. (Reg. DRAE, Nic., pero también de uso en C. Ric.) Intensificar el esfuerzo. Un dicho muy común es ¡Zoque, Esparta!, que es una expresión para infundir ánimo o estimular a una persona a seguir adelante. // 4. (Reg. C.G.; Reg. DRAE Gua. Hon., y Nic., pero de amplio uso en C. Ric.) Apretar. “Zoque bien esas amarras, no se le vaya a soltar en el camino.”

Zompopa: (Reg. DRAE) Especie de hormiga grande, de color café claro, que cortan el follaje de las plantas hasta dejarlas en tallos. Origen: del maya, zonm, hormiga, y popo, grande.

Zopetas: adj. U.t.c.s. Persona que habla pronunciando la s como si fuese z, debido generalmente a una limitación física o frenillo en la lengua.

Zorompo: adj. U.t.c.s Tonto, puesto al camino. Que le cuesta entender las cosas o es chambonero.

Zorompo: adj. U.t.c.s. Tonto, persona muy torpe o descuidada.

Zurrear, zurrar: intr. Cagar (DRAE lo reporta solo para Nic.). Es probable que se haya importado de allí.

Abreviaturas gramaticales:

adv.: Adverbio

adj: Adjetivo

exp.: Expresión. Cualquier tipo de locuciones gramaticales e interjecciones. Una locución es un grupo estable de dos o más palabras que funciona como una unidad léxica con significado propio, no derivado de la suma de significados de sus componentes. Existen los siguientes tipos: 1.Adjetiva. La que funciona como un adjetivo: una mujer de bandera, una verdad como un templo. 2. Adverbial. La que funciona como un adverbio: Todo salió a las mil maravillas; Apareció de repente. 3. Conjuntiva. La que funciona como una conjunción: así que, por más que. 4. Determinativa. La que funciona como un adjetivo determinativo (→ adjetivo, 1b): algún que otro cigarrillo. 5. Interjectiva. La que equivale a una interjección: ¡santa vaca!, ¡Dios mío!, ¡ni modo! 6. Nominal. La que equivale a un sustantivo y funciona como tal: brazo de gitano (‘pastel de forma cilíndrica’), ojo de buey (‘ventana circular’). 7. Preposicional. La que funciona como una preposición: acerca de, con vistas a, junto a, a pesar de. 8. Pronominal. La que equivale a un pronombre y funciona como tal: alguno que otro, cada uno. 9. Verbal. La que equivale a un verbo y funciona como tal: echar de menos, caer en la cuenta, hacer caso.

f.: Sustantivo femenino

m: Sustantivo, masculino

prnl: Prenominal, tipo de verbos reflexivos que siempre se conjugan usando el pronombre personal.

(Sex.): Ver acepción sexual de este término en “Costarriqueñismos obscenos sobre sexo y órganos sexuales.”, en esta misma página web.

Abreviaturas geográficas:

  1. A.     Mer.: América Meridional

Ant.: Antillas

Arg.: Argentina

Bol.: Bolivia

Bra.: Brasil

C. Ric.: Costa Rica

Car.: Caribe

Cen.: America Central (de Guatemala a Panamá)

Chi.: Chile

Col.: Colombia

E. Sal.: El Salvador

Ecu.: Ecuador

Esp.: España

EUA: Estados Unidos de América

Gua.: Guatemala

Hon.: Honduras

Méx.: México

Nic.: Nicaragua

Pan.: Panamá

Par.: Paraguay

Per.: Perú

Uru.: Uruguay

Ven.: Venezuela

Algunos términos gramaticales mencionados en este documento:

Disfónico: Cambio en el sonido de una palabra por equivocación o costumbre.

Eufemismo: 1. m. Manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante. Forma de decir algo que es duro o insultante, de una manera que aparente ser más condescendiente o compasiva.

Hipocorístico: Dicho de un nombre: Que, en forma diminutiva, abreviada o infantil, se usa como designación cariñosa, familiar o eufemística; p. Ej., Pepe, Charo. U. t. c. s. m.

Homónimo 1. adj. Dicho de dos o más personas o cosas: Que llevan un mismo nombre. U. t. c. s. 2. adj. Ling. Dicho de una palabra: Que, siendo igual que otra en la forma, tiene distinta significación; p. Ej., Tarifa, ciudad, y tarifa de precios. U. t. c. s. 3. m. y f. Tocayo.

Malespín: m. Jerga militar salvadoreña, de principios del S. XIX, que consiste en intercambiar las letras de una palabra para enredar su comprensión. La clave es intercambiar la a por la e; i por o; b por t; f por g; p por m. Las demás letras se mantienen iguales. Sin embargo, C.G., reseña que el inventor fue un general nicaragüense.

Metaplasmo: Formación de palabras nuevas partiendo de palabras conocidas y correctas, y forman otras que no cumplen con las normas de corrección lingüística. En el pachuco se utiliza todo tipo de combinaciones y juegos de palabras para expresar o sustituir otras.Puede combinar incluso varias palabras, como en “empeñar”, que se cambia por “en Peñas Blancas.”

 

Alguna bibliografía:

Este trabajo ha sido elaborado en su mayor parte con base en la experiencia personal y sobre todo, de múltiples colaboraciones recibidas

Muchísimos de los aportes contenidos en este listado han sido suministrados por Eduardo Guevara Chavarría, Eliécer Retana Solís y Rodrigo Matarrita Venegas, a quienes agradezco profundamente su ayuda. En esta revisión he incorporado, también, muchas colaboraciones suministradas por Miriam Esquivel y Loly Chinchilla.

No he querido consultar otras obras similares, excepto en algunos casos el Diccionario de Costarriqueñismos de C. Gagini, y esporádicamente, algunas de las publicaciones de Miguel A. Quesada P. Ello en aras de aportar mis propias interpretaciones idiomáticas. También me he nutrido de diversas publicaciones que he encontrado en Internet sobre términos similares a los nuestros, utilizados en otros países.

Pero, indiscutiblemente, las siguientes obras bibliográficas son de la mayor relevancia, y por mucho, muy superiores a esta recopilación. Agradezco a Eliécer Retana Solís, por haberme facilitado muchas de esas obras:

Las siguientes obras son de mucha utilidad para quien quiera profundizar en estos temas:

1.         Diccionario de la lengua española (DRAE). Vigésima segunda edición

2.        Fernández Guardia, Ricardo (R.F.G.) (1867-1950). Cuentos ticos. Euned, San José, Costa Rica, 2004.

3.        Gagini, Carlos (C.G.). Diccionario de costarriqueñismos. Editorial Costa Rica. Segunda Edición, 1919.

4.         Quesada Pacheco, Miguel Angel (QP1). Diccionario regional de los distritos de San Gabriel, Monterrey y La Legua de Aserrí. Centro de Producciones Audiovisuales de San Gabriel, San Gabriel de Aserrí, San José, Costa Rica, 1985.

4         Quesada Pacheco, Miguel Ángel (QP2). Nuevo Diccionario de Costarriqueñismos. Editorial Tecnológica de Costa Rica.

  1. #1 por danny el 11 enero, 2012 - 3:34 PM

    Mi mamá a veces dice algo así como “glindajo”, para referirse a un tiliche o algo que ya no sirve.

    • #2 por Dennis Meléndez Howell el 23 febrero, 2012 - 4:40 PM

      Quizás se refiere a “guindajo”, que, de acuerdo con el Diccionario de la Real Academia Española, se registra como un cubanismo: “guindajo. 1. m. coloq. Cuba. Objeto colgante de poco valor. U. m. en pl. U. m. en sent. despect.
      También se le usa mucho en ese mismo sentido en Costa Rica.

      • #3 por angel el 22 marzo, 2013 - 12:45 PM

        Tal vez es guilindrajo

  2. #4 por Elena Arias el 27 enero, 2012 - 5:13 PM

    Siempre es bueno conocer todas las versiones, ¡muchas gracias!

  3. #5 por Renato Rey el 23 febrero, 2012 - 2:56 PM

    Me pareció muy interesante ya que refleja la idiosincracia nuestra. Renato Rey

  4. #6 por Marco Fco.·. Soto (Folclorista Esparzano) el 10 marzo, 2012 - 6:13 PM

    Muy interesante y valioso su aporte, DENNIS. Gracias por compartirlo.

    • #7 por Dennis Meléndez Howell el 12 agosto, 2012 - 9:19 PM

      Gracias. Y cualquier aporte que tengas, te lo agradeceré. Es interesante ver variaciones regionales del lenguaje.

  5. #8 por luis el 21 mayo, 2012 - 11:46 AM

    ponerse aguila = ponerse vivo

  6. #10 por TDREICK el 20 junio, 2012 - 12:59 AM

    Felicitaciones, excelente recopilación.

    Muy buena la caracterización, el análisis claro y puntual además de una explicación concreta.

    • #11 por Dennis Meléndez Howell el 12 agosto, 2012 - 8:52 PM

      Gracias, ahí seguiremos actualizándolo. Decía don Isaac Felipe Azofeifa que el lenguaje es un ser vivo, al que no hay que dejar morir.

  7. #12 por edwin el 25 febrero, 2013 - 10:47 AM

    Gracias, qué excelente aporte…. que siga así siempre…

  8. #13 por Musta el 30 junio, 2013 - 11:19 PM

    Otro de pichazo: Muchas cosas, o al menos varia gente lo usa así

    Y otro Cañazo: golpe muy fuerte, muchas cosas y tiene otro uso pero no me acuerdo cual

    Muy bueno el post dennis!

    • #14 por Dennis Meléndez Howell el 1 julio, 2013 - 9:08 AM

      Muchas gracias. Y efectivamente tienes razòn con ambas acepciones. Las anotaré para la pròxima edición.

      • #15 por Dennis Meléndez Howell el 23 julio, 2013 - 12:25 PM

        Mis disculpas por la tardanza en la respuesta. El 25 de julio, se celebra una actividad artística folklórica en la ciudad de Liberia, Guanacaste, que se llama el festival de la Guanacastequidad. Es una de las muestras artísticas locales más llamativas. Hay un conjunto que se presenta en varios lugares durante esos días en que se celebra la Anexión de Guanacaste, que se llama “Los de la Bajura”, que basan mucho sus presentaciones en parranderas y tambitos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 167 seguidores

%d personas les gusta esto: